Comer setas a menudo asociado a un menor riesgo de cáncer de próstata

Las setas son una buena fuente de antioxidantes, especialmente L-ergotioneina", y su consumo regular podría mitigar (según un reciente estudio) el estrés oxidativo, actuando como un protector frente al cáncer de próstata

(Foto: Getty/Istock)
El potencial de los hongos para prevenir el cáncer de próstata radica en su alto contenido de L-ergotioneina, un antioxidante que evita que las células se oxiden. Sin embargo, los investigadores enfatizan que mantener una dieta equilibrada es fundamental para evitar esta afección. (Foto: Getty/Istock)

El cáncer de próstata es ya el primer tumor diagnosticado con más frecuencia en hombres en España. Solo en nuestro país, se estima que se detectarán 34.394 nuevos casos en 2019, según el último informe publicado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Las elecciones del estilo de vida, la exposición a toxinas ambientales y una dieta pobre pueden hacernos más vulnerables a este tipo de tumores. Por eso, nunca está de más tener en cuenta estos hallazgos: Un gran estudio a largo plazo sugiere un vínculo entre comer hongos y un menor riesgo de cáncer de próstata.

Investigadores de la Universidad de Tohoku (Japón) asocian la ingesta de champiñones, setas y otros hongos a un menor riesgo de cáncer de próstata, la forma más frecuente de cáncer en hombres. Cada año se diagnostican más de 1,2 millones de casos en todo el mundo, y la enfermedad provoca más de 350.000 fallecimientos anuales.

En concreto, serían los hombres de 50 años o más que consumen hongos de manera habitual los que se beneficiarían del efecto protector de este alimento típico del otoño, según sugiere el estudio publicado en la revista International Journal of Cancer.

getty
Las setas contienen dos antioxidantes cruciales, el glutatión y la ergotioneína, en cantidades superiores a las de cualquier otro alimento, que actúan a nivel intracelular contra los radicales libres, potencian la salud y protegen frente a problemas asociados al envejecimiento. (Foto: Halfpoint / Getty Images/iStockphoto)

“Los hongos son una buena fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, especialmente L-ergotioneina. Los estudios de laboratorio en probetas y organismos vivos han demostrado que los hongos tienen el potencial de prevenir el cáncer de próstata. Sin embargo, la relación entre el consumo de hongos y el cáncer de próstata en humanos nunca se ha investigado antes", explica Shu Zhang, profesor de Epidemiología en el Departamento de Informática y Salud Pública de la Universidad de Tohoku, en Japón.

Para llevarlo a el estudio, los investigadores analizaron dos cohortes con un total de 36.499 hombres entre las edades de 40 y 79 años en Miyagi y Ohsaki (Japón), desde 1990 y 1994, respectivamente, con una duración del seguimiento para la cohorte Miyagi de 24,5 años), y de 13,25 años en el caso de la cohorte Ohsaki.

Los participantes completaron un cuestionario relacionado con sus elecciones de estilo de vida, como el consumo de hongos y otros alimentos, actividad física, hábitos (fumar y beber), y facilitaron información sobre su educación y antecedentes familiares y médicos.

El seguimiento a largo plazo de los participantes indicó que el consumo de hongos de forma regular reduce el riesgo de cáncer de próstata, y fue especialmente significativo en hombres de 50 años o más y en aquellos cuya dieta consistía principalmente en carne y productos lácteos, con un consumo limitado de frutas y verduras.

Los datos también certifican que quienes consumieron hongos una o dos veces por semana tenían un riesgo 8 por ciento menor de desarrollar cáncer de próstata, en comparación con los que comieron hongos menos de una vez por semana. La dosis diaria de consumo de los participantes en el estudio, a los que se les realizó un seguimiento promedio de 25 años, fue de 7,6 gramos.

Debes contarle al urólogo si tienes problemas para controlar la frecuencia y el chorro miccional, si has observado alteraciones o hay sangrado, deseo imperioso de orinar e incontinencia urinaria. En muchas ocasiones, el cáncer de próstata no presenta síntomas hasta los estadios más avanzados de desarrollo, lo que hace más complicada su detección sin realizar las pruebas correspondientes. (Foto: Getty)
Debes contarle al urólogo si tienes problemas para controlar la frecuencia y el chorro miccional, si has observado alteraciones o hay sangrado, deseo imperioso de orinar e incontinencia urinaria. En muchas ocasiones, el cáncer de próstata no presenta síntomas hasta los estadios más avanzados de desarrollo, lo que hace más complicada su detección sin realizar las pruebas correspondientes. (Foto: Getty)

Según Zhang,”las setas son una buena fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, especialmente
L-ergotioneina”,
que se cree mitiga el estrés oxidativo, un desequilibrio celular resultante de una dieta pobre y elecciones de estilo de vida y exposición a toxinas ambientales que pueden conducir a una inflamación crónica que es responsable de enfermedades como el cáncer.

Aunque este estudio sugiere que el consumo regular de hongos puede reducir el riesgo de cáncer de próstata, “queremos enfatizar que comer una dieta saludable y equilibrada es mucho más importante que llenar la cesta de la compra con hongos", concluye Zhang.

¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata se origina cuando las células de la próstata, una glándula exclusiva de los varones, que está situada en la pelvis, comienzan a crecer sin control. La próstata contribuye, con su secreción, a la formación de la mayor parte del volumen y de los componentes químicos del líquido seminal o eyaculado por lo que mejora las condiciones para la movilidad, supervivencia y transporte de los espermatozoides, de cara a la fecundación.

La próstata es una pequeña estructura del tamaño de una nuez que forma parte del aparato reproductor masculino. Ubicada debajo de la vejiga, se encarga de la producción del líquido que aporta nutrientes, protege y transporta el esperma durante la eyaculación. (Foto: Getty)
La próstata es una pequeña estructura del tamaño de una nuez que forma parte del aparato reproductor masculino. Ubicada debajo de la vejiga, se encarga de la producción del líquido que aporta nutrientes, protege y transporta el esperma durante la eyaculación. (Foto: Getty)

Según los últimos estudios de incidencia publicados por la SEOM es el segundo tumor más frecuente en España detrás del de colo-recto con más de 33.000 diagnosticados al año. Por su parte, la American Cancer Society estima que uno de cada siete varones sufrirá este tumor a lo largo de su vida, la mayoría en edad avanzada, ya que alrededor de seis de 10 casos se diagnostican en hombres de 65 años o más, y en pocas ocasiones se presenta antes de los 40 años.

En general, en las fases más tempranas de la enfermedad, el paciente no presenta síntomas, o éstos son mínimos como disminución de la fuerza del chorro miccional, aumento de la frecuencia urinaria, urgencia miccional, hematuria (sangre en la orina) y disfunción sexual.

Por eso, los especialistas recuerdan que es fundamental acudir a las visitas médicas para que los varones se realicen exámenes rutinarios a partir de los 45 años, cuando el crecimiento de la próstata se convierte en una afección común. El cáncer de próstata puede ser diagnosticado mediante diversas pruebas: examen digital del recto con tacto rectal, análisis de sangre, sonda de ultrasonidos que se inserta en el recto, resonancia magnética o biopsia transrectal.

Algunos hábitos saludables pueden ayudar a reducir las probabilidades de tener cáncer de próstata. Es conveniente seguir una dieta rica en frutas y vegetales que, junto con una rutina de ejercicio frecuente, contribuirá a mantener el peso en unos niveles adecuados.

También es vital estar pendiente de los síntomas y reconocerlos cuando aparecen. Sobre todo fijarse en si hay "dificultad o retardo en la micción, calibre miccional lento y fino, micción intermitente y prolongada, goteo postmiccional, sensación de vaciado incompleto de la vejiga, aumento de la frecuencia miccional, urgencia miccional y levantarse por la noche muchas veces a orinar o nocturia", apunta el doctor Luis Prieto Chaparro, especialista en Urología de la Asociación Española de Urología (AEU).

En cuanto al tratamiento de este tumor, según indica la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), este es multidisciplinar y depende del grupo de riesgo en el que se encuentre la enfermedad en el momento del diagnóstico, así como de la edad del paciente y de su estado general. Puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia o tratamiento hormonal. No obstante, las opciones terapéuticas son limitadas si el cáncer se extiende a otras partes del organismo y desarrolla resistencia a la terapia hormonal.

¿Visitas al urólogo? ¿Crees que se puede reducir el riesgo de cáncer de próstata a través de la dieta?

También puede interesarte:

Después del cáncer de pulmón, esta es la causa de muerte oncológica en hombres

La prueba definitiva para detectar el cáncer de próstata

Después del cáncer de pulmón, esta es la causa de muerte oncológica en hombres

¿Conoces el test que detecta las lesiones precursoras del cáncer de colon?

¡Buenas noticias! Eyacular una vez al día reduce el riesgo de cáncer de próstata

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente