Sepsis: las señales que indican que podrías estar sufriendo un fallo multiorgánico

Es una de las afecciones médicas más extendidas por el mundo pero hay muy poca conciencia al respecto. De hecho, cada 3,5 segundos alguien muere de sepsis. Así se manifiesta

¿Presión sanguínea baja, manos y pies fríos? Podría ser sepsis, una infección de la sangre difícil de diagnosticar debido a síntomas no específicos y la ausencia de fiebre en algunos casos. (Foto: Getty)

La sepsis afecta al menos a 30 millones de personas anualmente alrededor del mundo, provocando el fallecimiento de 7 a 9 millones de ellas.

A día de hoy, la sepsis sigue siendo un problema de salud global en la mayor parte de las unidades de cuidados intensivos. El número de casos anuales de sepsis en España es de 50.000 (17.000 defunciones).

A menudo referida como ‘envenenamiento de la sangre’; la sepsis es la afección potencialmente mortal que surge cuando la respuesta del cuerpo a una infección daña a sus propios tejidos y órganos.

Con frecuencia se confunde con otras afecciones en sus primeras etapas, con un reconocimiento tardío de los signos y síntomas, puede conducir rápidamente a un fallo orgánico y en última instancia a la muerte.

En la mayoría de las personas, las infecciones no provocan septicemia. Sin embargo, algunas veces, las bacterias se propagan al torrente circulatorio (bacteriemia) y posteriormente puede desarrollarse septicemia. (Foto: Getty)

Sin embargo, según la Alianza Global contra la Sepsis (GSA) y la Organización Mundial de la Salud, las muertes por sepsis se pueden reducir en un 20 por ciento mediante la acción Global.

Una iniciativa mundial que centra esfuerzos en lograr el reconocimiento temprano de la sepsis y el inicio rápido de los tratamientos, la mejor estrategia para incrementar la supervivencia de los pacientes.

Por eso, con motivo del Día Mundial de la Sepsis, la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) ha querido rendir homenaje a los supervivientes de la sepsis, una enfermedad que provoca una muerte cada 3,5 segundos.

“La sepsis debe tratarse como una emergencia: cada retraso en la administración de antimicrobianos y otras medidas aumenta la tasa de mortalidad por hora”, señala el profesor Dr. Konrad Reinhart, presidente de la GSA y profesor del Centro de Control y Atención de Sepsis en el Hospital Universitario Jena y Charité Berlín, Alemania.

“La sepsis es el camino final común hacia la muerte de la mayoría de las enfermedades infecciosas en todo el mundo, como neumonía, ébola, malaria e influenza. Todas las naciones deben intensificar sus esfuerzos para frenar la prevalencia de esta condición mortal”, añade el experto.

Para tratar la sepsis, se proporcionan antibióticos de inmediato, y a las personas con choque séptico se les administran oxígeno y líquidos por vía intravenosa y, a veces, fármacos para aumentar la presión arterial. (Foto: Getty)

“Cada hora que pasa sin identificarse aumenta el riesgo de muerte un 10 por ciento”, apunta

Por eso, en el Día Mundial de la Sepsis, que se celebra hoy 13 de septiembre, la GSA y sus organizaciones miembros insta a todos los sistemas de salud, responsables políticos, trabajadores de la salud y la sociedad en general a desarrollar un esfuerzo concertado para la prevención, diagnóstico y tratamiento para salvar vidas.

En qué consiste

Por lo general, la respuesta del organismo ante la infección se limita a la zona infectada. Pero en la septicemia, la respuesta a la infección se generaliza a todo el organismo, una evolución conocida como ‘respuesta sistémica’.

La sepsis se produce, por tanto, cuando la respuesta inmune del huésped se descontrola frente a una infección, poniendo en serio riesgo la vida del paciente.

Ante esta situación, la respuesta exacerbada del organismo frente a la infección puede conducir a la progresión de la sepsis a choque séptico, desembocando en un fallo multiorgánico y en una mayor mortalidad.

Sus síntomas incluyen alerta mental reducida, confusión, agitación, escalofríos, fiebre, náuseas, vómitos y diarrea en presencia de infección. Suele ir acompañada de disfunción orgánica única o múltiple que, con frecuencia, conduce al fallo orgánico y a la muerte.

