'Servir y Proteger', resumen de los capítulos 1243 a 1247: Adiós, Martina

·2 min de lectura

Iker intentó que Quintero les diese alguna pista más sobre el negocio de las armas, en los últimos capítulos de Servir y Proteger. Necesitaban toda la información posible para capturar a Salas y meterlo en la cárcel. Martina, que era consciente de que la policía estaba a un paso de darles caza, le pidió a Víctor huir de Madrid y marcharse lejos juntos. Sin embargo, sus planes no llegaron a realizarse.

La tensión de estos últimos días hizo mella en Martina, que sufre un infarto antes de poder dejar la ciudad al lado de su amado. Los doctores son claros: la paciente debe someterse a una complicada operación o podría morir en cualquier momento. Martina terminó falleciendo y Víctor huyó de la capital justo cuando varios agentes estaban a punto de detenerlo, en el capítulo de ayer de Servir y proteger. Mientras, Quintero hizo una revelación que lo cambiaría todo.

Hanna aceptó irse a vivir con Lidia

Paolo le pidió a Hanna que mintiera a su hijo sobre su profesión, no obstante, esta le aconsejó que fuera con la verdad por delante. El hombre se sinceró con su vástago y le prometió que dejaría a un lado la mala vida. Cerrado el caso, Hanna afrontó lo que llevaba posponiendo durante tanto tiempo: hablar con Lidia acerca de irse a vivir juntas. Ambas decideron dar un paso más en su relación y Lidia le entregó a su novia una copia de las llaves de su casa.

Por otro lado, Sheila y Darío se despidieron. Espe consoló a la adolescente tras la marcha de su primer amor a Estados Unidos: “Quizá el destino os vuelva a juntar”. Sintiéndose mejor, Sheila le pidió permiso a su madre de acogida para irse unos días de vacaciones con la familia de su padre.

Cerca de allí, Vega fue detenida mientras registraba el despacho de Víctor. Ahora tenían todas la pruebas que necesitaban en su contra. Entretanto, Paty regresó a Madrid para asistir a la boda de su inseparable amiga Olga. “No podía perderme un acontecimiento así”, dijo la recién llegada a la hija de Miralles y Antonio. Olga celebró en compañía de Paty y María su despedida de soltera.

Pasaron los días y llegó el esperado momento del enlace. Quintero, alentado por Miralles, decidió presentarse en la ceremonia. La boda transcurrió con armonía y felicidad, sin que sus asistentes sospecharan el peligro que les acechaba.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente