Los secretos de belleza de Raquel Sánchez Silva

·2 min de lectura

Los 50 años con llevan una serie de cambios importantes para las mujeres. La disminución de la producción de estrógenos afecta de distintas maneras al organismo y la piel no es ajena a estos reajustes. Por ello la la firma Anne Möller ha elaborado una línea que responde a las necesidades femeninas en este momento vital. Su nueva gama Rosâge incorpora ingredientes que respetan el microbioma cutáneo, intensifican la síntesis de las proteínas estructurales que hacen la tez más compacta, incrementan la renovación celular y activan las defensas contra las agresiones externas.

Photo credit: Dario Aranyo
Photo credit: Dario Aranyo

Aunque Raquel Sánchez Silva todavía no ha dejado atrás la década de los 40 ya ha notado diferencias relevantes. «Mi piel ha perdido fuerza, resistencia y mucha tolerancia. Fuerza para mantenerse firme, resistencia para soportar acontecimientos externos, desde los cambios de clima al cansancio, y tolerancia a muchas formulaciones que antes no la irritaban y ahora, la irritan. Necesita mucho descanso, hidratación profunda, un trabajo diario de cuidados específicos para mi edad y una buena alimentación », asegura. La propuesta de Anne Möller se ha convertido en su colección de tratamiento de cabecera porque cubre todas las carencias de las mujeres que están cerca de los 50 o viviendo esa etapa. «Necesitamos productos dirigidos a una situación muy concreta, ya no nos sirve cualquier cosa», apunta.

Photo credit: Dario Aranyo
Photo credit: Dario Aranyo
Photo credit: Dario Aranyo
Photo credit: Dario Aranyo

Entre todas las creaciones de Rosâge, la presentadora tiene sus favoritas. «A mi edad la crema de noche es fundamental y esta en concreto me parece fabulosa. Si a eso le aporto el colágeno de la misma línea consigo una combinación perfecta. Una crema que trabaja intensamente y un extra que mi cuerpo ya no genera y sirve para recuperar la elasticidad y firmeza de la piel». Simbiosis perfecta entre la alta tecnología y los ingredientes naturales más eficaces, las fórmulas de Anne Möller reflejan un compromiso con el medioambiente en sintonía con los valores de Raquel. «Ya hemos integrado los gestos cotidianos que tienen que ver con el reciclaje y la selección de residuos, pero creo que el gran paso es el siguiente: no generar tal cantidad de residuos. Intento llevar esto a todos los ámbitos. No comprar tanto, dar una segunda vida a las cosas. No tirar sino pensar en qué podemos hacer con ello. Transformar y rodearnos de productos duraderos. El mayor gesto de sostenibilidad es tener menos».

Cuidados diarios a partir de los 50

*Este artículo forma parte del número de junio de Harper's Bazaar. ¡Desde el 20 de mayo en tu quiosco!

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente