'Servir y Proteger': Problemas en prisión

·2 min de lectura

Fabián elabora un nuevo perfil del Fantasma en Servir y Proteger. Al mismo tiempo, parece que el criminal se está acercando a Miralles más de lo que debería. La comisaría recibe un misterioso dibujo que parece estar relacionado con al buscado delincuente. Al día siguiente, Claudia comenta lo ocurrido con el psicólogo y este lanza una teoría.

Lo cierto es que Fabián sospecha que el motivo del asesino para enviar el boceto a casa de Miralles es personal: “Tiene cierta fijación contigo y eso puede ser peligroso”. Mientras tanto, la policía sigue buscando a los pandilleros del metro. Marcos, con la ayuda de Carol y Julia, se propone ayudar a uno de los integrantes de esta peligrosa banda a salir de ella.

Hanna no está dispuesta a permitir que Rebeca continúe vendiendo droga adulterada en la cárcel, por lo que decide delatarla. La reclusa, creyendo que fue Vega quien la echó de cabeza con la directora de la prisión, trata de golpearla. Por fortuna, Hanna aparece y en un acto de valentía, confiesa que ella es la chivata. Vega le agrede el haberle evitado una nueva paliza.

Néstor cree que Rafael fue víctima de una paliza

Saúl, el hijo de los Galván regresa a casa de sus padres con un secreto. El joven le pide a su padre dedicarse al negocio de los cobros, pero él se niega en redondo. Con el paso de los días, Noemí intenta mediar en la relación entre Isidro y su hijo, mientras Saúl vuelve a conectar con un antiguo novio. Entretanto, Antonio se entera de que a Matías lo echaron de un hospital donde trabajaba y se interesa.

Por su parte, Isidro consigue cobrar la deuda de Rafael y Néstor sospecha que este último ha recibido una paliza. Isidro intimida a su víctima para que no cuente nada. Al mismo tiempo, la Europol localiza el domicilio de Falcón en Ámsterdam gracias a las pesquisas de Lidia y ésta viaja para participar en el operativo. Horas más tarde, la agente confirma que han detenido a Falcón y regresa a España.

Gracias a Marcos, Andy decide destapar a los miembros de los Escorpiones. La policía desarticula la banda y detiene a sus principales cabecillas. Ayudar de esta forma a Andy ha hecho que Marcos encuentre su verdadera vocación y le confiesa a Bremón que ha decidido hacerse policía. Mientras, en prisión, Rebeca es castigada en régimen de aislamiento y el Fantasma asesinan a una nueva víctima