No hubo Scully pero sí un Mulder de la vida real: los verdaderos 'Expediente X'

·10 min de lectura

La verdad ya no está solamente ahí fuera, ahora también en el streaming. Expediente X ya está disponible en Prime Video con la inclusión de las 9 temporadas originales y los 2 revivals, haciendo las delicias de los fans que caímos rendidos ante las teorías conspiratorias y los casos paranormales que investigaban Mulder y Scully en los años 90s.

David Duchovny en 'Expediente X' (Fox); Twitter.com/nickpopemod/
David Duchovny en 'Expediente X' (Fox); Twitter.com/nickpopemod/

El pasado martes, Twitter explotó de alegría con la aparición de la serie en el servicio. Y no es para menos. Expediente X dejó huella en el recuerdo seriéfilo, marcó a generaciones de espectadores de todo el mundo (dejándonos sin poder dormir en alguna ocasión) y creó dos personajes icónicos para el género. Y aunque a más de uno nos gustaría creer que Chris Carter se inspiró en una unidad secreta del FBI que investigue casos inexplicables, lo cierto es que su fuente de inspiración fueron una mezcla de realidad y ficción que nada tuvieron que ver con el FBI. Mientras algunos episodios sí se basaron en casos reales, la creación de la unidad y sus personajes salieron de su mágica galera de guionista. Pero lo que pocos saben es que mientras él imaginaba el universo de la serie, existía un Mulder en la vida real que nada tuvo que ver con la producción.

Aunque no haya existido una Dana Scully (al menos que se sepa públicamente), sí hubo un Fox Mulder. Se llama Nick Pope y fue el encargado de investigar fenómenos UFO para el gobierno británico entre 1991 y 1994. Terminó creyendo tanto como Mulder, y hoy se dedica de lleno a escribir e investigar sobre ello.

La serie tuvo 9 temporadas de 202 episodios que se emitieron entre 1993 y 2002, incluyendo dos películas. La de 1998 que formaba parte de la continuidad de la trama -que fue un fenómeno cinematográfico- y la segunda diez años más tarde que sirvió como historia independiente. Luego llegaron los revivals, uno de 6 episodios en 2016 y otro de diez en 2018, que lamentablemente no lograron entusiasmarnos lo suficiente y el fenómeno conseguido en los 90s decayó con una reinvención cuanto menos repetitiva e innecesaria. Sin embargo, ese intento de renacimiento no borró el recuerdo que nos dejó la serie original en sus mejores años -que, en mi opinión, fueron las primeras cinco temporadas-. Esos años que nos hicieron obsesionar con las abducciones ovni, con los fenómenos paranormales y que nos dividieron entre el racionamiento de Scully, pero siempre terminando de parte de Mulder.

Después de varios años desarrollando títulos de comedia juvenil para Walt Disney, Chris Carter se cambió de bando creando una historia de ciencia ficción. La idea se le ocurrió después de leer un artículo que decía que 3.7 millones de norteamericanos podían haber sido abducidos por extraterrestres y pensar en ello junto al escándalo de Watergate y la serie de terror Kolchak: the night stalker emitida en EEUU entre 1974 y 1975. Y tras leer la novela de El silencio de los corderos decidió que quería conducir la trama a través de agentes del FBI para darle más realismo. Series como The Twilight Zone, también conocida como En los límites de la realidad, y la oscura atmósfera de Twin Peaks terminaron por darle el tono final que buscaba (aunque mas adelante la serie tendría un sinfín de inspiraciones como Encuentros en la tercera fase, JFK, Todos los hombres del presidente, La cosa y muchas más).

¿Por qué les resumo todo esto? Porque mientras Chris Carter rebuscaba fuentes de inspiración en el cine y la televisión, había un oficial del gobierno británico viviendo la vida del personaje protagonista.

Nick Pope trabajó para el Ministerio de Defensa de Reino Unido durante 21 años, dedicándose de lleno a la investigación de fenómenos UFO entre 1991 y 1994. Es decir, mientras nosotros veíamos a Scully y Mulder corriendo por pasillos oscuros llevando sus legendarias linternas, buscando a la hermana abducida de Fox y discutiendo si creer en la existencia alienígena con una Scully racional y escéptica y un Mulder apasionadamente creyente, una oficina británica se pasaba el día investigando casos de este tipo.

En 2018, el gobierno británico desveló al público algunos de esos archivos hasta entonces secretos y fue entonces cuando supimos de la existencia del Mulder real. Durante aquellos años 90, Nick Pope lideró el proyecto UFO del Ministerio de Defensa y su trabajo era “investigar avistamientos y determinar si eran de significancia para el departamento” dijo en una entrevista a The Mirror hace dos años.

Esta especie de unidad dedicada a expedientes “x” comenzó cuando Pope asumió el puesto, coincidiendo en el tiempo con el nacimiento de la serie. El hombre, que a sus 54 años ahora es escritor e investigador de casos extraterrestres, aseguró entonces que la gente solía silbarle o tararear la famosa canción de apertura de la serie por los pasillos de la oficina, y solían llamarlo “Spooky”, el mismo apodo que llevaba Fox Mulder. Sin embargo, él siempre se lo tomó con buen humor asegurando que incluso era “halagador”.

“Absolutamente hubo similitudes” reveló al compararse con Mulder. Éramos un programa del gobierno observando fenómenos ovni, y por eso mismo nos veíamos atraídos a cualquier cosa extraña o maravillosa que era reportada [a las autoridades] porque no había ningún otro lugar en el gobierno que tomara ese tipo de informes”.

Y así como Fox Mulder terminaba investigando casos paranormales de todo tipo, lo mismo le pasaba a Nick. Desde gente diciendo haber visto platillos voladores a situaciones extrañas como gente informando de “abducciones extraterrestres o círculos en los campos de cultivo” a “fantasmas en bases militares”.

¡Podía ser cualquier cosa!” explicaba. “Hay un paralelismo directo [con Expediente X]. Éramos la unidad de Expedientes X de la vida real. Aunque no íbamos corriendo con armas y linternas, y lamentablemente, no tuve una Scully”.

Es decir, el parecido es evidente y no puedo evitar imaginar cómo habría sido nuestra experiencia desde casa si hubiéramos sabido de la existencia de esta unidad durante los años de éxito de la serie. ¡Seguramente habría añadido más realismo y terror!

Sin embargo, el trabajo de Pope y su equipo no era tan de campo como el de Mulder y Scully. Ellos trabajaban en conjunto con otros departamentos, como colegas de las fuerzas aéreas para poder rastrear con radares militares algunos de los supuestos avistamientos de ovnis. Y de esta manera pudieron explicar que “muchos avistamientos” tenían relación con aviones militares. Algo muy diferente a lo que vivían los agentes de la serie, siempre marginados por el propio FBI, trabajando en el sótano del edificio, en secreto y a escondidas de la mayoría.

En un artículo que escribió para BBC en 2016, explica que el trabajo era determinar si existía evidencia de alguna amenaza cuando investigaban cada caso. Es decir, pensaban más en descubrir "si eran rusos, que seres de Marte", dado que partían de la base que podría tratarse de aviones espías rusos o aviones nacionales de defensa haciendo pruebas para evaluar los sistemas de radares. Según explica, la posición del gobierno británico era la misma que la que tuvo la Fuerza Aérea estadounidense durante su propia investigación nacida en 1974 que luego se conoció como el Proyecto Libro Azul (una serie de estudios sobre ovnis que estuvo activo hasta diciembre de 1969 y cuyo objetivo era determinar si los ovnis eran una amenaza para la seguridad nacional de EEUU. Es el único estudio del tema que se hizo público en el país).

Su trabajo diario se centraba en investigar testigos, revisar grabaciones de radares, analizar fotos y vídeos (si los tenían, dado que todavía no existían los móviles). "No era tan glamuroso como en las películas de ciencia ficción" recuerda. "Era menos Hombres de negro y más Hombres de gris".

Afirma que durante sus años en el departamento recibían entre 200 y 300 casos de avistamientos al año, y muchas veces debían ser cuidadosos dado que la explicación estaba relacionada con “prototipos, aviones o drones secretos”. Sin embargo, reconoce que había algunos casos que no podían explicar o que estaban muy cerca de confirmar vida extraterrestre. Es más, afirma que de los 12.000 avistamientos investigados por entonces, el 5% sigue sin tener explicación.

En su experiencia, el caso que más recuerda es la ola de avistamientos masivos que vivió Reino Unido durante 6 horas entre el 30 y 31 de marzo de 1993. “Muchos de los testigos eran policías, personal militar y ciudadanos” que dicen haber visto cómo las estrellas iban desapareciendo para ser cubiertas “por una nave triangular enorme” que pasó de moverse muy lentamente a acelerar hacia el horizonte “en un instante”.

Sin duda, una imagen que vimos en la serie infinidad de veces.

Pope afirma que “comenzó en la unidad como Scully, pero terminó como Mulder”. No sabía mucho del misterio UFO” admitía, asegurando que tomó el puesto como si fuera “cualquier otro trabajo gubernamental”. Tras años leyendo e investigando informes extraños, cree que si bien algunos testigos pueden estar influenciados por lo que ven en el género de ciencia ficción, también es consciente que Chris Carter investigó casos reales para algunos episodios, y se pregunta “¿el arte imita a la vida o la vida imita al arte?”

Pope afirma que sí existen archivos secretos, pero que el público debe recordar que se están haciendo públicos poco a poco. En el caso de Reino Unido, el mismo ministerio para el que trabajó “desclasificó y publicó alrededor de 60.000 páginas de documentos relacionados con ovnis, algunos de los cuales eran clasificados por entonces como secretos”.

Tras muchos años de investigación, él sabe qué le preguntaría a los alienígenas si existieran de verdad: “¿Cuál es la amenaza? ¿Son conquistadores, científicos o antropólogos? El peligro biológico es la primera pregunta crucial. Pero lo que a mí más me interesaría es su ciencia o tecnología. Ellos serían maestros en viajes interestelares ¡es un salto fenomenal!” explicaba hace dos años. “¿Qué tienen para compartir con nosotros” Esa es la pregunta real”.

Nick Pope investigó los informes durante varios años, pasando luego a otros departamentos del Ministerio de Defensa y más tarde continuó con su investigación de forma privada, trabajando en la actualidad como comentarista y periodista en temas relacionados con lo inexplicable y teorías conspiratorias (en su página web oficial dice que es “el experto mundial en ellas”). Además de haber escrito su autobiografía -Open Skies, Closed Minds- en 1996 donde describe su experiencia investigando el fenómeno UFO y la política con que el gobierno que le rodeaba por entonces trataba el tema. Desde entonces ha escrito otros libros similares y dos novelas de ficción, mientras que en 2009 el gobierno británico decidió que ya no investigaría avistamientos.

Nick Pope se mantiene muy activo en redes sociales, promocionando las películas de ciencia ficción con las que colabora y compartiendo información relacionada al fenómeno ovni y la política.

Más historias que te pueden interesar:

Fuentes: NickPope.net; The Mirror; BBC; Telegraph; BBC

Imagen: David Duchovny en 'Expediente X' (Fox); Twitter.com/nickpopemod/

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente