La secuela de '300' de temática homosexual que Warner rechazó

·4 min de lectura

Si hubo una película que causó sensación en 2006 por la originalidad de su idea, esa fue 300. Aquella adaptación fue una de las obras cinematográficas más fieles a los dibujos y estilo artístico de una novela gráfica, y fue la película que catapultó a Zack Snyder como uno de los niños mimados de Warner Bros. Tiempo después fue uno de los padres del intento multiverso de los superhéroes de DC Comics y la figura central detrás del Superman de Henry Cavill, el fichaje de Gal Gadot como Wonder Woman, el Batman de Ben Affleck, etc. Sin embargo, mucho antes del Universo Extendido de DC, el cineasta apuntaba maneras en su afán por crear sagas y franquicias a su manera.

Aquella guerra espartana, que también sirvió como carta de presentación para Gerard Butler en Hollywood,  tuvo una secuela fallida ocho años más tarde que, si bien el director no dirigió, sí escribió y produjo. Pues bien, si hacemos memoria recordaremos que ambas entregan tenían finales que dejaban la puerta abierta a una continuación. Y esto era por un motivo. Snyder quería terminar el periplo épico con una tercera película.

La escribió y la presentó a Warner Bros., y aunque ambas entregas de 300 hicieron casi $900 millones en taquilla, el estudio dijo que no.

Cartel promocional de '300' (Warner Bros.)
Cartel promocional de '300' (Warner Bros.)

Aunque las conexiones entre 300 y su secuela eran más bien superficiales, Zack Snyder quería cerrar su paso por el cine épico con una tercera entrega que escribió durante la pandemia. Sin embargo, la inspiración lo terminó llevando por un terreno diferente: una historia de amor homosexual de Alexander el Grande que no convenció a los ejecutivos del estudio.

Según confesó el cineasta al podcast The Fourth Wall, se dispuso a escribir la tercera entrega con la intención de unir los paralelismos de las dos anteriores pero lo que creó fue un drama sobre la relación entre el conquistador y su mejor amigo, Hefestión, esa misma relación que Oliver Stone intentó explorar en Alejandro Magno (2004) con Colin Farrell como el conquistador y Jared Leto como el amante, pero fue vapuleado por la crítica y los historiadores amateurs.

Tenía un acuerdo con Warner Bros. durante la pandemia de escribir lo que esencialmente sería el capítulo final de 300” contó el director. “Pero cuando me senté a escribir terminé escribiendo una película diferente. Estaba escribiendo algo sobre Alejandro el Grande y se convirtió en una película sobre la relación entre él y Hefestión. Terminó siendo una historia de amor, así que no encajaba como la tercera película [de 300]”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Tanto 300 como su secuela se centraron en la imagen heroica de dos guerreros griegos durante las guerras contra las invasiones persas, con Xerxes (Rodrigo Santoro) como el villano tirano. Todos estos eventos, edulcorados con dosis de ficción, tuvieron lugar en una era completamente diferente a la existencia de Alejandro Magno. Por ejemplo, Leónidas vivió entre 540 a.C. hasta 480 a. C y el otro protagonista de la segunda parte, Temístocles, lo hizo entre 524 a. C. y 459 a. C., mientras Alejandro vivió entre 356 a. C. a 323 a. C. Es decir, hay un siglo de diferencia, haciendo más difícil la línea temporal más allá del cambio de tono de la historia.

Por lo tanto, el producto ya no encajaba como secuela de 300 o final de la historia cinematográfica y se puede comprender que, como parte del acuerdo que tendría el director, el estudio no estuviera interesado. Sin embargo, Snyder está convencido que el guion le quedó “realmente grandioso”, que se trataba de una “historia de amor hermosa con guerra” y que le hubiera encantado llevarla a la gran pantalla pero que “Warner dijo que no… no son grandes fans míos. Es lo que es”.

Con esa frase final, Snyder estaría refiriéndose a los choques creativos que habrían tenido lugar durante el montaje de Liga de la Justicia. Recientemente dijo que el estudio ha ido tomando partido en su contra, dejando a un lado sus ideas para el Universo Extendido de DC y hasta diciendo que la experiencia de editar la película de nuevo fue “una tortura”. Aseguró en una entrevista a Uproxx que volver a la historia para hacer el “Snyder Cut” ya disponible en HBO España fue divertido pero que Warner Bros. siguió “torturándolo por cualquier motivo”. 

“No sé por qué soy tal grano en el cuelo porque no intento serlo, de verdad. Si analizas lo que pasó con Warner Bros., no es una situación normal” sentencia para luego aplaudir su nueva asociación con Netflix.

Y es que, efectivamente, Snyder ha comenzado a tomar caminos diferentes tras casi dos décadas anclado en Warner, como apunta su nueva película, Ejército de los muertos, para el gigante streaming Netflix que se estrena el viernes 21 de mayo en la plataforma y donde le han dado luz verde a su vena creativa. La película de acción zombi (que lo devuelve al género tras el éxito de su ópera prima, El amanecer de los muertos) también tendrá una precuela y una serie animada, ambas producidas por Snyder.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La película se hubiera titulado 300: blood and ashes (300: sangre y cenizas) y explorado aquella relación homosexual que tantas espinas provocó cuando Oliver Stone hizo el intento. Quizás ahora que tiene nuevo socio, está abierto a probar con otros estudios y los proyectos que apoyan la igualdad están a la orden del día en Hollywood, se atreva a explorar la posibilidad de nuevo.

Más historias que pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente