'She-Hulk, Abogada Hulka': Maslany brilla en la comedia del MCU

·5 min de lectura
Photo credit: Marvel Studios
Photo credit: Marvel Studios

La expansión del Universo Cinematográfico Marvel a la televisión ha sido un éxito o un fracaso. Ms. Marvel, una de las mejores series del MCU en Disney+, equilibraba el corazón, el humor, la acción y la profundidad sin renunciar a la heroicidad. She-Hulk: Abogada Hulka, la última entrada del MCU, tiene algún que otro sentido del humor, pero le falta casi todo lo demás. Los objetivos de She-Hulk son diferentes, sin duda, al igual que su formato. No hay duda de que la serie puede ser muy agradable, y hay aspectos de la serie que el público encontrará ciertamente entretenidos, incluyendo las notables estrellas invitadas. Pero la propia She-Hulk es un personaje poco desarrollado, lo que hace que los cuatro primeros episodios (que se proporcionaron para la crítica) se sientan algo vacíos y sin rumbo a pesar del humor.

SUSCRÍBETE YA A DISNEY+

Photo credit: Marvel Studios
Photo credit: Marvel Studios

She-Hulk comienza presentando a Jennifer Walters (Tatiana Maslany) en su elemento. Está preparando sus declaraciones finales para un gran caso que se espera que gane. Antes de que termine la escena, su amiga y asistente legal Nikki Ramos (Ginger Gonzaga) hace referencia a She-Hulk, lo que lleva a Jennifer a hablar directamente a la cámara mientras recuerda el incidente que la convierte en la versión verde y de 1,80 metros de altura de sí misma unos meses antes. Resumiendo, Jennifer y su primo Bruce Banner (Mark Ruffalo) sufren un accidente de coche que le provoca un corte en el brazo. Cuando la sangre de Bruce entra en contacto con la suya, Jennifer se transforma en She-Hulk, de color verde.

Se pasa todo el primer episodio entrenando con su primo, aunque rápidamente se ve que Jen puede controlar sus poderes, transformándose a voluntad mientras mantiene su conciencia. No hay alter ego, no hay ataques de ira por la ciudad. Jennifer no quiere convertirse en una superheroína, pero se ve obligada a salvar al jurado cuando Titania (Jameela Jamil), una influencer con superpoderes, irrumpe en la sala enfurecida. El incidente saca a la luz el lado She-Hulk de Jen, obligándola a enfrentarse a una doble vida, a cómo afecta a su trabajo, a sus relaciones personales y a su deseo de ser "normal".

Photo credit: Marvel Studios
Photo credit: Marvel Studios

'She Hulka: Abogada Hulka': crítica de la serie

She-Hulk: Abogada Hulka no es ni de lejos la mejor serie que ha sacado Marvel en Disney+ (al menos basándonos en los cuatro primeros episodios). Al final del cuarto episodio, es difícil determinar quién es Jennifer/She-Hulk como persona porque el desarrollo de su personaje está a medio hacer. El mayor obstáculo de She-Hulk es que sólo quiere ser Jen, vivir una vida normal y tener relaciones típicas. En cambio, el mundo quiere ver más de She-Hulk, lo que la frustra.

Pero lo que la serie no capta del todo es por qué ve a She-Hulk como un inconveniente para su vida anterior cuando ésta no se establece ni se explora antes de la transformación. Hay una desconexión obvia que la guionista Jessica Gao y su equipo no parecen tener prisa por profundizar, con She-Hulk consumida por las travesuras de las (muchas) caras conocidas de todo el MCU que hacen su aparición.

Photo credit: Marvel Studios
Photo credit: Marvel Studios

Aunque Jennifer Walters se apresura a recordar a los espectadores que se trata de una "serie de abogados", incluso mientras comenta la emoción de los cameos, es como si la serie estuviera excusando el hecho de que no ofrece mucho en cuanto a la trama o el desarrollo de los personajes al señalar su conciencia. En cuanto a los personajes, la mayoría de ellos están mal desarrollados, siendo la caracterización de She-Hulk la que más se resiente por el nivel superficial de su escritura. Jennifer explica que es mejor para controlar su ira que Bruce porque lo hace todo el tiempo como mujer. Aunque es cierto, estas líneas de diálogo hacen un flaco favor al personaje, ya que lo cuentan en lugar de mostrarlo. Esto se vuelve frustrante cuando uno se da cuenta de que la mayoría de las cosas por las que pasa Jennifer no son el resultado de las decisiones que toma activamente por sí misma, sino una reacción a los demás.

DATE DE ALTA EN DISNEY+

Photo credit: Chuck Zlotnick
Photo credit: Chuck Zlotnick

Dicho esto, She-Hulk: Abogada Hulka no es una pérdida total. Puede ser muy agradable y cada escena post-créditos después de cada episodio es más divertida que la anterior. Tiene un montón de momentos meta y dignos de risa, la mayoría de ellos elevados por el gran momento cómico de Tatiana Maslany. La interpretación de la actriz es superior a la de la propia serie, y las estrellas invitadas -incluyendo a Tim Roth como Emil Blonsky/Abomination y a Benedict Wong como Wong- son de primera categoría, ya que aprovechan al máximo su tiempo en pantalla.

Photo credit: Chuck Zlotnick
Photo credit: Chuck Zlotnick

La serie del MCU es especialmente divertida cuando hace referencia al MCU más amplio, y hay un chiste particular del Capitán América que tiene un gran resultado. Sin embargo, hay ciertos elementos, como la relación de She-Hulk con los medios de comunicación (así como la imagen que los medios de comunicación tienen de ella) y su crisis de identidad, que no terminan de cuajar. La serie incluso intenta meter con calzador un caso judicial que involucra a un antiguo colega de Jennifer y a un asgardiano que es innecesario. El CGI no siempre funciona, aunque es mucho mejor de lo que mostraban los trailers.