Sergio Dalma, por encima del bien y del mal

·4 min de lectura
Sergio Dalma durante un concierto. (Getty Images)
Sergio Dalma durante un concierto. (Getty Images)

No hay nada más efectivo que un desliz viral para reconocer una imprudencia y pedir disculpas. Sergio Dalma se dejó llevar por la euforia el lunes en Murcia durante su concierto dentro del programa Las Noches del Malecón. Su actuación fue suspendida porque incitó a los asistentes a incumplir con el protocolo anti covid de la organización. Los medios se hicieron eco y el artista español se convirtió en tendencia. No le quedó más remedio que pedir perdón en un mensaje escrito donde le dio tiempo a disculparse, a medio justificar las razones por las que le dijo al público: “vamos a interrumpir el concierto cada vez que les hagan sentarse”, y a excusarse de nuevo.

En el texto que publicó en Twitter, Dalma podría haber reconocido lo difícil que están siendo las cosas en el mundo de la cultura y su gremio, pero se centró en lo complicados que son estos tiempos para él y los suyos debido a la pandemia.

“Soy un artista que ha retomado una gira tras casi dos años de parón por esta horrible situación, con un protocolo exhaustivo anti covid para todo el equipo y para mí mismo”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Quizás se le pasó decir que es un artista privilegiado que llena aforos, algo que no todos los músicos consiguen, y no hubiera estado de más mostrar un poquito de gratitud por tener la oportunidad de ofrecer un bolo en estas circunstancias, cuando en España se han contagiado casi 60.000 personas desde el viernes. Las maneras de Dalma pusieron en jaque a la organización del evento, que también ha sufrido la pandemia, se han dejado la piel para que todo salga bien y actuaron con ejemplaridad; pero también puso en una situación comprometida a sus fans en cuestión de prudencia, de salud y de bolsillo. No toca entrar a valorar el que uno se contagie más o menos estando en pie o sentado, se trata de una cuestión distinta, de entender que los protocolos están para la seguridad de los asistentes y para garantizar un espectáculo que hace un año no pudo celebrarse. Cuántos músicos sueñan con estar en una posición que quizás Dalma da por sentado.

Y así, durante un instante, el intérprete de “Bailar Pegados” estuvo por encima del bien y del mal, eso sí, como ciudadano modelo que se ha vacunado, que no es negacionista y que hasta ese momento había cumplido a rajatabla con todas las normas anti covid, según afirmó en el comunicado. Bienvenido al club del 57,5 por ciento de españoles que se han puesto la dosis completa y de los millones que se han tenido que sacrificar durante tanto tiempo. Por no hablar de las víctimas del virus, de sus familiares o de aquellos que fueron a su concierto mientras se enfrentaban al miedo a contagiarse.

Dalma se equivocó, y aunque pidió disculpas, mucha gente no le perdona la irresponsabilidad de su bolo interrumpido en Murcia, en poner en riesgo a sus fans y al sector, pero sobre todo, el haber estado tan alejado de la realidad, aunque solo fuera durante un instante.

También hay quien ha aplaudido sus disculpas, otros que orientan su hartazgo ante las restricciones a defender la actitud de Dalma e incluso los hay que hablan de libertad y querrían que otros artistas hicieran lo mismo. El intérprete español ha provocado multitud de reacciones tras una actitud vergonzosa y problemática en muchos sentidos, incluso para lo que más le importa a juzgar por las disculpas: su imagen.

Más historias que también te pueden interesar:

El drama de dos gemelos con Covid que burlaron la ley

La falta de humanidad hacia el 72% de ’negacionistas’ en la UCI

Brote de coronavirus en Mallorca: crónica de un desastre nacional en cadena

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente