Lobo vuelve a ser delatado antes de entrar en un reality de Telecinco

·6 min de lectura

Parece que por fin empezamos a entender cuál es el misterio que se esconde detrás de la extraña relación entre Lobo y Lucía -y digo extraña porque pasaron de gritar su amor en redes sociales a silenciar una posible ruptura al volver de República Dominicana-. Aunque el primer avance en abierto de La última tentación este lunes en Telecinco dio algunas pistas, en realidad ha sido la actitud del catalán y algunas revelaciones de la gaditana lo que ha destapado la tormenta que se avecina, incluso antes de la emisión completa del programa. 

Unos gestos, unas miradas y unas palabras que delatan por completo lo que va a dar de sí el aullido de este personaje en las villas.

Fuente: Twitter.com/miteleplus
Fuente: Twitter.com/miteleplus

La primera pista de que algo no iba bien la dieron ellos solitos sin necesidad de decir nada. El verano en las redes para Lucía y Lobo ha sido diametralmente opuesto. Y es que, una cosa es mantener el secreto de lo que ha pasado en el programa evitando actuar o hablar más de la cuenta, y otra la ausencia extrema de complicidad, cariño y buen rollo entre ellos. Han pasado del todo a la nada en apenas días y, qué casualidad, justo tras su llegada del Caribe. Lo suyo, al menos a juzgar por lo que publican e indirectas varias, podría estar más que finiquitado. Con el arranque de La última tentación y, especialmente, su avance de próximos capítulos, la teoría que ronda nuestra cabeza parece más que confirmada. Al ver la carita de profundo dolor y decepción de Lucía llamando "cerdo" a quien suponemos es su novio en ese momento, no hace falta ser muy avispado para deducir que la traición se ha podido repetir.

Pero hay algo que Lobo hizo antes de que el programa arrancara finalmente en Mediaset que ha encendido las alarmas, y no precisamente las de la casa. No, no nos referimos a sus múltiples salidas nocturnas y vídeos varios con otras chicas en sus redes sociales después de su llegada del concurso (muy habituales en sus stories de Instagram). Sino, al primer video de presentación de Lobo y Lucía en el propio reality.

En él hay un dato muy revelador que demuestra claramente la falta de compromiso y entrega del ex de Marina. Un momento clave que casi, casi nos daba a entender la posible deslealtad que vendría después. Los dos contaban cómo se encontraban como pareja, supuestamente en su mejor momento, y lo que sentían el uno por el otro. Mientras Lucía se dejaba el alma y la voz asegurando lo enamoradísima que estaba de su chico, Lobo nos dejaba literalmente sin habla con su explicación. "Lucía ha sido un descubrimiento. La conexión con ella es increíble. No esperaba sentir algo así por una persona", dijo Isaac sin exponer sus sentimientos de manera explícita. Pero si eso es lo único que tienes que decir de la persona con la que vas a poner a prueba tu amor en este tipo de reality, mal empezamos.

Por otro lado, Lucía hacía hincapié que "en el corazón no se manda" mientras era rotundamente clara: "estoy enamorada, llevo ya tiempo así, enamorada de él desde hace mucho tiempo".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Más claro el agua. Ahí quien puso el corazón fue Lucía. Lobo, aunque no podía negar sus sentimientos bonitos hacia ella, se nota, al menos en mi percepción viendo el avance, que va otra vez a experimentar, divertirse y dejarse llevar. ¿Por qué se le le nota? Porque en el primer episodio y su adelanto volvimos a ver al Lobo de la tercera edición y su debate final. Todo eran risas pícaras, poses de modelo y gestos de lo más comedidos y aparentemente estudiados para la cámara. Parecía más interesado en quedar bien en la foto y que su barba estuviera impecable. Mucho besos pero pocas reacciones que transmitieran emociones. Si lo comparamos con las caras de preocupación y la mirada perdida de Lucía ante lo que podía avecinarse, la diferencia es brutal. 

De hecho, un día después del estreno del capítulo 0 del reality en MiTele Plus el pasado 23 de agosto, Lucía hizo una aparición en sus redes diciendo que una vez visto este adelanto entendía mucho más las cosas que se habían desencadenado después. Por supuesto no citó a Lobo pues tienen prohibido hacer spoilers, pero debió de percibir algo que hacía presagiar que aquello se iba a pique. Es cierto que tampoco se puede exigir al catalán una rectitud y perfección de la que jamás ha presumido ni tampoco ha querido tener. Siempre ha dejado claro que le gusta la vida, la aventura y el 'aquí y ahora', en eso no ha mentido nunca. La relación de ellos tal y como indican en este video de presentación llevaba apenas dos meses, así que esta experiencia tan atrevida o les unía o les separaba de forma radical.

Lo que pasa es que Lobo sigue haciendo demasiado derroche de sus aullidos. La diferencia en comportamientos la han vuelto a demostrar los dos en sus redes justo tras la emisión del programa 1 en Telecinco. Lucía compartía una cita muy poética que decía algo así como "hay cosas que se llevan su tiempo y otras que el tiempo se lleva", mientras Lobo compartía en sus historias de Instagram los comentarios halagadores hacía su persona. "Vuelve el vicio", leía uno de ellos. Bueno, eso y toda la ristra de salidas nocturnas y besos robados que llevamos viendo este mes de agosto en sus perfiles varios.

Dos posturas muy diferentes ante una situación que, a juzgar por estas primeras imágenes de lo que se viene, podría volver a ser traumática para la andaluza. No olvidemos que su primera entrega en la isla estuvo cargada de drama y dolor tras el apoteósico engaño de Manuel, su exnovio, con quien acudía a República Dominicana para poner a prueba su relación. La doble traición de él dejaron a Lucía destrozada, convirtiéndose en la gran víctima de esta tercera edición. 

Por eso, sabido y visto lo que lloró, sería hiriente que Lobo, testigo en primera persona de todo ese sufrimiento, hubiera sido capaz de repetir esta historia. No vamos a adelantar acontecimientos porque todavía no hay nada dicho, tan solo son suposiciones, pero las primeras pistas salidas del avance parecen determinantes.

Este martes le toca el turno a los exes y tentadores. Sus presentaciones son decisivas para conocer un poquito más lo que viene en camino. Especialmente con Marina y Manuel en primer plano. Todas las historias de esta edición especial despiertan un gran interés, pero la de Lucía y Lobo las supera a todos por cómo nació su 'amor'. Lo que parecía una amistad pura e inocente acabó siendo una relación de lo más apasionada que dejó a Marina compuesta y sin su novio. Ella había dejado a su ex, Jesús, para estar con el catalán, pero se dio la vuelta a la tortilla y la que supuestamente era su amiga se lo llevó al huerto. En definitiva, una auténtico guión de telenovela que supera la ficción con creces. 

Con las imágenes de Lobo pasándoselo pipa en la villa una vez más, riéndose de forma muy cómplice con Mayka y jugueteando como un soltero de oro nos quedó un muy mal sabor de boca por Lucía, cuya historia recuerda, en cierta forma, a la de Melyssa en la segunda edición del reality. Con un "yo no me merezco esto", Lucía nos dejaba con la miel en los labios, el corazón algo tristón y, para qué mentir, también con las ganas de saber más.

A pesar de las deducciones, insistimos, todo son elucubraciones nuestras, hasta que no pase nada no se puede confirmar. Pero viendo a Lucía estrenando piso nuevo en MtMad y a Lobo en su no parar de compañías femeninas, entre ellas Sandra Pica, nos queda claro cómo acaba la fiesta o la pesadilla, según como se mire.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Mediaset

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente