'Servir y Proteger': ¿El Fantasma en comisaría?

·2 min de lectura
Photo credit: ©PipoFernandez
Photo credit: ©PipoFernandez

Hanna vuelve a Distrito Sur para el reconocimiento de Falcon en Servir y Proteger. Es poco el tiempo que puede ver a Lidia y sentirse libre, pero el suficiente para regresar a la cárcel con energías renovadas. Ya dentro de la prisión, la reclusa se encuentra con Vega, quien le advierte que no se fíe de Elena, pues sospecha que no es trigo limpio: “Es mi compañera de celda y estoy viendo comportamientos un poco extraños en ella. Hay que tener cuidado con lo que hace”.

Por otro lado, Noemí e Isidro liman asperezas después de que este haya hecho un esfuerzo por llevarse bien con Saúl. Mientras tanto, el joven planea cobrar él mismo, a espaldas de sus padres, la deuda de Álex. Sin embargo, las cosas no salen como él planeaba y se ve obligado a mentirle a sus progenitores. El muchacho les dice que su amigo ya ha cobrado del moroso.

Gael le dice a Julia que estuvo en prisión

Cerca de allí, Matías tiene un enfrentamiento con Antonio en el que le aclara lo que le sucedió en el hospital donde lo despidieron. El médico, de hecho, se pone en contacto con Julia para que le ayude con su caso y ella accede encantada, además, le da esperanzas: “Seguro que saldrás bien librado de esto”. A su vez, Miralles atisba un posible patrón en los asesinatos del Fantasma.

Al día siguiente, un hombre se persona en comisaría asegurando que él es el Fantasma. Miralles y Bremón se hacen cargo del desconocido que dice llamarse Francisco Hurtado y que, además, da datos sobre los asesinatos del criminal que demostrarían que es él. Por su parte, Inés decide hacer una sesión de terapia con Fabián y Gael confiesa a Julia que estuvo en la cárcel.

De nuevo en comisaría, Inés y Espe hacen un buen equipo trabajando juntas en la UFAM, al mismo tiempo que Isidro y Noemí descubren que Saúl ha ido por libre cobrando la deuda de Álex. Además, Julia acepta cenar con Matías.