Septiembre mola mucho: beneficios de cogerte las vacaciones en este mes del año

Por Silvia Ruiz de la Prada
Photo credit: Getty Images

From Harper's BAZAAR

Sabemos que las vacaciones de verano por excelencia han sido de toda la vida las de julio y agosto. Pero, ¿quién dijo que cogerlas en septiembre no era un buen momento? Si este año te han tocado en ese mes, deja de lamentarte y empieza a ver el lado bueno de las cosas. Porque un sinfín de planes, viajes y experiencias te están esperando a la vuelta de la esquina donde los días aún son largos y las temperaturas cálidas.

Desde Harper's Bazaar solo se nos ocurren aspectos positivos para tomarte tu merecido descanso en este mes del año y aquí te damos una lista de razones para que tú empieces a pensar lo mismo. ¡SEPTIEMBRE MOLA MUCHO!

1. No vivirás el síndrome posvacacional que tanto caracteriza este mes y que atormenta a casi todo el mundo a la vuelta. Porque TÚ estás de vacaciones y el resto no. Eso sí, prepárate porque quizá a ti te llegue en octubre, pero eso ya vendrá.

2. Por mucho que la gente piense lo contrario, en septiembre sigue haciendo calor por lo que no excluyas la playa de tus planes. Lo bueno que es que no te abrasarás como en julio y agosto porque las temperaturas suelen ser algo más bajas, además de que el enclave en cuestión estará mucho más tranquilo y sin aglomeraciones de gente. ¿Las Baleares en agosto o septiembre? ¡No hace falta decir por cuál has de decantarte!

3. Pero si ya no puedes más con el calor, en el norte de España o de Europa te están esperando con temperaturas inferiores a los 20 grados para que saques del armario tus chaquetas, pantalones largos y suéteres. Una escapada a Galicia, País Vasco, Berlín, Polonia o Finlandia...

4. ¿Vacaciones en la ciudad? También es una buena opción. Podrás sacar tu lado más 'cultureta' visitando museos o exposiciones. Además de que en las cenas de reencuentro con tus amigas te podrás liar hasta tarde porque... AL DÍA SIGUIENTE NO TE VA A SONAR EL DESPERTADOR.

5. Serás la envidia de todo tu feed de Instagram. Mientras todos estén con su depresión posvacacional a base de #tbt, #throwbacks, #latergram o caritas tristes, tu estarás subiendo entre una o dos fotografías diarias en el monumento, playa, paisaje, restaurante o ciudad de turno. Y el resto llorando en la oficina.

Photo credit: Giphy

6. Cuando estés de vuelta en el trabajo, tus compañeros ya habrán perdido su moreno (o estarán en proceso de hacerlo). Mientras que tú estarás...¡MORENAZA!

7. Ahorrarás. ¿Cansada de pagar un pastizal por una copa en el chiringuito de turno, por el hotel tan cuqui en el que te querías alojar o por el billete de avión para tus vacaciones de ensueño? Di 'adiós' a la temporada alta y da la bienvenida a la temporada baja. Mejores servicios, mayor atención, precios reducidos y por una mejor calidad del producto. No suena mal, ¿verdad?

8. Es más probable que encuentres ofertas de última hora, también denominados 'chollazos'.

Photo credit: Giphy

9. Only adults. O en otras palabras los más pequeños empiezan el colegio en septiembre por lo que no te encontrarás con ellos en tus merecidos días de descanso. Nada de gritos, croquetas en la arena, castillos, peleas de agua y demás estorbos. Si lo tuyo no son los niños, claro.

Photo credit: Giphy

10. Adiós a la operación salida. Ya sea por tierra, mar o aire. No tendrás que aguantar infinitas colas de facturación en el aeropuerto o atascos de horas que te amargarán el principio o final de tus vacaciones. ¡Tendrás vía libre!

11. ¿Nos vamos de festival? Quien dijo que lo festivales se acababan al llegar septiembre estaban muy equivocados. Desde la Burning Man en Nevada, el festival Gigante en Guadalajara, el DCODE en Madrid o el Granada Sound en Granada. Estas son solo algunas de las opciones del panorama musical tanto nacional como internacional. ¡Para todos los gustos y edades!

12. Agosto lo pasarás tan tranquila en la ciudad, desde sitios en las terrazas, la piscina municipal sin agobios, cero atascos, cenas sin reserva, aparcamiento en la puerta de tu casa...¡todo son ventajas!

13. La oficina para ti sola. Despídete de los atascos para llegar al trabajo o de no encontrar asiento en el metro. La ciudad es tuya y la oficina también. No tendrás que poner buena cara ante tu jefe, harás tu trabajo sin agobios e incluso podrás ser un poco menos productivo de lo normal. Total, no habrá nadie para controlarte.

Photo credit: Giphy

14. Disfrutarás julio y agosto de la jornada intensiva laboral. Mientras que en septiembre tus compañeros volverán a la jornada normal pero TÚ NO porque estás de VACACIONES.

15. Después de tus semanas de descanso tendrás a la vuelta de la esquina el puente de octubre. Y luego el de todos los santos, alguna fiesta local, el puente de la Inmaculada y ya las fiestas de NAVIDAD. 🙌

¿Necesitas más razones para cogerte septiembre de vacaciones?