'Servir y proteger', resumen de los últimos capítulos (1337 a 1341) en La 1: Vuelta al trabajo

servir y proteger yolanda
'Servir y proteger', capítulos 1337-1341 (resumen)

Esta semana en Servir y proteger, Isidro se mostraba falto de carácter, apático… Noemí intentó averiguar qué le podía suceder, pero él no daba ninguna pista. La mujer, preocupada por lo que le pudiera suceder, realmente, a su esposo, intentó hacer que reaccionase, pero sus esfuerzos fueron en vano. Mientras, Lorenzo comenzó a mostrar sus verdaderas cartas.

En comisaría, Isma descubrió nuevos datos sobre un caso que estaba a punto de prescribir: la muerte de una mujer hace veinte años. El joven policía, con ayuda del inspector Durán, reabrió el caso de fatídico crimen. Ambos creyeron que podían encontrar al verdadero culpable si se ponían manos a la obra, como vimos en los últimos capítulos de Servir y proteger

Miralles siguió sintiéndose mal y empezó su terapia con Fabián. La comisaria quería dejar atrás la depresión y el desasosiego en el que entró tras la muerte de Bremón y el posterior fallecimiento de Iván. Yolanda, por su parte, también, continuó yendo a terapia. La agente decidió regresar a su puesto de trabajo, a pesar, de las advertencias del psicólogo, quien creía que no está preparada todavía para volver.

Vega no salió de su celda por miedo a ser asesinada

Gael quiso devolverle el préstamo a Lorenzo para que dejase de chantajear a Cata, pero no recibió la respuesta que esperaba. El dueño del Moonlight solo vio una forma de proteger a su hija de las intenciones del narcotraficante: ofrecerse a trabajar para él. Por su parte, el caso del asesinato de una madre hizo pensar a Isma en la suya, de la que no sabe nada hace años.

En prisión, Vega tenía miedo de que la asesinasen en los pasillos y no salió de su celda. Los temores de la exinspectora no eran infundados, pues Lorenzo no pensaba parar hasta lograr su objetivo de acabar con ella. Sin embargo, el delincuente, también, tenía otros problemas a los que atender, como era la frialdad de su cuñada. Desde que besaran la noche anterior, Noemí trató de evitarle a toda costa y se tensó cuando él le pidió explicaciones.