La sexta temporada de 'Élite' desafía al Mundial de Catar a su manera

Carlotto Cotta como Cruz, André Lamoglia como Iván em 'Élite'. Cr. Matías Uris/Netflix © 2021
Carlotto Cotta como Cruz, André Lamoglia como Iván em 'Élite'. Cr. Matías Uris/Netflix © 2021

Por Miguel Ángel Pizarro.- Aunque a Élite se le puedan achacar muchas cosas, como las abundantes escenas de sexo entre personajes adolescentes, hay un elemento que nos toca reconocerle: la visibilización del colectivo LGBT. Tras unas primeras temporadas en las que la serie nos conquistó con la relación de Omar y Ander o cómo Polo disfrutaba de su bisexualidad; la serie nos introdujo en la quinta temporada a dos personajes que se atrevían a romper tabúes desde otra perspectiva: Iván Carvalho y su padre, Cruz.

El primero de ellos, interpretado por André Lamoglia, fue un nuevo estudiante en Las Encinas, hijo de uno de los futbolistas más importantes de la Primera División de la liga española, que en la quinta temporada iniciaba una relación con Patrick. El personaje, encarnado por Manu Ríos, era otro estudiante abiertamente gay que había vivido un turbio triángulo amoroso con Omar y Ander e hijo del polémico director del instituto, Benjamín Blanco.

La relación de Patrick e Iván se convirtió en una de las principales tramas de la quinta temporada, especialmente porque Iván no aceptaba su propia sexualidad, al vivir un triángulo amoroso con Ari, la hermana de Patrick. Pero también por haber estado envuelto en la violación en grupo que vivió Isadora en Ibiza, pues fue testigo del encuentro y ayudó a la joven argentina a denunciar lo sucedido.

Al idilio prohibido se sumó la propia homosexualidad del padre de Iván, Cruz, quien termina teniendo una aventura con Patrick también. La quinta temporada sirvió para mostrar a un futbolista de élite metido en el armario e incapaz de reconocer que es gay, mostrando la homofobia que existe dentro del mundo futbolístico.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Y ahora, la sexta temporada da un paso más, con Cruz admitiendo públicamente su homosexualidad después de que se filtrase un vídeo de él borracho besando a Patrick, su ahora yerno. La ficción cumple así con el sueño de buena parte del colectivo LGBT: un futbolista de Primera División de la liga española saliendo públicamente del armario. Una batalla lograda, de momento, solo en la ficción. Realmente, este hecho podríamos, simplemente, celebrarlo y verlo como un gesto de los guionistas, Carlos Montero y Jaime Vaca, pero el estreno de la tanda coincide con la Copa Mundial de Fútbol que se celebra en Catar y eso hace que este gesto cobre más significado, si cabe.

Como muchos saben, la homosexualidad está prohibida en Catar y las condenas pueden ser de hasta siete años de prisión. A ello se suma que el gobierno catarí no reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo o las uniones civiles que hayan realizado en otros países. Precisamente, recientemente, el pasado 8 de noviembre, Khalid Salman, exjugador de la selección de Catar y embajador del torneo, calificó a la homosexualidad de “daño mental”.

Que el Mundial se celebre en un país donde tampoco las mujeres tienen reconocidos sus propios derechos, del que se ha sabido que las nulas condiciones laborales de sus obreros ha provocado que más de 6.500 trabajadores muriesen en las obras para la construcción de los estadios y que tiene como forma de gobierno un emirato absolutista (dicho de otra manera, una dictadura) ha despertado una fuerte indignación en buena parte de la opinión pública europea, entre ella la española (solo un 23,9% de la población española lo aprueba, según una encuesta realizada por Huffington Post).

De hecho, la liga española es una de las que menos apoyo ha mostrado al colectivo en lo relacionado con la celebración del Mundial en el país de Oriente Medio. De ahí, que se vea el hecho de mostrar a un futbolista de élite saliendo públicamente del armario en la ficción de Netflix se vea como un gesto valiente que bien puede interpretarse como un acto que, tristemente, nadie se ha atrevido a realizar aún en la auténtica liga.

Es más, la sexta temporada mostrará las consecuencias de Cruz con su declaración, dejando en evidencia la homofobia que existe dentro del mundo futbolístico de manera mucho más frontal. Sin duda, un gesto que aplaudimos fuertemente y que nos recuerda que Élite, en materia de representación, sigue siendo una de las más innovadoras de la ficción española.

Más historias que te pueden interesar: