Shailene Woodley apenas comió 350 calorías para su papel de náufraga en A la deriva

Shailene Woodley ha seguido los pasos de Tom Hanks y Chris Hemsworth para conseguir meterse en la piel de una mujer que pasa más de 40 días a la deriva en medio del océano.

Imagen cortesía de Diamond Films

A la deriva (Adrift) llega a los cines este viernes 29 de junio, un drama romántico y de supervivencia inspirado en la historia real de una pareja que se enfrentó a un huracán cuando navegaban en medio del mar. La estrella de Big Little Lies interpreta a Tami Oldham, la mujer que, junto a su pareja Richard (Sam Claflin) pasó la tragedia y tuvo que mantenerse a flote durante más de mil kilómetros hasta llegar a las costas de Hawái.

Pero prepararse para este papel no fue nada fácil. Además de aprender a navegar, Shailene tuvo que cambiar su dieta por completo para lucir desnutrida y a la deriva, hasta el punto de no cenar durante las últimas dos semanas de rodaje.

Durante esos 14 días se alimentó de solo 350 calorías diarias que consistían de “una lata de salón, un poco de brócoli al vapor y dos yemas de huevo”.

“Fue jodidamente miserable” confesó a The Times, añadiendo que no puede dormir cuando tiene hambre y esas noches terminaba tomándose una copa de vino antes de irse la cama. “Para básicamente quedarme dormida”.

Shailene Woodley y Sam Claflin en A la deriva (Imagen cortesía de Diamond Films)

UN PROYECTO COMPROMETIDO TRAS EL DESASTRE DE DIVERGENTE
Shailene también admitió recientemente que se interesó por este proyecto después de la decepción económica de la tercera parte de Divergente, que llevó a la cancelación de la saga, dejándola sin final.

Fue una experiencia dura para todos” confesó a la revista digital NET-A-PORTER. “Fue lo que en realidad me hizo pensar que necesitaba experiencias humanas más allá de la industria y enamorarme de nuevo con la actuación.

La actriz, que acaba de grabar la segunda temporada de Big Little Lies, cree que la tercera novela de Veronica Roth jamás debería haberse dividido en dos partes. “El tercer libro debería haber sido una sola película”, pero añade que la apretada agenda impuesta por la producción “dio poco margen para que el guion sea perfecto”.

Para seguir leyendo:
¿Quieres ver a Chris Hemsworth sin camisa y más siniestro que nunca? ¡Entra!
Mira a Jennifer Garner transformada en un hombre para una película que nunca hizo