La segunda oportunidad televisiva de Anna Allen

Paula Olvera
·6 min de lectura

Seguro que te suena el nombre de Anna Allen por el escándalo que generó en 2015 tras descubrirse que se había inventado una vida ficticia en Hollywood (la actriz fue vilipendiada por su currículum engrosado, sus mentiras y sus montajes de Photoshop). Pues bien, si hay algo que me ha sorprendido de la actual temporada de Cuéntame cómo pasó, más allá de la inclusión del coronavirus en la trama con un salto temporal de 1992 a 2020, es el protagonismo de esta intérprete catalana. Una puesta en escena bastante importante (e imponente) para ser un personaje secundario que acaba de regresar a la historia.

Si a retomar su papel de Marta Altamira, la exnovia de Toni Alcántara (Pablo Rivero), sumamos su aparición en Paquita Salas (2019) y en Veneno (2020) podemos confirmar que la carrera de Anna Allen no está del todo destruida. Es más, la actriz tiene por delante una segunda oportunidad de oro en la televisión.

Anna Allen en Cuéntame cómo pasó (© Aída de la Rocha, RTVE)
Anna Allen en Cuéntame cómo pasó (© Aída de la Rocha, RTVE)

Soy una fiel seguidora de Cuéntame cómo pasó desde su primera temporada estrenada en 2001 así que para mí la vigésima tanda de esta longeva serie de Televisión Española (TVE) está siendo una sorpresa continua. Primero porque la ficción ha alcanzado nuestra actualidad con un salto temporal a 2020 para reflejar la pandemia del coronavirus. Durante años los fans de esta historia de Ganga Producciones hemos bromeado con la idea de que la trama termine por alcanzar nuestro presente y, ahora que se ha hecho realidad, cada episodio genera una expectación extra. Pero esta producción tiene además cierta tendencia a reinventarse y a buscar fórmulas que atrapen a la audiencia como el atropello que sufre Antonio (Imanol Arias) al inicio de los nuevos capítulos que ha provocado que la vida de los Alcántara sufra un vuelco de 180 grados.

Ahora bien, si hay algo que a mí verdaderamente me ha mantenido pegada al televisor estas semanas es la vuelta de Anna Allen a la serie para retomar su papel de Marta. Si echamos la vista atrás, es la mujer de la que Toni se enamora perdidamente al poco tiempo de comenzar la universidad. La irrupción de esta joven con gran personalidad en la vida de la familia vendrá acompañada de numerosos problemas debido a su activismo político. Si bien su presencia en la historia duró apenas 40 episodios (emitidos de forma discontinua entre los años 2001 y 2008) es un personaje muy recordado por la huella que dejó en el protagonista.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

La actriz reaparece en los capítulos 2, 4, 7, 9 y 11 de la vigésima temporada con una puesta en escena que, desde luego, no pasa desapercibida. Y es que los guionistas han otorgado un peso muy significativo al personaje haciendo que coincida otra vez con Toni y tambalee la relación de éste con Deborah (Paloma Bloyd). La exnovia del periodista tiene estrechos contactos con Presidencia del gobierno y le abre una nueva etapa laboral, consiguiendo que deje TVE -y su puesto actual de enlace de la cadena con el Comité Olímpico Internacional para la realización de las Olimpiadas de Barcelona- y que trabaje como Director General de Relaciones Informativas en Moncloa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Aunque hace años Anna Allen saboreó las mieles del éxito con este papel y su trayectoria funcionó con total normalidad hasta el año 2011, cuando se le conoce su último trabajo en televisión -en la serie Homicidios de Telecinco-, lo cierto es que su nombre es sinónimo de escándalo, uno tan gordo y rocambolesco que en 2015 sentenció su prometedora carrera en la pequeña pantalla. Y es que la actriz fingió ser la única española que acudía a la ceremonia de los Óscar de aquel año. Así, comenzó copiando la invitación de Lupita Nyong'o de 2014 para acabar publicando un montaje con su imagen en la alfombra roja luciendo un vestido de la diseñadora Vicky Martín Berrocal.

Pero éste no es el único engaño de Anna Allen ya que también se inventó el currículo, atribuyéndose una participación en la serie The Big Bang Theory (que comienza supuestamente el 21 de octubre de 2013 cuando compartió en su cuenta de Instagram una imagen con el reparto de la ficción, incluido su creador Chuck Lorre). Sin embargo la fotografía es un montaje que parte de otra imagen de Summer Glau en la producción. La actriz se apropió también un trabajo en White Collar, es más, publicó en sus redes sociales una instantánea con Matt Bomer que en realidad proviene de una imagen del intérprete con Melissa George.

Si bien a base de un buen manejo del Photoshop fingió codearse con famosos actores de Hollywood, así como se atribuyó cameos en exitosas series, su bola empezó a desmontarse como un castillo de naipes. Es entonces cuando Anna Allen se hizo viral siendo objeto de todo tipo de críticas y mofas. Y si bien en su momento se llegó a señalar a su representante Mar Rodríguez como posible responsable de los engaños, la verdad es que la protagonista desapareció por completo del panorama mediático.

Un retiro que ha durado más de cuatro años hasta que la actriz regresó a la vida artística de la mano de Javier Calvo y Javier Ambrossi, Los Javis, para la serie Paquita Salas de Netflix. En la primera temporada ya se planteó una trama en clara referencia al escándalo de la actriz contando la historia de Clara Valle (Claudia Traisac), quien recurre a la manipulación de su trayectoria y fotografías para acrecentar su fama. Pues bien, para la tercera tanda los populares creadores incluyeron una especie de metahistoria con la auténtica aludida contando las razones de su prolongada ausencia mediática.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En este sentido, resulta muy significativo que Los Javis contactaran con la actriz para ofrecerle un papel en Paquita Salas, que además ahondaba en sus errores del pasado, puesto que previamente su escándalo les había inspirado creativamente. Gracias a ellos Anna Allen ha retomado poco a poco su trabajo en televisión ya que también contaron con la intérprete catalana para encarnar el papel de Carmen Albacete en Veneno.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con todo, tras reaparecer públicamente en la alfombra roja de los Premios Feroz 2020 (una ceremonia que marca el camino de la redención) se ha producido el regreso triunfal a la televisión en abierto de Anna Allen. Una vuelta que reafirma su intención de continuar ejerciendo su labor como actriz, pero que también evidencia la confirmación de una segunda oportunidad en la pequeña pantalla para una intérprete que en 2015 fue condenada al ostracismo. Si bien los internautas sometieron al escarnio hace seis años a la catalana, lo cierto es que Cuéntame cómo pasó ha conseguido que se produzca la reconciliación definitiva entre ella y el público.

En suma, Los Javis gestaron de forma brillante la vuelta de la actriz a los sets de rodaje, contando en realidad la historia de Anna Allen desde un nuevo punto de vista, pero ha sido la longeva serie de TVE la que ha rescatado su popularidad. De esta manera, el teléfono ha vuelto a sonar para la intérprete después de que haya retomado el papel más exitoso de su carrera. Así que yo solo espero que ahora que ha vuelto al punto inicial sepa aprovechar esta segunda oportunidad en la profesión y, por supuesto, ya que ha reanudado su actividad en las redes sociales que no se le ocurra trolearnos otra vez. Porque la mentira y el engaño siempre tienen fecha de caducidad.

Más historias que te pueden interesar: