Shock tóxico: la enfermedad de los tampones se cobra una nueva víctima

Una joven belga murió el pasado jueves tras sufrir el síndrome de shock tóxico (SST) causado por el tampón que llevaba. Aunque se trata de una infección poco común, conviene saber cómo reducir el riesgo de contraerla

Mäelle. (Foto: Facebook)

La muerte de Maëlle pueda evitar otras. Y ese ha sido el motivo por el que la familia de esta joven adolescente belga ha dado a conocer su historia que, como publica ABC salud, empezó el lunes 6 de enero, cuanto a las pocas horas de volver del gimnasio, Mäelle empezó a sufrir náuseas y vomitar. Al ver que la cosa iba a más, tras una subida brusca de temperatura, sus padres -preocupados- se pusieron en contacto con el médico de guardia que inicialmente "le diagnosticó una gripe gastrointestinal".

Sin embargo, en vez de mejorar, el martes por la noche la joven empieza a tener problemas de visión y la tensión muy baja. Los padres llamaron a una ambulancia que la llevó al hospital, pero el diagnóstico no cambia.

Mäelle tenía entonces síntomas de deshidratación profunda, y la trasladaron a la unidad de cuidados intensivos de otro hospital, donde finalmente se le diagnosticó un shock tóxico. Era demasiado tarde.

"Hoy quiero informar para que lo que hemos pasado no vuelva a suceder", ha contado Laurence, la madre de la joven, en una entrevista concedida a un medio local. Con su testimonio quiere concienciar a todo el mundo -especialmente a los médicos- "para que se tenga en cuenta el posible diagnóstico de shock tóxico", algo que considera que no se conoce lo suficiente a pesar de que "no es tan raro".

Qué es el Shock Tóxico

Es una infección provocada por la bacteria Staphylococcus aureusque se puede localizar en la piel, nariz, axilas, ingles, vagina y otras mucosas. Se calcula que más de un tercio de las mujeres sanas la tiene sin sin que llegue a producirle ningún ­problema.

No todas las infecciones por estos patógenos provocan un SST, sino que este sólo aparece en las personas cuyo sistema inmunitario no ha desarrollado anticuerpos para hacer frente a la acción de las citadas toxinas.

Así lo explica la ginecóloga Alicia Berdeal, especialista del Instituto Galego de Xinecoloxía del hospital HM Rosaleda, “la bacteria libera una toxina que, en quienes no tienen anticuerpos frente a ella, puede provocárselo".

Aunque no es habitual, el SST puede llegar a ser muy grave y mortal. Por ello es muy importante un diagnóstico rápido para un tratamiento lo más temprano posible.

Las investigaciones muestran que el riesgo de SST menstrual relacionado con los tampones está asociado a la absorción: a mayor grado de absorción del tampón, mayor riesgo de contraer la enfermedad y viceversa. Así que elige el tampón adecuado a tu flujo menstrual, y no lo uses ni antes ni después de la regla. (Foto: Getty)

Factores que intervienen en su desarrollo

Generalmente, el SST está ligado al uso de tampones durante la regla que se dejan durante demasiado tiempo, aunque también puede surgir debido a infecciones de la piel, quemaduras o tras una operación quirúrgica. 

Además, puede afectar a niños, mujeres posmenopáusicas y hombres. De hecho, es más frecuente en edades jóvenes. El SST se describió por primera vez en 7 niños, en 1978, con aislamiento de la bacteria S.Aureus en mucosa faríngea, vaginal y traqueal.

No existen evidencias que prueben que el material utilizado actualmente para fabricar tampones aumente o propicie la producción de toxinas que causan el SST. Tampoco se ha detectado que los tampones sean portadores de la bacteria Staphylococcu saureus o propicien su crecimiento vaginal.

El problema no es tanto “el algodón, la celulosa u otro material que se introduzca en la vagina para absorber el flujo menstrual, aclara Berdeal en declaraciones a El Correo Gallego, pero su utilización (buena o mala) "es uno de los muchos factores que intervienen en el desarrollo".

Para la doctora Laura Cortés, ginecóloga de Women’s Health Institute Barcelona, ese vínculo entre el SST y el uso de tampones tiene que ver con el grado de absorción del tampón.

“Cuanto más absorbente es, más riesgo hay de contraer el SST porque se altera el equilibrio de la microbiota vaginal y eso implica un descenso de los lactobacilos que actúan como defensores frente a una posible infección”, ha explicado Cortés en Saber Vivir, el magazine de salud de TVE.

No obstante, es importante saber que si bien hace unos años los primeros casos descritos de SST afectaban a mujeres que estaban utilizando tampones durante sus períodos menstruales, hoy en día -según datos de los Institutos de Salud de EE.UU (NIH)- menos de la mitad de los casos están asociados al uso de tampones.

Síntomas que deben alertarte

Los síntomas principales son vómitos, dolores de cabeza, fiebre elevada, cansancio, confusión, entre otros muchos que, si no se diagnostican con tiempo para ofrecer un tratamiento adecuado, puede afectar al hígado y los riñones y provocar convulsiones, hemorragias e insuficiencia cardíaca. 

El SST puede generar complicaciones de forma rápida y provocar una insuficiencia renal, cardiaca o hepática e incluso conducir a la muerte. Por eso, los especialistas recomiendan retirar el tampón y acudir al médico si, durante la menstruación, se desarrollan los síntomas mencionados anteriormente.

Para prevenir el SST se debe cambia el grado de absorción del tampón según el flujo menstrual, usando un tampón con un grado de absorción distinto según el momento en que te encuentres. (Foto: Getty)

Cómo reducir el riesgo de contraerla

Adquirir un buen hábito de uso de tampones y copa menstrual es esencial para evitar la aparición del SST. ¿Lo más importante? Lavarse las manos frecuentemente para no contagiarse con las bacterias que causan esta enfermedad.

En el caso de usar tampones durante la menstruación conviene:

  • Usar siempre la mínima absorción.

  • Cambiar el tampón cada 4-8 horas y nunca dejarlo más de 8 horas. De este modo también se reduce el riesgo de olvidarlo.

  • Para saber si lo usas bien, fíjate en cómo está. Si al quitártelo ha quedado alguna parte blanca, es que debes usar uno menor.

  • No reutilizar nunca el aplicador.

  • No utilizar el tampón como método de protección antes de la llegada de la menstruación o para absorber flujo vaginal no-menstrual.

  • Usar compresas por la noche.

De todas, los expertos matizan que "no se puede transmitir la idea de que no es seguro usar tampones para la menstruación, porque no es cierto. Hay que recordar que es una enfermedad extremadamente infrecuente y que de forma más habitual se asocia con otras circunstancias, como la cirugía", apunta Jackie Calleja, ginecólogo del Hospital Quirón de Madrid.

¿Conocías el vínculo entre el SST y el uso de tampones?

Más historias que pueden interesarte:

Métodos sostenibles que puedes utilizar cuando tienes la regla

Si quieres, puedes (decidir cuándo te viene la regla)

Ni enfermedad ni baja menstrual: ¿se sigue banalización el dolor de la regla?