Si Johnny Depp pierde contra Amber Heard, de esta no sale jamás

·6 min de lectura

Los medios presentes en el primer día del juicio de Johnny Depp contra Amber Heard aseguran que los alegatos iniciales de cada abogado se vivieron con la misma intensidad de una película de Hollywood. Y no es para menos. Son dos estrellas del séptimo arte jugándoselo todo. Y no hablo únicamente de reputación ni los 100 millones de dólares que hay en juego (Depp pidió $50 millones en su demanda mientras su exesposa lo duplicó en la contrademanda), sino del futuro profesional de cada uno. Sobre todo el de Johnny Depp.

Porque si algo sacamos en claro tras conocer los primeros testimonios, que fueron desde una infancia traumática a acusaciones de violencia y abuso sexual, es que si el actor de Piratas del Caribe acaba perdiendo, no habrá forma de que salga de esta.

El actor Johnny Depp saluda en la sala durante el juicio por difamación contra Amber Heard en Fairfax County Circuit Court el 12 de abril de 2022, en Fairfax, Virginia. (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI / POOL / AFP) (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI/POOL/AFP via Getty Images)
El actor Johnny Depp saluda en la sala durante el juicio por difamación contra Amber Heard en Fairfax County Circuit Court el 12 de abril de 2022, en Fairfax, Virginia. (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI / POOL / AFP) (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI/POOL/AFP via Getty Images)

Johnny Depp, 58, demandó a Amber Heard, 35, por difamación a raíz de un artículo de opinión que publicó en 2018 en The Washington Post plasmando su experiencia como víctima de violencia doméstica. Y si bien no mencionaba el nombre de su supuesto abusador, los abogados de Depp aseguraron que falsamente implicaba que se trataba de él, complicando su carrera en Hollywood.

Al parecer, el juicio arrancó el martes 12 de abril con una sala tan llena de fans del actor que el juez tuvo que pedir que nadie se atreviera a lanzar frases del tipo ‘te amamos Johnny’, reflejando el apoyo incondicional de estos seguidores que siguen defendiéndolo a capa y espada. Y no solo en redes sociales.

A continuación cada bando comenzó a plasmar testimonios y acusaciones que nos permiten imaginar que podríamos estar a punto de vivir el juicio del siglo. Los abogados de Depp acusaron a Heard de estar a punto de ofrecer “la interpretación de su vida” tras llevar “años viviendo y respirando” la supuesta mentira de ser una mujer víctima de abusos. La describieron como una persona “manipuladora” que mostró un perfil de novia ideal para conquistarlo y luego dar un giro radical. “Ella recurría a la violencia física, le tiraba cosas, lo golpeaba, le decía que era un cobarde, que no era lo suficientemente hombre” continuaron.

La actriz Amber Heard dentro de la sala durante el juicio por difamación Depp vs Heard en Fairfax County Circuit Court el 12 de abril de 2022, en Fairfax, Virginia. (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI / POOL / AFP) (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI/POOL/AFP via Getty Images)
La actriz Amber Heard dentro de la sala durante el juicio por difamación Depp vs Heard en Fairfax County Circuit Court el 12 de abril de 2022, en Fairfax, Virginia. (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI / POOL / AFP) (Photo by BRENDAN SMIALOWSKI/POOL/AFP via Getty Images)

Según los abogados, Heard se indignó ante la sugerencia de que firmara un acuerdo prenupcial. “Lo reprendió y cuando él trató de irse ella se puso violenta, tan violenta que de hecho le arrojó una botella que golpeó su mano y explotó, le cortó la punta de uno de sus dedos” sentenciaron. En el mismo alegato señalaron que “Heard trató de evitar la humillación pública y se presentó como una noble sobreviviente y representante del movimiento MeToo” mientras advirtieron que se escucharán “algunas historias de abuso realmente horribles diseñadas para sorprender y abrumar, para ser explosivas y distraer del sentido común que dice que todo es mentira”.

Y entonces fue el turno de los abogados de Amber Heard, que aseguraron que Depp “quería arruinarle la vida”, describiéndolo como “un exmarido obsesivo, consumido por la venganza” que optó por demandar “porque su carrera caía en picado” y Heard lo había “dejado”. Y a continuación llegó la primera acusación detallando un incidente de supuesto abuso incitado por las drogas y el alcohol que habría tenido lugar en Australia en 2015, cuando estaban detenidos por un problema con el departamento de inmigraciones. La tenía acorralada contra el bar. Le había tirado botellas y arrastrado por el suelo sobre las botellas rotas. La había golpeado y pateado. Le había dicho que la iba a matar y la odia. La golpea, la golpea y luego la penetra con una botella de licor” dijo la abogada de Heard, Elaine Bredehoft.

A todo esto Depp negaba con la cabeza mientras sus abogados dijeron más tarde que eran “afirmaciones ficticias” que “nunca se hicieron al inicio de las acusaciones de Amber en 2016, y solo surgieron ventajosamente años después, una vez que fue demandada por difamación”.

Los abogados de Depp admitieron que el actor vivió una "lucha real con el abuso de sustancias" pero que eso “no lo convierte en un abusador”. Mientras la hermana mayor de Johnny Depp, Christi Dembrowski, fue la primer testigo hablando sobre la difícil infancia que vivieron juntos por culpa de una madre violenta que golpeaba a su padre. Aseguró que nunca vio a su hermano maltratar a Amber, ni levantar la voz a sus hijos o su expareja, Vanessa Paradis. Pero que fue testigo de las peleas que su hermano y esposa tenían hasta el punto de compartir su preocupación con ellos, que fue testigo de las amenazas que Heard hacía a Depp. Un ejemplo que dio fue cuando la marca Dior se acercó para trabajar con el actor, asegurando que Heard dijo “¿Por qué querría Dior tener negocios contigo, a ellos les va la clase y estilo, tú no tienes estilo”.

Y esto recién acaba de comenzar…

Se calcula que el juicio puede durar entre seis y siete semanas, y si nos guiamos por el pleito previo que tuvieron en Londres (y que Depp perdió contra el tabloide The Sun al describirlo como “golpeador de esposas”) nos queda mucho por escuchar.

Si bien el juicio parte desde una demanda por difamación a la vista está que no escatimarán en ventilar todos los trapos sucios que hagan falta, sacando a la luz problemas con las drogas y el alcohol, mensajes de texto y acusaciones de violencia física y verbal por ambas partes. Básicamente creando una sombra a cual más oscura y siniestra sobre cada uno haciendo que sea imposible no prestar atención a cada acusación, pintando una relación tóxica y oscura.

Se espera que varios famosos den testimonio, desde James Franco a Paul Bettany y Elon Musk, pero lo cierto es que con la primera acusación de abuso sexual vertida por el equipo de Amber Heard queda claro que se trata de un juicio más delicado que una mera acusación de difamación. Y que si el juzgado falla en favor de Heard, dándole el derecho bajo la Primera Enmienda estadounidense para hablar sobre sus experiencias y no encuentran que justifique el declive profesional de Depp, entonces no habrá grúa que levante la imagen de Johnny Depp ante su industria.

El mismo día que Johnny Depp perdió el juicio británico renunció públicamente a la saga de Animales Fantásticos por petición de Warner Bros., siendo reemplazado en la tercera entrega (Mads Mikkelsen) sin explicación visual alguna. Las malas lenguas dicen que Disney cerró puertas para el futuro de Piratas del Caribe mientras se habla de un posible reboot o remake. Los grandes proyectos cesaron de buscarlo y lleva desde entonces con apenas un par de películas en su currículo. Y si bien tuvo aliados, como sus fans, la marca Dior y ciertos festivales que le dieron el beneficio de la duda diferenciando entre artista y personaje, como fue el caso del Premio Donostia del Festival de San Sebastián, el Hollywood mas comercial le cerró el grifo.

Pero ¿qué pasaría si el juzgado decidiera beneficiar a Amber Heard? Pues que esas acusaciones tan terribles, como son una violación entre golpes e insultos, quedarían en el aire ante las versiones opuestas de las dos partes, pero reforzadas si la actriz gana su derecho a contar su versión de los hechos. Como pasó con el juicio de Londres al conceder a The Sun la libertad de referirse a él como "golpeador de esposas", solo que ahora sería en propio suelo de la meca del cine.

Y en un Hollywood donde la cancelación convive como moneda de protección financiera, ningún estudio o productora querrá asociar su nombre al de Depp por miedo a que la sombra del escándalo le salpique. Al final, si el actor pierde, habrían dos sentencias otorgando el derecho a un periódico y a su ex de acusarlo abiertamente. Por ende, si eso pasa, que pueda remontar su idilio con el mundo del cine y recuperar su silla en el firmamento de las estrellas se antojaría una verdadera misión imposible.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente