El reencuentro de Friends revela el secreto mejor guardado entre Jennifer Aniston y David Schwimmer

·4 min de lectura

ATENCIÓN: este artículo contiene spoiler del capítulo reencuentro de Friends

Rachel y Ross siempre tuvieron una química especial y, para muchos fans de Friends (por no decir todos), han sido la pareja favorita de la sitcom. Sin embargo, si esa química romántica logró traspasar tanto la pantalla no fue únicamente por el buen trabajo de Jennifer Aniston y David Schwimmer. No, había algo más. Un secreto que los actores han guardado durante 27 años y que recién ahora, en el reencuentro de HBO, lo han revelado al mundo.

Un secreto tan evidente que, ahora que lo sabemos, nos hace llevarnos las manos a la cabeza preguntándonos “¡¿Pero cómo no nos dimos cuenta?!

Terence Patrick; cortesía de HBO
Terence Patrick; cortesía de HBO

Después de media vida conviviendo con las repeticiones de Friends, ya podemos disfrutar del esperado reencuentro entre los seis amigos por excelencia de la televisión. El episodio especial titulado Friends: The Reunion ya está disponible en HBO España, sirviendo de resumen nostálgico a un fenómeno que ha tocado el corazón de miles de millones de hogares alrededor del mundo desde 1994.

Durante una hora y cuarentena minutos, los seis protagonistas pasean emocionados por el set original donde pasaron diez años de sus vidas, comparten anécdotas pero, sobre todo, demuestran que la química todavía sigue latente. Se ríen (mucho), rememoran y comparten con el mundo lo mucho que Friends ha significado para ellos, mientras reviven algunos momentos icónicos provocando ese calorcito en el corazón que llamamos nostalgia.

Y entre todas las revelaciones e historias, hay una que es la más impactante de todas. Y sí, tiene que ver con Ross y Rachel, o más bien con sus protagonistas, David Schwimmer y Jennifer Aniston.

Ambos formaron la pareja más especial de la sitcom desde el comienzo de la primera temporada, con el amor juvenil de Ross, las cómicas situaciones creadas en torno a su adulación e ignorancia completa de Rachel hasta que, en el capítulo siete de la segunda temporada, llega ese primer beso que hizo historia en la televisión. Un beso que traspasaba la pantalla con la pasión y las ganas de sus personajes.

Y de sus actores…

Y es que en el reencuentro, David Schwimmer y Jennifer Aniston revelan que durante la primera temporada tenían un flechazo intenso que era recíproco. Se gustaban tanto que llegaron a hablarlo en varias ocasiones pero como ambos tenían pareja, nunca se atrevieron a cruzar los límites.

Jennifer, que no estaba con Brad Pitt por entonces todavía, añade que todo ese amor que estaban sintiendo lo canalizaron en sus personajes, haciéndonos comprender entonces que si esa química traspasó tanto la pantalla fue porque había más realidad que ficción. Incluso llegaron a bromear de lo extraño que sería que, gustándose como se gustaban, el guion terminara provocando que su primer beso fuera ante las cámaras. Pero así fue y por ese motivo ese beso en la cafetería, después de la discusión y con la lluvia fuera tan pasional y entregado. Las ganas contenidas eran reales.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Resulta enternecedor verlos leer aquel guion del primer beso de nuevo. David (54) y Jennifer (52) leen sus páginas entregadísimos, como si todas esas emociones del pasado y los recuerdos afloraran a través de las palabras. El episodio incluso ilustra la revelación con grabaciones en el set donde estaban siempre juntos, cruzando miradas, acurrucados y sonriendo de forma picarona.

Es más, ambos estaban convencidos que nadie sabía lo que estaban sintiendo, que era un secreto solo entre ellos dos. Pero Matt LeBlanc (Joey) les pincha el globo al añadir que “claro que lo sabían”, incluso Courteney Cox (Mónica) apunta lo terrible que hubiera sido para todos que lo hubieran intentado como pareja y no hubiera funcionado.

Con el paso del tiempo, la química se convirtió en amistad. Cada uno siguió con sus vidas amorosas, pero esa conexión se mantuvo intacta durante las 10 temporadas. Y prueba de ello es el abrazo final que ambos se dieron tras el último beso de la pareja en 2004, sin poder soltarse. Es precioso.

En resumen, David Schwimmer y Jennifer Aniston nos han dejado a cuadros. Ahora que lo sabemos, jamás podremos ver a Ross y Rachel de la misma manera. Y es que esta confesión añade una capa más a la relación de la serie, nos hace partícipes de una atracción real que explica por qué fue y sigue siendo tan icónica.

Más historias que te pueden interesar: