Sectas, asesinatos y violaciones: el pasado oscuro de Rose McGowan

Si hace unos días nos sorprendía ver cómo Rose McGowan se lanzaba a tildar a Natalie Portman de “fraude” por lucir un vestido reivindicativo en los Óscar (aunque luego se retractara sin disculparse), ahora la actriz y activista del #MeToo vuelve a estar en boca de todos por asegurar, tras la condena de Harvey Weinstein, que su historia de abuso con el magnate de Hollywood no terminará “hasta que uno de los dos muera” –según sus recientes declaraciones en el podcast Shut Up Evan.

Pero lo cierto es que el caso de Weinstein –que ella señala como principal motivo de que le hayan “robado” su carrera– no es ni mucho menos el único episodio oscuro de la vida de esta actriz de 46 años. Y es que McGowan se crió en el seno de una polémica secta “patriarcal”, vivió el brutal asesinato de un novio y participó en una relación infiel que acabaría causando un gran dolor a la parte engañada y beneficiando indirectamente a su némesis...