‘Secret Story’ perderá su gran oportunidad si no repesca a Miguel Frigenti

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche. - Este jueves Secret Story dará un giro radical a la edición. Y es que, tal como ya se ha anunciado, uno de los famosos expulsados por la audiencia tendrá una nueva oportunidad para ser participante de pleno derecho. Tras una primera criba la cosa está entre Lucía Pariente, Adara Molinero y Miguel Frigenti. Y por el bien del programa (y del espectador) debería ser el periodista de corazón el que regrese a La casa de los secretos, pues él sabe bien cómo agitar el avispero y generar contenidos y conflictos, que es al fin y al cabo lo que mejor se vende.

Durante la gala de este martes el de Talavera de la Reina pudo reencontrarse con algunos compañeros que siguen en la competición para hacer algunos ajustes de cuentas, y puso todo del revés en dos minutos. El joven fue un auténtico terremoto, que no ha necesitado que el reloj avance muchas horas para discutir con Luca y Cristina Porta, quienes fueron sus amigos en el pasado.

Se suponía que Miguel Frigenti entraría en la casa mucho más tranquilo. Él había asegurado que su prioridad sería la de disfrutar; recuerda por enésima vez que entrar en un reality así es su sueño. Que conociéndole ya sabemos que su sueño es entrar en Gran Hermano, pero a falta de pan, buenas son tortas. Reconocía que se fue demasiado temprano, a las tres semanas, y que “nunca pedí marcharme, nunca eché ningún pulso a nadie”.

Pero pronto salió a la luz su lado más guerrero e incendiario, siendo incluso capaz de disfrazar la verdad con tal de dar contenidos. Y en ese sentido sacó el machete con fuerza contra Isabel Rábago, periodista que no pasaba precisamente su mejor momento en el concurso. “Ojalá pueda entrar para desenmascarla porque me parece lo peor de esta casa”, decía de la que fue su compañera en Ya es mediodía, y que en realidad está teniendo un papel totalmente secundario, casi accesorio, en el desarrollo de Secret Story. “A mí la gente toxica y que envenena por profesión no me gusta, empezando por ella, Isabel Rábago”, insistía, mientras que la que fue aspirante a la corona de Miss España prefería no responderle más.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Del mismo modo, Frigenti se vio las caras con Cristina Porta. Apelando a “toda la honestidad”, Frigenti le dijo que le gustaba su concurso, pero que no entendía su conflicto con Adara. Le reprochó que le hayan mencionado una vez dejó el concurso, cuando los habitantes de La casa de los secretos se preguntaban de qué lado se posicionaría él, y también le recriminaba por hacer migas con Isabel Rábago o Cynthia. Porque el convivir bajo el mismo techo le parece un argumento de poco peso para no estar todo el día a la gresca. Él quiere salseo, enfrentamientos, carnaza.Eso sí, luego suelta que “la amistad es libertad” y se queda más ancho que largo.

Con Luca Onestini, con el que Cristina Porta tiene una jugosa carpeta en el reality, también aclaró algunos puntos similares a los ya descritos. Frigenti no quiere que se juzgue las razones por las que él defiende a Adara Molinero, y le da la vuelta a la tortilla. “Tú imagínate cómo me siento yo cuando os veo con Cynthia e Isabel que fueron las personas que más daño me hicieron”, se quejaba, captando todo el protagonismo y llevándose todo lo que podía a su terreno.

En otras palabras, Miguel tiene mucha tela que cortar si se queda dentro de la casa. Ya va incluso contra los que fueron sus amigos, y a sus enemigos los tiene en su lista roja con más fuerza que nunca. Si analizamos sus puntos fuertes con el de las otras dos aspirantes para la repesca, Adara Molinero y Lucía Pariente, podemos destacar que Miguel quiere lavar trapos sucios dentro de la casa. No necesita agentes externos, como Adara, que tiene que traérselas de fuera, como su intermitente relación con Rodri de la Fuerte, que ahora está bien, ahora mal, ahora vuelta a empezar.

Se merece una segunda oportunidad, a ver si la casa comienza a dar contenidos por sí misma, y Mediaset logra reflotar esas audiencias que no están dando tantas alegrías como estaba previsto. De hecho, la gala de anoche volvió a bajar de la barrera del millón y medio de espectadores, con una bajada de 127.000 seguidores respecto a la gala del martes anterior. Eso sí, lo que no atinamos a vaticinar es que, en el caso de volver, cómo le iría. Porque es probable que más pronto que tarde volviese a salir nominado, y a saber qué decidiría el público entonces.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente