Si haces esto (solo) una vez al año vas a tener cáncer oral

La boca, al igual que la piel, es un indicador externo de nuestro estado de salud y muestra indicios y síntomas de lo que sucede en nuestro organismo. ¡Préstale la atención que merece!

Existe una estrecha relación entre la salud bucodental y la salud general del organismo, así que no te sorprendas; si no cuidas tu boca, aumentas el riesgo de desarrollar cáncer oral. (Foto: Getty)

Sin embargo, sólo el 38 por ciento de los españoles acude al dentista al menos una vez al año, en la mayoría de los casos – entre el 53 por ciento y el 65 por ciento- para tratarse las caries. Además, sólo la mitad de los niños se cepilla los dientes cada día y menos de la mitad de los adultos -el 43 por ciento- sigue hábitos constantes de prevención.

Un error descomunal dado que el cuidado de la salud bucodental ayuda al control de la diabetes, a prevenir las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Además, la observación de determinados aspectos bucodentales puede revelar problemas renales, ansiedad, anorexia, trastornos digestivos…incluso un diagnóstico precoz del cáncer de boca.

El cáncer oral puede aparecer como una pequeña herida, úlcera, bulto o una placa roja (o blanca) que no mejora notablemente dos semanas después de su aparición. (Foto: Getty)

Ecosistema complejo

La boca es un ecosistema complejo en el que están presentes muchas bacterias, que se mantienen en equilibro cuando el ecosistema permanece sano. Sin embargo, el desequilibrio biológico provoca que las bacterias responsables de las caries dentales, las enfermedades periodontales e, incluso, de enfermedades sistémicas que afectan a la salud general encuentran en la cavidad bucal en una vía de entrada al torrente sanguíneo.

Para mantener el equilibrio en el ecosistema bucodental es necesaria una buena higiene bucal, basada en el cepillado y el uso hilo dental diario”, explica Alba Castañé, presidenta de Compromiso y Seguridad Dental.

Como señala la publicación especializada Dentistry Today, “muchas enfermedades que afectan al organismo en su conjunto tienen su primera manifestación en la cavidad bucal”.

Los dentistas destacan que la autoexploración y un diagnóstico precoz son clave para la curación del cáncer oral. La autoexploración debe realizarse de manera rutinaria y cada seis meses a partir de los 40 años, examinando labios, paladar, interior de las mejillas, lengua y encías.  (Foto: Getty)

Un toma y daca

Y es que la relación entre salud general y salud bucodental es bidireccional, las personas con sistemas inmunológicos débiles tienen más probabilidades de tener mayores niveles de infecciones en la boca.

Las enfermedades gastrointestinales y respiratorias y vasculares también afectan al estado de salud bucodental. Los medicamentos y la carencia de determinados nutrientes también generan problemas en nuestra boca.

Tener una boca bonita no es lo más importate, sino que debes acudir al dentista para prevenir y detectar enfermedades. (Foto: Getty)

Es importante incluir en nuestros hábitos de cuidado de la salud, las revisiones periódicas de nuestra boca, a modo preventivo y como parte del cuidado de nuestra salud en general. Es recomendable acudir al dentista cada 6 meses. Una práctica buena para la salud y para el bolsillo, ya que la prevención y la detección precoz evitará multitud de tratamientos y nos permitirá mantener nuestra dentadura mucho más tiempo.

Pero en cualquier caso, esta autoexploración nunca puede sustituir las visitas periódicas al dentista. (Foto: Getty)

Sin embargo y a pesar de las recomendaciones científicas, acudir de forma preventiva al odontólogo no es un hábito muy instaurado en nuestro país.

Según un estudio de 2016 de la Universidad de Murcia, el 77,4 por ciento de las mujeres acude alguna vez al dentista a realizarse revisiones a pesar de no tener ningún problema bucodental o estar sometidas a algún tratamiento, frente al 52,8 por ciento de los hombres. Entre las razones para no ir con más frecuencia al odontólogo, la principal es el precio. Pero el miedo a que hos hagan daño también influye.

Desde el Consejo General de Dentista de España también nos aconsejan seguir una dieta sana y equilibrada, en la que se incluya fruta y verdura fresca, pescado y aceite de oliva, pues este tipo de alimentación ayuda a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer oral.

Pero cumplir con la visita anual (¡como mínimo!) no te exime de cumplir otras recomendaciones como evitar los factores de riesgo que propician el desarrollo del cáncer oral como son el consumo de alcohol y el tabaco, una mala higiene dental, o la exposición al sol, entre otros.

Moraleja: Boca sana, cuerpo sano.

También te puede interesar:

Esas crujientes y apetitosas patatas fritas son (de verdad de la buena) lo peor que puedes echarte a la boca

Tras el ‘invisalign’, un nuevo dispositivo revoluciona las consultas del dentista (y los dormitorios)

Si no cuidas esta parte del cuerpo puedes sufrir un parto prematuro

¿Eres bruxista? Podrías serlo y no saberlo

No compartas tu cepillo de dientes o la maquinilla de afeitar, aunque le comas la boca

Tomarte un helado al día (y morder hielo) no es buena idea