Secretos y curiosidades de la mejor tarta de zanahora: ¡larga vida al carrot cake!

Hay pocas tartas que sean tan populares en la actualidad como la ‘carrot cake’ o tarta de zanahoria, que celebra su día mundial el 3 de febrero. Es curioso, porque lleva desde nosotros desde la Edad Media, época en la que la escasez de endulzantes obligó a mirar más allá del azúcar. Allí apareció la zanahoria, una de las hortalizas más dulces, como la gran solución. Realmente, la tarta de zanahoria moderna tiene pasaporte norteamericano ya que fueron los estadounidenses los que la hicieron popular en todo el mundo. Por eso, hemos hablado con Dana Knowles, propietaria de The Cookie Lab, la única pastelería americana artesana de Madrid, para que nos cuente qué es lo que hace tan especial a esta tarta y cómo conseguir una ‘carrot cake’ de 10.

Una buena ‘carrot cake’ es un espectáculo. Foto: The Cookie Lab

Una receta clásica, pero con ingredientes de la mejor calidad. “En The Cookie Lab las recetas son las mismas que se han hecho en mi familia durante generaciones, pero mejoradas. Lo que es realmente importante es que los ingredientes sean de la máxima calidad, lo que, en el caso de la ‘carrot cake’, se traduce en huevos de corral, zanahorias ecológicas o mantequilla ‘premium’. En el caso de las zanahorias sí que intentamos que sean de la variedad más dulce posible”.

Canela fina. Haciendo un juego de palabras con esta expresión tan española, la canela que se emplea en la ‘carrot cake’ de The Cookie Lab es especial. “La traemos de Vietnam y tiene un aroma más persistente y más dulce, evitando esos recuerdos a pimienta que tiene la canela que a veces se encuentra aquí”.

En The Cookie Lab nos cuentan los secretos de una buena ‘carrot cake’. Foto: The Cookie Lab.

Las nueces, pecanas. Knowles apuesta por emplear nueces pecanas en lugar de las habituales para un mejor resultado. “ Son más mantequillosas y no tienen nada de amargor, con lo que le dan un toque especial a la tarta”.

Dos secretillos: piña y coco rallado. En The Cookie Lab logran que la tarta de zanahoria tenga una densidad y un humedad especiales. Hay dos pequeños trucos. “Por un lado, le ponemos a la masa piña machacada y, por otro, coco rallado. Aportan muchas cosas: textura, cuerpo y una profundidad de aromas estupenda”.

La tarta de zanahoria de The Cookie Lab, muy bien rodeada. Foto: The Cookie Lab

Crema de queso arriba… y en medio. El ‘frosting’ que hacen en The Cookie Lab para cubrir la tarta lleva mantequilla, azúcar glas, crema de queso y un toque de la mejor vainilla en forma de extracto. No solo lo ponen por encima, sino también en medio, entre las dos capas de bizcocho.

Siempre mejor a temperatura ambiente. Si algo tiene claro Dana Knowles es que una tarta con tanta complejidad de aromas y sabores debe servirse a temperatura ambiente para disfrutar de todos sus matices. ¡Que el frío no arruine una ‘carrot cake’ perfecta!