Signos tempranos

En un primer momento, se presenta un aumento (en algunos casos disminución) de la temperatura corporal, acompañado a veces de escalofríos con estremecimientos y debilidad.

A medida que la septicemia empeora, el corazón late con más intensidad (el pulso es rápido y fuerte), la respiración se vuelve más rápida, se entra en un estado de confusión mental y la presión sanguínea disminuye.

Es decir, la sepsis es un síndrome caracterizado por una respuesta sistémica arrolladora del cuerpo a la infección. Prolongada en el tiempo, dicha respuesta negativa del organismo puede derivar en shock séptico, que entre el 30-50 por ciento de los casos, produce la muerte de los pacientes.

Pero antes de llegar a este punto el cuerpo lanza avisos: La piel se vuelve caliente y enrojecida, y disminuyen la cantidad y la frecuencia de la excreción de orina y la presión sanguínea desciende.

Todo esto puede hacer que la persona que sufre sepsis ‘desvarie’ y empiece a decir cosas sin sentido. La fiebre no siempre aparece pero hay otras señales como heridas, manchas, ampollas o franja rojas por el cuerpo, por ejemplo, en el brazo, el codo o las manos. Incluso puede surgir una línea roja que va desde la herida a lo largo de la vena, tal y como le pasó recientemente a un niño de 8 años. Su madre decidió compartir la historia de su hijo en Facebook para advertir a otros padres de los primeros signos de sepsis, y para resaltar la importante que es acudir a urgencias cuanto antes para superar este grave episodio.

Según va avanzando la septicemia, la piel se vuelve fría, pálida y moteada o azulada a causa de la disminución del flujo sanguíneo, que causa la muerte de los tejidos, incluidos los de órganos vitales (como el intestino) y provoca ampollas con burbujas de gas y gangrenea. (Foto: Getty)

Especialmente grave en niños y ancianos

Es un problema muy grave y multifactorial, de difícil diagnóstico, y que se centra en los grupos poblacionales más vulnerables. Es decir, es más frecuente que el shock séptico aparezca en pacientes con el sistema inmunitario alterado como los bebés, los ancianos o las personas con inmunodepresión (como los enfermos crónicos).

n este sentido, el vicepresidente de la GSA Niranjan Kissoon, profesor de pediatría de la Universidad de Columbia Británica y director médico ejecutivo de Salud Global, apunta que “es imperativo que la sepsis sea una prioridad de salud infantil en todas las naciones debido a la persistencia y desproporción de la sepsis como carga social y económica que inflige a los bebés y niños.”

Entre los objetivo marcados para este año destacan: Aumentar la supervivencia a la sepsis para recién nacidos, niños y adultos en todos los países a través de la promoción y adopción de sistemas de reconocimiento temprano y tratamiento de emergencia estandarizado.

Nueva herramienta de diagnóstico

HistShock, el kit para combatir el “shock séptico”, diseñado por investigadores valencianos, ha sido uno de los últimos avances médicos. Tiene en tramitación la patente europea y permitirá reducir el impacto mortal de unos episodios que provocan más de 5.000.000 de muertes en el mundo cada año.

Pautas para mejorar el tratamiento

  • Mejorar la comprensión y la conciencia pública y profesional de la sepsis.

  • Que la sepsis se convierta en una palabra de “uso común” y “familiarizada”.

  • Aumentar las expectativas de las familias que reciben atención.

  • Reducir cualquier demora en la atención.

Además, los profesionales señalan que es importante monitorear el tiempo que tardan los pacientes con sepsis en recibir intervenciones estandarizadas, antimicrobianos y líquidos intravenosos. Así como contar con un seguimiento e informe de las tasas de supervivencia por sepsis, por medio de registros a nivel nacional e internacional.

¿Conocías los signos de esta infección? ¿Has sufrido un shock séptico y lo has superado? Comparte tu experiencia

También puede interesarte:

Hepatitis C: el nuevo plan para 'llegar' a las personas que desconocen la enfermedad

Las infecciones que contraerás si abusas de los antibióticos