Seis meses para preparar una sola escena de sexo en 'La casa del dragón'

·2 min de lectura
Milly Alcock en 'La casa del dragón' credit:Bang Showbiz
Milly Alcock en 'La casa del dragón' credit:Bang Showbiz

Antes del estreno de la serie, los productores de 'La casa del dragón' prometieron que abordarían el sexo de una forma completamente diferente a como lo hizo 'Juego de tronos' y que la trama no incluiría la violencia sexual gratuita contra las mujeres por la que su predecesora fue criticada tan a menudo.

Otra de las novedades ha sido la incorporación al equipo de coordinadores de intimidad para evitar que se repitan experiencias desagradables como las que Emilia Clarke vivió en el rodaje de las primeras temporadas. La actriz que daba vida a Daenerys Targaryen reconoció años más tarde que no había tenido ningún tipo de control sobre las escenas en que aparecía desnuda o en las que su personaje era víctima de una violación.

Este cambio se ha hecho notar en el proceso de preparación de los momentos más delicados para el elenco, y a partir de aquí empiezan los spoilers del cuarto episodio. La princesa Rhaenyra Targaryen se acuesta con su protector Ser Criston Cole, y los actores Fabien Frankel y Milly Alcock tardaron meses en acordar qué harían exactamente ante las cámaras.

"Fue algo de lo que hablamos durante siete meses. Fue una de las primeras cosas de las que tenía muchas ganas de hablar. Fuimos increíblemente afortunados de que ese episodio fuera dirigido por Clare Kilner, que creo que es una de las mejores directoras de televisión en la actualidad", ha explicado Fabien en declaraciones al podcast 'West of Westeros' de Entertainment Weekly.

Su objetivo era mostrar el sexo entre dos personas sin demasiada experiencia. Una de las claves para conseguirlo fue no rehuir los momentos incómodos, como la cantidad de tiempo que habría tardado un caballero en quitarse la armadura, lo cual habría sido una auténtica batalla por sí sola.

"Cualquiera que haya tenido sexo te dirá que no es tan bonito. No es algo estético e increíble. Es incómodo, especialmente cuando eres joven. Hay una incomodidad a la que uno tiene que acostumbrarse, y hay un proceso de descubrimiento y comprensión del cuerpo del otro, por no hablar del lado práctico de todo el asunto", ha señalado el actor.