Si bebes, o has bebido alcohol, el riesgo de las quemaduras solares aumenta considerablemente

Con el verano, además de las fiestas, las aventuras y la desconexión llega también un viejo conocido, las quemaduras solares. La protección solar está cada vez más presente en nuestras vidas y la concienciación a este respecto crece cada verano, pero todavía no lo sabemos todo sobre su funcionamiento y nunca está demás seguir añadiendo métodos de protección y ser cautos con nuestra exposición al sol.

Las últimas noticias sorprenden, y a mucha gente le entristecerá, informando de que la radiación solar y el riesgo de que tu piel sufra quemaduras aumenta notoriamente tras el consumo de sustancias alcohólicas. No son ni una ni dos personas las que suelen acompañar las tardes de playa con una cerveza en la mano, o la cantidad de jóvenes que pasan las mañanas de resaca y recuperación en la arena playera tras una noche pasada por alcohol.

Consumir sustancias alcohólicas agrava la exposición de tu piel ante el sol. (Créditos: Getty Images).

Este nuevo estudio que ha sido publicado en Skin Pharmacology and Phyisiology demuestra que el alcohol aumenta el riesgo de sufrir quemaduras dermatológicas, debido a que las sustancias alcohólicas reducen los pigmentos encargados de hacer de barrera y proteger la radiación ultravioleta, los conocidos como carotenoides.

Por ejemplo, alimentos ricos en carotenoides que ayudan a proteger tu piel de los rayos ultravioletas son los vegetales, por lo que recomiendan sustituir bebidas alcohólicas por un incremento de verduras para aumentar nuestras defensas durante el verano.

El alcohol reduce la pigmentación y los carotenoides, muy presentes en las verduras, que nos protegen de la luz ultravioleta. (Créditos: Getty Images).

Durante el estudio, los organizadores expusieron a un grupo de personas a los rayos del sol para observar y comprar cuánto tiempo podrían soportar los rayos ultravioletas, cuánto tiempo tardaba su piel en quemarse y cómo se comportaría la piel de cada uno ante la misma exposición de radiación solar.

Los resultados evidenciaron que las personas que habían consumido alcohol se quemaban antes que los que no habían bebido nada alcohólico recientemente, reforzando la idea de que este tipo de sustancias merman y reducen los carotenoides y aumentan la vulnerabilidad contra la radiación ultravioleta; híper presente en las elevadas e intensas horas de sol durante el verano.

También te puede interesar: