La amenaza de 4 millones más de contagiados en Estados Unidos

Nuevos resultados del modelo de presupuesto Penn Wharton (PWBM, por sus siglas en inglés) muestran que la reapertura de los estados podría provocar que el número de positivos por coronavirus alcance los 5,4 millones para el 24 de julio.

El modelo explora varios escenarios de reapertura de los estados, como que se mantenga el cierre y que haya una reapertura parcial. El modelo también pronostica esos escenarios teniendo en cuenta si las medidas de distanciamiento social se siguen cumpliendo o se relajan.

Para realizar el pronóstico, el PWBM consideró que los estados reabrirán el 18 de mayo. Trabajó con totales acumulativos e incluyó los casos positivos y el número de muertes hasta el momento.

Si los estados reabren por completo, sin establecer medidas de distanciamiento social, el número de personas contagiadas por coronavirus podría ascender hasta los 5,4 millones. Y si los estados reabren con medidas de distanciamiento social, se prevé que unos 4,3 millones de personas serán diagnosticadas con COVID-19 para la tercera semana de julio.

La reapertura parcial de los estados, con las medidas de distanciamiento social vigentes, daría lugar a casi 3,2 millones de casos positivos.

El pronóstico representa un gran aumento de los casos positivos en Estados Unidos, los cuales ascienden a 1,5 millones hasta ahora, según la recopilación de datos del coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

De acuerdo con el PWBM, el número de muertes también aumentaría a medida que los diferentes estados reabran.

Artículos relacionados:

Los clientes hacen cola fuera de la tienda Forever 21 dentro de un centro comercial al oeste de Fort Lauderdale, el 18 de mayo de 2020. El sur de Florida comenzó la reapertura gradual de su economía el 18 de mayo de 2020, retomando las actividades de algunos restaurantes y negocios en Miami y Fort Lauderdale, aunque las playas permanecerán cerradas hasta nuevo aviso. (Foto de CHANDAN KHANNA/AFP vía Getty Images)

Aunque los pronósticos anteriores del modelo de la Universidad de Pensilvania habían vaticinado hasta 350 000 muertes, los nuevos resultados han bajado, aunque siguen siendo más elevados que en otros modelos

Incluso con los estados cerrados por completo, el modelo ha proyectado una cifra de muertos de poco más de 156 000 personas, un ligero aumento de sus pronósticos previos, en los que ascendían a 117 000 muertos.

La cifra actual de muertes en los Estados Unidos es de casi 91 000 personas, según la Johns Hopkins.

No obstante, si bien este escenario puede parecer sombrío es solo el inicio, y se modificará a medida que más estados reabran y otros analicen cuándo y cómo permitirán que se reanuden los negocios y el resto de actividades normales.

El modelo pronostica que con una reapertura parcial el número de muertos aumentaría a 173 000 personas. Una reapertura total resultaría en 231 000 muertes. Y si todos los estados reabrieran sin adherirse a la recomendación del distanciamiento social, ese número aumentaría a 293 000.

Si bien se trata de cifras elevadas, en realidad solo representan una revisión a la baja del pronóstico anterior de Wharton, que ascendía a 350 000 personas. También se trata de un pronóstico mucho mayor que el de otros modelos.

Según el modelo del Instituto de Métrica y Evaluación de Salud de la Universidad de Washington (IHME), el número actual de muertes pronosticadas es de aproximadamente 144 000 para el 4 de agosto.

Si bien las previsiones advierten sobre los riesgos de una reapertura total de los estados, el modelo pronostica datos positivos para la economía con dicha reapertura.

Hay más de 1,5 millones de casos de coronavirus en Estados Unidos. (Gráfico: David Foster/Yahoo Finanzas)

Mantener los estados cerrados con un distanciamiento social total hará que el PIB de Estados Unidos se reduzca en un 10,8 % año tras año a fecha del 24 de julio, mientras que su reapertura salvaría al país de graves pérdidas económicas.

Para finales de julio, el modelo pronostica que, si los estados reabrieran, el PIB disminuiría un 7,7 % en comparación con el año anterior. Y si se reduce el distanciamiento social, el PIB disminuiría en un 6,6 %.

La reapertura de los estados también afectaría las cifras de desempleo. Más de 36 millones de estadounidenses han solicitado la prestación por desempleo en los últimos dos meses y según la proyección del modelo de Wharton en la que los estados se mantienen cerrados causaría que millones más pierdan sus empleos.

Sin embargo, una reapertura total de los estados revertiría al menos en parte esa tendencia, creando más de un millón de empleos en la tercera semana de julio, según el modelo de Wharton.

Kristin Myers