Ser bisexual: la experiencia de Dulceida

·3 min de lectura
Photo credit: Hearst Owned
Photo credit: Hearst Owned

Mientras preparábamos esta campaña de vídeos bajo el ‘claim’ Abrimos el Melón, y en el contexto del Orgullo LGTB+, Aida Domènech estaba terminando el rodaje de su documental ‘Dulceida al desnudo’, que podrá verse en Amazon Prime. Eso significaba que tenía muy poco tiempo. O sea, casi nada. Su agenda estaba ‘on fire’. Nos mandamos mil mensajes con su agencia de representantes. No conseguíamos cuadrar fecha y cuando al fin, consiguió un rato libre, no daba tiempo a hacerle el pelo. Pero el compromiso de Aida no tiene ni un miligramo de postureo. Es tan real como esa sonrisa que se trajo a la sesión de fotos. Y su peinado, se lo hizo ella misma. “Porque lo de verdad importante”, dijo, “es estar aquí”.

Por eso, Aida Domènech, Dulceida, es un referente para el colectivo LGTB+, y para todas nosotras, porque fue una valiente pionera que se declaró bisexual en un momento en que pocas personas conocidas lo hacían. Aquello fue MUY importante para mucha gente, sobre todo para la más joven. Ella lo recuerda como fue, lo pensaste mucho, tenías miedo, dudas… ¿y cómo te sentiste después de contarlo?

Este año ha sido pregonera y emblema en el Pride de Barcelona, “¡Bollo Mami me encanta!”, dice con una sonrisa gloriosa y reconoce que para ella, “lo más bonito de la lucha por el colectivo es que creo que las persona que estamos ahí tenemos a lo mejor un papel importante en ese sentido en las redes sociales, no lo hacemos expresamente. Es la realidad de nuestras vidas, lo que para nosotros es normal y natural, que lo debería de ser para todo el mundo. Entonces yo creo que ahí está el punto de mostrar al final a quien quieres, lo libre que eres, ayuda a mucha gente”.

Photo credit: Hearst Owned
Photo credit: Hearst Owned

Sobre el ‘haterismo’ que se vive en las redes –y desgraciadamente cada vez más en el mundo real–, Aida asegura que “por suerte, he recibido muy poco ‘hate’ refiriéndose a mi condición sexual. He recibido los típicos insultos ‘lesbiana de mierda’ y cosas así, que para mí eso no es un insulto. O me ha dicho ‘no puedes ser bisexual’, te tiene que gustar una cosa u otra. Pero nunca me he sentido muy atacada por ello y, de verdad, me afecta cero porque creo que el problema lo tienen ellos”.

Además de contarnos cómo fue cuando se dio cuenta de que era bisexual, la ‘influencer’ y empresaria nos explica que, “cuando eres bisexual, siempre está la pregunta de, pero algo te tiene que gustar más, ¿qué te gustan más, los hombres o las mujeres? Al final creo que es lo que menos se entiende porque tienes que ser o lesbiana o gay, y no tienes por qué”. Además, puntualiza que “en las mujeres está más normalizado. Vale, eres bisexual. Pero, en los chicos, no. Si te gustan los chicos, eres gay. Cuando podrías ser bisexual perfectamente, pero siempre hay ese juzgar por juzgar. Es lo más machacado. Y no, además es maravilloso, que te guste lo que te gusta en ese momento, y ya está”.

Por eso, si una amiga o amigo te cuenta que es bi, ella sugiere que “la reacción tiene que ser la misma que si voy a una amiga y le digo, oye me gusta un chico. Y ya está. Normalidad. Que es lo que mucha gente no le da al colectivo y somos personas normales, no somos ni extraterrestres, ni estamos enfermos, ni nada de eso. Somos personas que somos muy libres y lo maravilloso es que te guste lo que te guste. Sin más”. ¡Gracias por ser y por estar, Dulceida!

También te puede interesar...

VIDEO: El Gobierno ratifica el proyecto que permite cambio de sexo desde los 12 años

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente