Shia LaBeouf se convierte en el aprieto más incómodo para Olivia Wilde

·4 min de lectura
Fotografías de Olivia Wilde (Gabe Ginsberg/WireImage) y Shia LaBeouf (Rich Fury/Getty Images).
Fotografías de Olivia Wilde (Gabe Ginsberg/WireImage) y Shia LaBeouf (Rich Fury/Getty Images).

El estreno de No te preocupes querida, la segunda película como directora de Olivia Wilde protagonizada por Harry Styles y Florence Pugh, va a llegar cargado de polémica. A lo largo de su producción y promoción no han parado de surgir rumores sobre la marcha de Shia LaBeouf, que fue sustituido por el excantante de One Direction, o sobre una supuesta enemistad entre la cineasta y la protagonista.

Hasta ahora, y como bien contamos al tratar el caso de Pugh con esta cinta, todas las afirmaciones no eran más que meras conjeturas y la salida de LaBeouf había sido atribuida al comportamiento del actor, que poco después de su marcha fue acusado por abusos sexuales por la cantante FKA Twigs. Sin embargo, el protagonista de Transformers ha salido a echar más leña al fuego contradiciendo el asunto.

Recientemente, Wilde ofreció una entrevista en Variety donde contó que despidió a LaBeouf por su actitud "combativa". “Digo esto como alguien que es gran admiradora de su trabajo. Su proceso no fue el adecuado para la conducta que exijo en mis producciones. Tiene un proceso que, de cierta manera, parece requerir de energía combativa y, personalmente, no creo que sea propicio para las mejores interpretaciones”, afirmaba la directora al medio sobre su método interpretativo, que opta por ser un actor del método. “Crear un ambiente seguro y de confianza es la mejor manera de lograr que las personas hagan mejor su trabajo. En última instancia, mi responsabilidad es con la producción y el reparto, el tener que protegerlos”, matizó.

Olivia Wilde durante la CinemaCon 2022. Imagen: Gabe Ginsberg/WireImage.
Olivia Wilde durante la CinemaCon 2022. Imagen: Gabe Ginsberg/WireImage.

Para quien haya seguido o conozca la carrera de Shia LaBoeuf, las palabras de Wilde enseguida nos remontan a las historias del actor que rellenaron titulares en los últimos años como sus arrestos, acudir a uno de sus estrenos (Nymphomaniac) con una bolsa de papel en la cabeza o supuestamente hacérselo pasar mal a sus compañeros de Corazones de acero por tomarse a rajatabla la vida de un soldado en plena guerra y no ducharse durante semanas (Daily Mail).

Después de que esto sucedió, salieron a la luz muchas cosas que realmente me preocuparon, en términos de su comportamiento”, añade Wilde en la mencionada entrevista. “Me encuentro realmente deseándole salud y evolución porque creo en la justicia restaurativa. Pero para nuestra película, lo que realmente necesitábamos era una energía que fuera increíblemente solidaria. Particularmente con una película como esta, sabía que le iba a pedir a Florence que estuviera en situaciones muy vulnerables, y mi prioridad era hacerla sentir segura y apoyada”.

En consecuencia, dado el historial de LaBeouf y la acusación por abusos sexuales a la que se enfrenta, las palabras de la cineasta sonaban totalmente verídicas. Sin embargo, una vez publicada la entrevista, el actor contactó con Variety para contar su versión de los hechos. Según sus palabras, Wilde nunca llegó a despedirle, sino que fue él quien tomó la decisión de abandonar No te preocupes querida en verano de 2020 ante la imposibilidad de trabajar y ensayar en condiciones favorables. “Tú yo yo sabemos las razones de mi salida. Renuncié a tu película porque tus actores y yo no pudimos encontrar tiempo para ensayar", escribió LaBeouf en uno de los emails enviados al citado medio.

"Gracias por dejarme entrar en tu proceso mental. Sé que no es divertido. No es agradable decirle que no a nadie y respeto tu honestidad”, se leía en la contestación de Olivia Wilde al correo electrónico. “Me siento honrada de que estuvieras dispuesto a llegar hasta ahí conmigo y contar estar historia contigo. Estoy destrozada porque podría haber sido algo especial. Quiero dejar claro lo mucho que significa que confíes en mí. Es un regalo que llevaré conmigo", continuaba el mensaje, que según la información fue previo a que ambos se reunieran en persona a tomar una decisión definitiva en agosto de 2020.

