Cuando la sentencia de muerte te llega por vídeoconferencia de Zoom

Si estos días estás trabajando desde casa por culpa de la pandemia del coronavirus, es probable que estés usando Zoom (ZM). Pero esta herramienta sirve para mucho más que para mantener reuniones a distancia. También puede servir para impartir justicia. Incluso la justicia más despiadada. Como ha ocurrido en Singapur.

El Tribunal Supremo de Singapur ha condenado a muerte a un hombre a través del video chat de Zoom el pasado viernes, según un informa el medio Strait Times. Se cree que es la segunda vez que se dicta una sentencia de muerte este año a través de este servicio de videollamada, que ha visto un aumento dramático en el uso desde que comenzó la pandemia mundial de coronavirus a principios de este año.

Singapur se ha convertido en el pionero, pero no de algo precisamente para sentirse orgulloso. Sus tribunales ya sentencian a muerte con videollamadas. Foto ilustrativa de una prisión de Getty Image.

El condenado es Punithan Genasan, un ciudadano de Malasia de 37 años, que fue condenado a muerte en la horca por hacer negocios con dos narcotraficantes en 2011. Genasan fue extraditado a Singapur en 2016 por ser "cómplice en el tráfico", como dijo el Strait Times y ayudó a organizar un acuerdo que involucraba aproximadamente 28.5 gramos de heroína. Genasan ha negado todos los cargos en su contra.

Singapur, una ciudad-estado de más de 5 millones de personas con una política de tolerancia cero para las drogas, es una de las pocas jurisdicciones ricas del mundo que aún continúa con la práctica de la pena capital. Japón y EE. UU. También siguen promulgando la pena de muerte, algo que se ha abolido en la mayoría de los países ricos. Singapur informó cuatro ejecuciones en 2019 y 13 ejecuciones en 2018, según Amnistía Internacional.

No está claro si sentenciar a alguien a muerte va en contra de los términos de servicio de Zoom, en los que se prohíbe conductas como desnudos. En Estados Unidos, por ejemplo, se está experimentando actualmente con su primer juicio con jurado por Zoom.

Algunos grupos de derechos humanos están comprensiblemente molestos por el caso en Singapur. "La pena de muerte es intrínsecamente cruel e inhumana, y el uso de tecnología remota de Singapur como Zoom para condenar a muerte a un hombre lo hace aún más", dijo Phil Robertson, subdirector de Human Rights Watch en Asia., en declaraciones concedidas a Gizmodo.

"Singapur trata de ocultar del mundo que ejecuta a decenas de personas cada año, pero al sentenciar remotamente a un hombre a morir en este caso, han vuelto a llamar la atención sobre sus prácticas inherentes a la violación de derechos".

El juez del Tribunal Superior de Singapur, Chan Seng Onn, fue el que anunció oficialmente la pena de muerte para Genasan por una llamada de Zoom, según el Strait Times, un juez que, según los informes, creía en el testimonio de los otros dos hombres acusados ​​en el caso, V. Shanmugam Veloo de Malasia y Mohd Suief Ismail de Singapur. Shanmugam fue previamente sentenciado a cadena perpetua y 15 latigazos con un bastón, mientras que Suief fue condenado a muerte.

"Para la seguridad de todos los involucrados en los procedimientos, la audiencia para el Fiscal Público v Punithan A / L Genasan se realizó por videoconferencia", dijo a Reuters un portavoz de la Corte Suprema de Singapur.

El extraño caso de Singapur es la primera sentencia de muerte dictada por video chat en la ciudad-estado, pero es al menos la segunda vez que se aplica una pena de muerte a un preso a través de Zoom. Un hombre en Nigeria fue sentenciado a muerte colgado a principios de este mes en Lagos por presuntamente matar a una mujer de 76 años.

En los últimos días también hemos conocido el caso de Uber, cuya CEO despidió a 3.500 personas a través de una videollamada simultánea de Zoom que duró 3 minutos. Desde luego, corren malos tiempos para los trabajadores.

Más historias que te pueden interesar:

Los 6 problemas más comunes de Zoom en una videoconferencia

Cómo ayudó el coronavirus a que este hombre gane 4.000 millones de dólares en tres meses