El milenario sesgo de que los "jóvenes de hoy en día"… son siempre peores

Durante miles de años, los mayores siempre han considerado que la generación más joven eran más irrespetuosos, menos inteligentes o leían menos que ellos. | Imagen Ute Grabowsky/Photothek

“La juventud de hoy ama el lujo. Es mal educada, desprecia la autoridad, no respeta a sus mayores, y chismorrea mientras debería trabajar. Los jóvenes ya no se ponen de pie cuando los mayores entran al cuarto. Contradicen a sus padres, fanfarronean en sociedad, devoran en la mesa los postres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros". Estas frases se atribuyen frecuentemente al filósofo griego Sócrates y nos dan una idea del pésimo concepto que los mayores tenían de la generación posterior hace más de 2500 años. En Roma, el célebre orador Cicerón dejó también constancia de su preocupación por la decadencia de las nuevas modas y costumbres perjudiciales en sus Catilinarias, con el pasaje “O tempora, o mores”. Dos milenios más tarde, en 1624, Thomas Barnes dejaba otra frase que podría ser válida en tiempos de Sócrates o Cicerón: “Los jóvenes nunca fueron más ladinos, los mayores son despreciados, los honorables son condenados y el magistrado ya no es temido”.

Los siglos pasan, los hombres vienen y van, pero parece que existe una constante, inmutable en el tiempo, en la que los mayores siempre creen que los jóvenes no están a la altura. Un sesgo cognitivo que, al igual que muchos campos de la conducta, se ha estudiado científicamente en diferentes estudios. El más reciente y relevante se publicó en Science Advances y analiza por qué cada generación, invariablemente, considera a la siguiente como deficiente o peor. El estudio llega a una conclusión resulta conveniente en estos días de confinamiento donde las actitudes y conductas, casi de vigilancia ciudadana: Desde al menos 624 a. C., las personas han lamentado el declive de la generación actual de jóvenes en relación con las generaciones anteriores. La omnipresencia de las quejas sobre los "jóvenes en estos días" a lo largo de milenios sugiere que estas críticas no son precisas ni se deben a la idiosincrasia de una cultura o tiempo en particular, sino que representan una ilusión generalizada de la humanidad.

Los mayores consideran que los jóvenes tienen menos respeto por los ancianos, leen menos o son menos inteligentes de lo que eran ellos a su edad. | Protzko, John, & Schooler, Jonathan

El estudio se realizó en 2019 recogiendo los resultados de otros estudios posteriores y añadiendo cinco evaluaciones diferentes mediante test a casi 2000 voluntarios estadounidenses, elegidos por criterios demográficos. El análisis de las respuestas son reveladores y confirman lo que ya Sócrates y Platón afirmaban en su tiempo: “Las personas más autoritarias consideran que los jóvenes son menos respetuosos con sus mayores, las personas más inteligentes piensan que los jóvenes son menos inteligentes, y las personas que suelen leer más piensan que los jóvenes leen poco”.

Los datos muestran que es un error y de hecho, existen numerosos estudios que señalan que los jóvenes en nuestros días leen más, mucho más que antes, nos encontramos pues ante un claro sesgo de confirmación, que en palabras del psiquiatra Pablo Malo, experto en psicología evolucionista, se explica aludiendo a dos factores principales:

  1. Por un lado, tendemos a notar más las carencias de los demás en áreas que nosotros dominamos, o creemos dominar.

  2. Por otro, tendemos a proyectar nuestras cualidades actuales en el pasado, sesgando nuestra opinión y olvidando cómo éramos nosotros realmente cuando teníamos la edad de los que criticamos.

De esta manera, cuando calificamos a la juventud de nuestros días, tendemos a comparar el presente mediante nuestra memoria sesgada e idealizada, por lo que el resultado suele ser frecuentemente negativo. Según el estudio, este sesgo puede explicar por qué el denominado “efecto los jóvenes de hoy en día” ha estado sucediendo durante milenios. La conclusión final del estudio es siempre interesante: “En los cinco estudios, encontramos evidencia de una tendencia general a menospreciar a los jóvenes actuales a través de rasgos (respeto por los ancianos y disfrutar de la lectura) y una tendencia específica a considerar a los jóvenes de hoy como especialmente carentes de esos rasgos en los que uno se destaca particularmente, ya sea el respeto por los ancianos, la inteligencia o la lectura”.

Otras historias que te pueden interesar:

 

Referencias científicas y más información:

Protzko, John, y Jonathan W. Schooler. “Kids These Days: Why the Youth of Today Seem Lacking”. Science Advances, vol. 5, Advances Sciencemag DOI:10.1126/sciadv.aav5916.