Si tu hijo tiene asma, toma estas consideraciones al seleccionar una escuela de verano

El asma es la principal enfermedad crónica en niños y, de hecho, es más común en los infantes que en los adultos, de acuerdo con la Fundación de Asma y Alergias de Estados Unidos (AAFA, por sus siglas en inglés). 

Foto: bubutu-/istock

Un niño que padece de asma debe ser tratado con ciertas precauciones. Por ejemplo, a la hora de escoger una escuela de verano, es necesario evaluar las ofertas para decidirse por un establecimiento que sea capaz de contener a pequeños que padecen de esta afección.

¿Qué causa el asma en bebés y niños pequeños?

Si bien no se conoce la causa exacta, se cree que, si un niño tiene antecedentes familiares de asma o alergias, una alergia específica o una madre que fumó durante el embarazo, tiene una mayor probabilidad de padecer asma temprano en la vida, informan desde la AAFA.

¿Cuáles son los principales síntomas?

También te puede interesar: 7 medidas muy eficaces para que el asma no te amargue el otoño

Los niños con asma y las escuelas de verano 

El Dr. J. Allen Meadows, presidente del Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (ACAAI, por sus siglas en inglés), sugiere dedicar tiempo a investigar los campamentos que creen que sus hijos disfrutarán y hacerle las preguntas difíciles al establecimiento para asegurarse de que los niños estarán bien atendidos.

Asimismo recomienda:

  • Optar por un campamento especializado para niños con asma, pues suelen ofrecer personal médico y staff entrenado en el tema.

  • Elegir un campamento de día, pues suelen contar con medidas para mantener seguros a los niños con asma. 

  • Comunicarse con el personal y hacerle saber lo que el niño necesita tener disponible en caso de un ataque de asma. Contarle, además, todo sobre el niño, inclusive aquellas actividades que podría hacer que el cuadro de asma empeore.

También te puede interesar: ¿La alergia provoca asma?

Además, sugiere:

  • Hablar con el médico del niño antes de decidirse por un campamento, pues a lo mejor puede sugerir cuál es el mejor tipo de programa para el infante. También, podría ofrecer consejos para comunicarse con el personal del campamento sobre los medicamentos y tratamientos específicos para el asma del niño.

  • Asegurarse de que el médico confirme que los síntomas estén bajo control y que la dosis de las medicinas no hayan cambiado a lo largo del año escolar.

Recuerda que el asma no tiene cura, pero se pueden reducir los síntomas al seguir un plan de acción para esta enfermedad, indica la Clínica Mayo. Se trata de un plan elaborado por un médico que apunta a mejorar la respiración día a día, disminuye los brotes de asma y ayuda a reducir los otros problemas que provoca la afección. Con el tratamiento adecuado, sería posible controlar hasta el asma grave.

Si tienes dudas y antes de hacer cambios en tu estilo de vida o en el de tu hijo, debes consultar con un especialista de la salud.