Si no dejamos de comer hamburguesas, la humanidad se va al traste

Suena un poco a argumento de película apocalíptica en la onda de ‘Mad Max’ o ‘La carretera’, pero lo ha publicado la prestigiosa revista médica The Lancet. Al parecer, hay evidencias de que seguir una dieta conocida como ‘dieta planetaria’ salvaría a un montón de personas de irse al otro barrio y a nuestro planeta de paso. ¿Cómo es posible? No, no se trata de la receta de la inmortalidad, sino de una estrategia enfocada  a comer comidas más sanas, con menos alimentos no saludables (carne roja, por ejemplo) relacionados con el cambio climático, la contaminación de las aguas dulces y la devastación de la vida silvestre. Pero no solo el planeta resultaría beneficiado. Según las estimaciones del informe, si todo el mundo la practicara, 11,6 millones de personas menos morirían cada año por enfermedades coronarias o accidentes cerebrovasculares, entre otras dolencias.

Nuestro amor por la hamburguesa se está cargando el planeta. Foto: Anestiev/Pixabay

Para más inri y, por si no queremos darnos por aludidos, el informe señala específicamente al hemisferio occidental. Sí, quizá sea el momento de dejar esa hamburguesa mientras lees esto. Parece que en Asia no tienen este problema… “Debido a que los sistemas alimentarios son un impulsor de la mala salud y la degradación ambiental, se necesitan urgentemente esfuerzos globales para transformar colectivamente las dietas y la producción de alimentos”, explica el informe. 

Hacer la dieta una realidad, sin embargo, requeriría un esfuerzo global. Para empezar, habría que rebajar a la mitad el consumo de carnes rojas y azúcar mientras que la producción de verduras, frutas, legumbres y nueces se debe duplicar. Es decir, que toca bajar de un lado y subir de otro. Como ejemplo, los norteamericanos deberían dejar de comer un 84% menos de carne roja y tomar seis veces más legumbres. Los europeos, por su parte, reciben la ‘recomendación’ de comer un 77% menos de carne roja y 15 veces más nueces y semillas.

La producción de carne roja consume demasiados recursos. Foto: Pxhere

En pocas palabras, se les pide a las personas que coman más verduras, frutas, cereales integrales, legumbres, nueces y aceites insaturados; una cantidad entre baja y moderada de mariscos y aves de corral; y poco o nada de carne roja, carne procesada, azúcar añadido, cereales refinados o vegetales con almidón, como las patatas, según el informe.

Además, a medida que la población se dispara, la gente tendrá que comer más verduras y menos carne simplemente porque el mundo no tendrá el espacio y los recursos para que haya mucha carne en la dieta de todo el mundo. Esto no es una novedad: ya en el pasado habían surgido informes que denunciaban la cantidad enorme de recursos que requiere producir un filete de ternera y que hay otras fuentes de proteína mucho más sostenibles, como las verduras o los insectos. ¿Acabaremos viendo como McDonald’s pasa a ser McFly? Al parecer, el futuro del planeta y de los que vivimos en él depende de esta decisión.