Señales para detectar si tu hijo es víctima del bullying en la escuela

Texto: Bárbara Asnaghi

Los más chicos muchas veces no saben cómo comunicar lo que les está pasando. Quizás sientan culpa, tristeza o miedo, y oculten acosos y maltratos que puedan estar sufriendo en la escuela. Conoce las señales que podrían alertarte de que está siendo víctima de bullying.

Tu hijo podría ser víctima de bullying. – Foto: Image Source/Getty Images

A qué se le llama ‘bullying’

Esta conducta se da cuando se producen daños físicos, verbales o psicológicos contra alguien, de forma intencional, señala el sitio KidsHealth, de la Fundación Nemours. La gravedad de estas conductas puede ir desde golpes, empujones, llamar por apodos al otro, amenazarlo, burlarse y hasta quitarle dinero y posesiones.

Algunos niños, incluso, pueden practicar bullying haciendo circular rumores acerca de otros o usar redes sociales o mensajes electrónicos para herir sus sentimientos. Sea cual sea el método y el motivo, es importante que detectes algunas señales de que tu hijo está sufriendo esta cruel práctica.

Señales de que está siendo acosado

Lo más importante para detectar que tu hijo está siendo víctima de bullying escolar, es notar los cambios de conducta que tiene, según explica el sitio web gubernamental StopBullying. Sin embargo, debes tener en cuenta que, quizás, no todos los niños que son acosados manifiestan señales de alerta.

Algunas de ellas podrían ser:

  • Llega a casa con lesiones inexplicables.
  • “Pierde” ropa o se le rompe, extravía libros, o elementos de valor como sus dispositivos electrónicos.
  • Tiene dolores de cabeza o estómago frecuentes, sensación de malestar o simula estar enfermo. 
  • Experimenta cambios en sus hábitos alimentarios, como saltarse horarios de comidas o atracarse. Por ejemplo, podría llegar de la escuela con hambre porque no almorzó.
  • Tiene dificultad para conciliar el sueño o padece pesadillas frecuentes.
  • Sus calificaciones bajan, pierde el interés en las tareas escolares, o se niega a ir a la escuela.
  • Pierde a sus amigos repentinamente o desea evitar situaciones sociales.
  • Siente impotencia o disminuye su autoestima.
  • Manifiesta un comportamiento autodestructivo, como escaparse del hogar, autoinfligirse heridas o hablar de suicidio.

Por qué no piden ayuda

Muchos niños no podrían verbalizar a sus padres lo que les pasa por varias razones, señala el sitio mencionado. Una de ellas, es que el acoso escolar les generaría impotencia. A ellos les gustaría manejar la situación por su cuenta para así sentirse que están en control. A su vez, temerían ser vistos por los demás como débiles o chismosos, indica la fuente mencionada.

Por otro lado, pueden temer una represalia por parte del acosador. La experiencia de ser víctima de bullying podría ser muy humillante, y quizás tu hijo no quiera que sepas lo que otros dicen de él, aunque esto no sea verdad.

A su vez, podrían sentirse aislados socialmente, y pensar que no les importan a nadie o que nadie podría entender lo que les pasa. Todo esto, se mezclaría con temor de ser rechazados por sus pares.

Así que ya sabes, atiende las señales, y si conoces a alguien muy angustiado o en peligro, no ignores el problema. Busca ayuda cuanto antes.

@Barbaraine

También te puede interesar:
Lo que no debes decirle a quienes tienen un solo hijo
4 útiles técnicas para detener un berrinche