Pero lo más llamativo de las pruebas es que Shia LaBeouf adjuntó un video de Wilde pidiéndole disculpas e insistiendo en encontrar una solución para que siguiera en el proyecto. En este material, que poco después se filtró en redes, destaca su alusión a la tensión entre Florence Pugh y LaBeouf, hablando de la actriz con un tono aparentemente poco amigable.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

“Siento que no estoy lista para rendirme todavía, también estoy triste y quiero que lo solucionemos", señala Wilde en el vídeo. “Creo que esto podría ser un toque de atención para la Señorita Flo (Florence Pugh) y quiero saber si estás dispuesto a darle otra oportunidad a esto conmigo, con nosotros. Si ella se compromete de verdad, si pone todo de su parte en este punto y podéis hacer las paces -y respeto tu punto de vista y el suyo-, y podéis hacerlo, ¿qué piensas? ¿Hay esperanza? ¿Me lo harás saber?".

Al final, con la publicación de este video, LaBeouf no ha hecho más que meter el dedo en la yaga respecto a toda la polémica que rodea a No te preocupes querida y a su directora. Con esto, la sarta de rumores de los que decíamos que arrastraban a Florence Pugh a la banalidad insulsa empiezan a verse justificados. Y hasta a la propia Pugh, por mucho que quiera evitar entrar en el juego, le está costando mantenerse en silencio. Según revelaron medios como The Wrap, ha limitado su participación en la promoción de la película, para la que únicamente hará la excepción de estar en la premiere y en la rueda de prensa en el festival de Venecia. La razón oficial es que está ahora mismo rodando Dune: Parte 2, pero no sería de extrañar que quiera evitar exponerse a preguntas sobre las habladurías y rumores en entrevistas.

Shia LaBeouf en la premiere de
Shia LaBeouf en la premiere de "Honey Boy" en 2019. Imagen: Rich Fury/Getty Images.

"Lo de despedirme nunca ocurrió, Olivia", concluye Shia en un escrito enviado a Variety. "Sé que está comenzando su tour de prensa para No te preocupes querida y que la noticia de mi despido es un clickbait atractivo, ya que todavía soy persona non-grata y puedo permanecer como tal por el resto de mi vida. Pero, hablando de mi hija, a menudo pienso en los artículos de noticias que leerá cuando sepa leer y escribir. Y aunque debo y seguiré debiendo por el resto de mi vida, solo debo por mis acciones", terminaba reflexionando.

LaBeouf continúa admitiendo que sus "errores" con Twigs son "fundamentales" y "reales", recordando que ya habrá un momento y lugar para tratarlo. Pero que en el caso de las palabras de Olivia Wilde, "nunca tendrán una fecha en la corte. Si las mentiras se repiten lo suficiente entre el público se convierten en realidad. Y de esta manera, hace que sea mucho más duro para mí salir de este agujero que hice con mis comportamientos y ser capaz de proveer para mi familia".

En resumen, valorando que después de las polémicas que ha protagonizado Shia LaBeouf está en pleno proceso de sanación de su carrera -hablando públicamente del cambio que experimentó mientras estudiaba catolicismo para su próxima película, Padre Pio- la que no sale bien parada es la responsable de No te preocupes querida, que al fin y al cabo, aunque aún haya muchos detalles difusos sobre lo que realmente ocurrió durante la producción del filme, parece claro que no todo lo que estuvo en su mano salió según lo previsto.

De hecho, el actor últimamente está dando a entender que quiere hacer las cosas bien y huir por completo de la polémica, por lo que difícilmente querría entrar al tema con afirmaciones o pruebas falsas. Y con el estreno de la película a la vuelta de la esquina y con la promoción a punto de empezar, Olivia Wilde va a verse en un aprieto bastante complicado para escapar de la controversia.

Más historias que te pueden interesar: