Sergio Ramos, un capitán inestable para un Real Madrid desequilibrado

Sergio Ramos se marcha expulsado tras derribar a Gabriel Jesús. (Foto David Ramos/Getty Images)

Descontrolado, desequilibrado e inmaduro. El Real Madrid se tambaleó al primer golpe que recibió ante el Manchester City y acabó perdiendo un partido cuando lo tenía todo de cara para ganarlo. En el transcurso del 1-0 al 1-2, un hombre destinado a aportar ese grado de jerarquía necesario para controlar el partido, Sergio Ramos, decidió volarlo por los aires con dos fallos claves en los momentos más exigentes. Un fenómeno que no es un nuevo para el futbolista más expulsado en la historia de la Liga, la Champions League y el Real Madrid.

En este sentido, no hay gol en contra del Real Madrid en el que Sergio Ramos no falle. Ya sea por posicionamiento incorrecto, falta de concentración, impulsividad, duelo individual perdido o cualquier otro motivo que se preste para que el de Camas quede expuesto en la fotografía del tanto. Junto a Daniel Carvajal, los dos defensas blancos representan el mayor punto débil de una zaga que, ante la falta de dinamita, había encontrado en la portería a cero su mejor argumento competitivo.

Un hecho que ya ha caído en apenas dos semanas y donde tanto Ramos como Carvajal han participado de forma directa para mermar a un equipo que empezaba a despegar. De esta guisa, sus fallos ante el Manchester City de Pep Guardiola ilustran la paupérrima temporada que está realizando el capitán del Real Madrid. Una figura que, por cierto, estuvo a punto de abandonar la identidad de La Castellana rumbo a China en un pulso con el presidente.

Así, el 1-1 de Gabriel Jesús es paradigmático de la falta de solidez defensiva que muestra el central blanco. Ramos pierde a su referencia dentro del área pequeña al quedarse distraído mirando el desarrollo de la jugada en banda y cuando quiere rectificar, el atacante del Manchester City ya le ha ganado la posición para conectar un potente remate y superar a Courtois. Unas décimas de segundo que pueden marcar la eliminatoria.

En el caso de la expulsión, la situación no fue creada por el central blanco, pero Ramos tampoco pudo evitar una acción manifiesta de gol y tuvo que derribar a Gabriel Jesús con un agarrón que en ningún caso buscaba recuperar el balón. Como en la eliminación que sufrió el Madrid la temporada pasada ante el Ajax de Amsterdam, el club merengue deberá afrontar la vuelta sin el que, a priori, debería ser su figura más importante sobre el verde.

En definitiva, el rendimiento de Sergio Ramos en la temporada 2019/20 está muy alejado del que debería ofrecer un capitán de su supuesta jerarquía y determinación. No solo no está guiando al Real Madrid hacia una nueva era en un proyecto que empieza a andar, si no que está restando la solidez defensiva que había conseguido en las últimas semanas y lo ha trasladado a la Copa de Europa.

Más historias que te pueden interesar: