Sexo tras el parto, ¿cuándo retomar la actividad sexual?

Al ser padres por primera vez todo cambia, y lo habitual es que el sexo quede relegado a un segundo plano. Aunque la recuperación física de la madre marca los tiempos para la vuelta a la acción, hay otras cosas que se deben tener en cuenta

Durante el puerperio, periodo de tiempo para la recuperación del aparato reproductor después del parto, se desaconseja el coito. Lo habitual es que dure entre 5 y 6 semanas. (Foto: Getty)

La OMS define la salud sexual como un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Una pareja puede disfrutar de una salud sexual plena durante años de relación, pero esta situación puede verse modificada con la llegada de un bebé.

Aunque en parte es cierto, la alteración de la dinámica sexual es resultado de factores tanto físicos como psicológicos, explican expertos de Procare Health, el laboratorio farmacéutico especializado en la salud y el bienestar de la mujer.

A nivel físico, el parto produce trauma en los tejidos, inflamación de los órganos sexuales internos y heridas en el canal de parto, por lo que el dolor puede acentuarse con la penetración.

Además, los órganos sexuales externos también se encuentran resentidos e irritados en muchos casos. Con el embarazo y el parto el cuerpo de la mujer sufre transformaciones como, por ejemplo, que se ensanchen las caderas, que los pechos se hinchen o se gane peso, circunstancias que pueden afectar a la autoestima, ya que se desea recuperar la condición física previa al embarazo.

Tras el parto algunas mujeres entran en un bucle negativo que les lleva a perder interés en el sexo. El dolor durante las relaciones sexuales y falta de lubricación son otras posible causas. (Foto: Getty)

A nivel emocional, la llegada del bebé supone mayor estrés y puede generar una sensación de extrañeza hacia la pareja, al tener que resituarla en el plano familiar y verse como padres, desplazando el rol de amantes a un segundo plano.

También es habitual que las mujeres que han sido madres recientemente experimenten una pérdida del deseo sexual como consecuencia de los cambios hormonales, la fatiga y el cansancio provocado por la nueva situación.

Cuándo se puede retomar la actividad sexual

Aunque lo habitual es reiniciar las relaciones cuando haya pasado la cuarentena, desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), aclaran que no hay un límite definido para iniciar las relaciones sexuales.

“Será el sentido común de la pareja, basado en la recuperación de la madre el que marque los tiempos”. Lo que hay que tener claro es que la recuperación debe ser tanto física (cuando el aparato genital femenino haya sanado y vuelva a estar asentado) como emocional.

Un estudio de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) indica que el deseo sexual vuelve a la pareja entre la tercera y la cuarta semana después del nacimiento. Lo normal es que “la respuesta sexual se recupere de forma progresiva”, tal y como indica la doctora Francisca Molero, ginecóloga, sexóloga clínica y codirectora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona.

No es solo un cuestión física

Obviamente tras el parto, no es posible retomar la actividad sexual mediante la penetración. Hay otras formas de disfrutar de las relaciones sexuales que son mucho más apropiadas y necesarias en esta etapa en la que es muy importante mantener el contacto físico (y la comunicación). Harán falta grandes dosis de amor y paciencia, e interés por explorar la sexualidad en pareja mediante otras vías.

Si el parto ha sido vaginal es probable que la madre tenga un corte suturado con puntos (episotomía) Las mujeres a las que se les haya practicado esta incisión, que se realiza para agrandar el canal vaginal durante el nacimiento, deben esperar a que cicatrice y hayan cesado los loquios (sangrados provocados por el desprendimiento de la placenta) y la pelvis se haya recuperado. Las que hayan parido por cesárea pueden tener molestias en el abdomen que dificulten la relación sexual.

"Desde el punto de vista médico, no se recomienda el coito en los primeros 30 o 40 días para evitar posibles infecciones; si ha habido cesárea, se puede iniciar a los 20 días, siempre que la evolución de la mujer sea buena y no hayan surgido complicaciones", especifica el doctor Modesto Rey, portavoz de la Sociedad Española de Contracepción (SEC)

Hablar de ello ayuda

Normalmente todo vuelve a la normalidad a los tres meses del parto, apunta la sexóloga, "y la capacidad orgásmica es igual e incluso algo superior a la que existía". Esto explica que, para entonces, la mayoría de las mujeres ya hayan reanudado las relaciones coitales.

No obstante, es posible que llegado el momento la mujer sienta algunas molestias físicas y cierta sequedad vaginal, debido a los cambios que ha experimentado su cuerpo.

Sentir dolor durante las relaciones sexuales (conocido como dispareunia) es un problema que afecta al 20 por ciento de las mujeres y que va ligado a la falta de deseo sexual al igual que la sequedad vaginal, que puede deberse a una disminución brusca de los niveles de estrógenos.

Además, durante la lactancia es normal que la zona vaginal sufra periodos de irritación y sequedad añadida, situación que afecta directamente a la salud sexual y bienestar de las mujeres y, por consiguiente, a las relaciones íntimas. En esta situación, la comunicación con la pareja es primordial.

Por tanto, aunque lo habitual es que las relaciones no se retomen hasta la séptima u octava semana, si no se habla de estos temas, el deseo sexual se podría inhibir por suponer que su pareja no quiere mantener relaciones.

En este sentido, “los rituales de la comunicación sensual son muy importantes”, afirma Molero, “pero el estrés del día a día y las nuevas obligaciones pueden hacer que se descuiden y dejan de practicarse. Las miradas, besos, caricias, frases, mensajes, gestos van preparando el terreno y el ánimo y sensualizan el día”. A menudo, estas prácticas desinteresadas, que no persiguen necesariamente el sexo, son las más efectivas. Máxime en el posparto, cuando la sensibilidad materna está acentuada.

Ejercicio, paciencia... y un poco de lubricante

Hay muchas cosas que se pueden hacer para incentivar el deseo y no perder la intimidad sexual con la pareja tras haber sido madre. Lo fundamental es cuidarse el uno al otro más que nunca, y en el caso de la mujer, reservar tiempo para una misma y cuidar su zona íntima.

Los músculos de la pelvis y el abdomen volverán poco a poco a su tono normal, a veces dificultado por la sobredistensión y los desgarros musculares que se pueden producir durante el embarazo y parto.

Por eso es aconsejable realizar ejercicios de rehabilitación y entrenar el suelo pélvico para prevenir prolapsos y hernias. Antes, durante y después del embarazo, favorece el parto y la recuperación, a nivel físico y sexual. Practicar Pilates, hacer hipopresivos, ejercicios de kegel o utilizar las bolas chinas también ayuda. ¡Ojo! No es adecuado iniciarlos demasiado pronto y siempre es mejor si tienes una cierta orientación, que te pueden proporcionar en centros especializados.

Por último, mantener una correcta hidratación (interna y externa) es muy importante para que todo fluya como debe en tu organismo. Para evitar la inflamación vaginal se puede recurrir a productos específicos que reducen la sequedad y la irritación antes, durante y después de las relaciones sexuales. La gama Palomacare, de laboratorios Procare Health, reparadora de la mucosa vaginal, o Idracare, con una elevada concentración de ácido hialurónico, pueden ser muy apropiadas en estos casos.

Más historias que podrían interesarte:

Tener o no tener sexo cuando hay sequedad vaginal

Los 5 errores más comunes tras dar a luz

Los consejos de MAMIfit para cuidar tu suelo pélvico

El tratamiento que mejora la salud íntima y sexual sin pasar por quirófano

El motivo por el que las mujeres dejan de tener relaciones sexuales