Serena Williams tardó toda una noche en peinarse para la boda de Harry y Meghan

·1 min de lectura
Serena Williams con su esposo Alexis Ohanian en la boda de Harry y Meghan credit:Bang Showbiz
Serena Williams con su esposo Alexis Ohanian en la boda de Harry y Meghan credit:Bang Showbiz

Antes de que todo se torciera y la pareja abandonara la monarquía británica, el enlace de Harry y Meghan se vivió en 2018 como un acontecimiento que representaba la aparente modernización de una institución tan reacia al cambio.

Lo que la diferenció de otras bodas reales fue que reunió en un mismo lugar a miembros de la aristocracia británica que habían sido invitados por parte del novio con los amigos famosos de la novia, que volaron principalmente desde Los Ángeles para la ocasión.

Serena Williams pertenecía a este último grupo. Aunque siempre se ha puesto en entredicho lo unidas que estaban realmente las dos mujeres antes de que trascendiera la relación de Meghan con el príncipe Harry, lo importante es que la tenista no quiso perderse la ocasión y aprovechó para desafiar los cánones de belleza más anticuados ciñéndose al protocolo, pero llevándolo a su terreno.

"Lo más icónico de este look es que me dije a mí misma: 'Es un enlace de la realeza, y tengo claro que voy a llevar trenzas'", ha confesado en una nueva entrevista a Vogue.

Hicieron falta tres personas para trenzarle el pelo y recogerlo en una coleta alta que le llegaba hasta los muslos antes de añadir un tocado a juego con su vestido rosa de Versace para cumplir con la tradición en los eventos de día.

"Estaba tan cansada que decidí irme a dormir. Así que me tumbé y las chicas siguieron trenzando hasta la mañana siguiente, cuando por fin terminaron. Fue un proceso muy largo, pero mereció la pena, sin duda", ha opinado.