Seis trucos para evitar sudar en exceso

·4 min de lectura
Photo credit: CALZEDONIA
Photo credit: CALZEDONIA

Sudar en exceso sin tener calor o sin estar practicando deporte, es algo de lo más normal. Le (nos) pasa a muchas personas. Y, además de incómoda, esta situación puede afectar directamente a quien la padece a nivel social, psicológico e, incluso, laboral. Una sudoración fuera de lo normal no es ninguna tontería. Puede provocar cuadros de ansiedad social y sentido de la vergüenza que pueden llegar a pasar factura. Algo que va más allá, incluso, del verano. La hiperhidrosis no entiende de estaciones ya que, a quienes les afecta, sabrán que esto les pasa hasta en los meses más crudos del invierno. No puedes evitar ponerte un traje y acabar con los antiestéticos cercos de sudor. Y si la camisa es clara, la mancha es todavía más evidente.

La gente que pacede este problema, no solo transpira mucho por las partes más comunes como las axilas, también les pasa en las palmas de las manos; como el caso de David Broncano y su operación por hiperhidrosis. Además, estos síntomas aumentan ante situaciones de estrés como defensa, la cara les brilla por las gotas de la frente como si hubieran corrido una maratón, los calcetines se empapan y, siendo claros, les suda hasta el culo. Una situación que algunos podrán encontrar encantadora como una señal de timidez, pero este tipo de condición afecta directamente a las personas que lo sufre, en su entorno social y laboral. Afortunadamente, los avances medicoestéticos avanzan rápidamente y hay varios remedios para acabar con esto, te contamos seis.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

1. Miradry

Es un éxito tanto en USA como en Japón, es muy poco invasivo y dura para siempre. Solo con esto, ya mola. Este tratamiento "consiste en aplicar una serie de microondas que, de forma controlada, son capaces de producir una energía que genera calor y produce una destrucción selectiva de estas glándulas. A este procedimiento se le conoce como termólisis planificada. Un enfriamiento simultáneo y continuo de la piel protege la capa superficial durante todo el procedimiento", dicen desde la clínica del Dr. Moisés Amselem.

Precio: 1.800 euros la primera sesión y 1.400 euros la segunda.

Sesiones: Una y como mucho, dos.

2. Ducray y su línea de productos

La marca farmacéutica propone una solución dermocosmética que se llama Hidrosis Control, una gama de cuidados completos, fácil de utilizar y accesible para todos. Los productos sirven para las axilas, las manos y los pies. Y su secreto está en un compuesto de tres activos que captan el olor, absorben la humedad y sanean la zona. Estos son el ricinoleato de zinc, las sales de aluminio y el trietilcitrato.

Este 'roll-on' anti-transpirante reduce en un -35% de transpiración después de 3 días de aplicación y 48h de eficacia non-stop testada. El almidón de arroz, añadido al complejo de activos, va a completar la acción de las sales de aluminio absorbiendo el exceso de humedad. No tiene alcohol ni perfumes. No es una solución permanente, pero sí para el día a día, también existe una crema para manos y pies con el mismo efecto.

Photo credit: Ducray
Photo credit: Ducray

3. La ropa importa

Así que a la hora de comprarla tendrás que tener en cuenta dos cosas, la primera es el tamaño de la prenda. Mejor que no sea ceñida y no se pegue a la piel para no aportar más calor y dejar que el aire pase entre el tejido y tu cuerpo. La segunda es el tipo de material, opta por el algodón y el lino y evita los tejidos artificiales porque dificultan la evaporación y retienen el agua, además hace que el sudor huela peor.

4. Toxina botulínica

Dura unos seis meses y puede repetirse cuando el efecto se pase, seguramente es el tratamiento del que más hayas oído hablar para acabar con el tema de la sudoración excesiva. Bloquean las señales nerviosas que hacen que el sudor salga de las glándulas sudoríparas, se tarda entre 20 y 30 minutos en realizar el proceso. Puedes hacértelo en la clínica de la Dra. Elena Jiménez.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images


5. Evita ciertos alimentos

Esto no va a influir en la cantidad de sudor que excretes, sino en el olor. Esto es como la orina, cuando tomas espárragos o café, huele diferente a lo normal. Si evitas alimentos que tengan ácido cítrico, el café, el chocolate, la mantequilla de cacahuete y las especias, el olor no será tan intenso.

6. Otras técnicas

También existen otras soluciones como la terapia con iones u iontoforesis, la cirugía de las glándulas sudoríparas y los fármacos orales. Pero antes de optar por estas alternativas, es importante que vayas a un médico a que te aconseje cuál es el más adecuado para ti. Y recuerda que, casi todo, tiene remedio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente