'Secret Story' y cómo salvarse el pellejo en el último momento

·6 min de lectura

Es lo que tienen los realities, cuando te enganchas a una historia, llega una expulsión y se acabó lo que se daba. La salida de Miguel Frigenti en Secret Story ha supuesto el final de una de las tramas más fuertes en los últimos tiempos en esto de la vida en directo. El más odiado de esta edición y que más contenido jugoso aportaba se marchó dejando al programa en apuros

Sin él mueren el 90% de los tejemanejes de la casa, gran parte del espectáculo y la vidilla que se necesita. Pero atención, porque Telecinco ha sabido jugar su última carta con una decisión inesperada que podría recomponer las piezas rotas del show. 

Miguel Frigenti y Adara en Secret Story (Enrique Cidoncha, cortesía de Mediaset)
Miguel Frigenti y Adara en Secret Story (Enrique Cidoncha, cortesía de Mediaset)

Apenas lleva tres semanas en antena y los sucesos en Secret Story ya han hecho explotar la casa por los aires. Dos de sus pesos pesados se han marchado demasiado pronto. Entre la expulsión por conducta disciplinaria de Sofía tras agredir a Frigenti y la salida de éste frente a Sandra Pica por la decisión de la audiencia, la cosa se quedaba bastante coja. Al colaborador de Sálvame le han pasado factura su enfrentamiento con la hija de Bárbara Rey y, especialmente, sus tuits de hace unos años dirigiéndose despectivamente al físico de Lorena, otra concursante de Gran Hermano. La audiencia no perdona estos tropiezos, pero creo que se ha precipitado quitando del medio al rey de las disputas de este reality. Su triángulo con Luca y Cristina sacando de quicio a toda la casa era el plato fuerte que prometía grandes goles.

Dos salidas del concurso que o el programa reparaba con una nueva estrategia o hacía peligrar su estabilidad. Y decimos esto porque las audiencias no terminan de dispararse. Aunque sus galas de los jueves siguen reinando como lo más visto, en realidad no lo hacen con los datos apoteósicos de otros años. Apenas superan el 18%, una cifra muy por debajo de lo que habitualmente consiguen en sus programas de telerrealidad. Yo estoy en ese porcentaje y, ya lo he dicho, me declaro oficialmente enganchada desde el minuto uno a Secret Story. Y no porque sea un programa nuevo y fresco, en realidad es un Gran Hermano con otro nombre, sino porque en esta ocasión el casting y las tramas tienen chicha. Sin embargo, con sofía Cristo y Frigenti fuera del juego la cadena necesitaba llenar con fuerza para no peligrar sus cuotas de audiencia.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Y aquí es donde hay que darle una palmadita en la espalda al equipo del programa que se las ha ingeniado muy bien para salvarse el pellejo de un bajonazo importante con la salida del periodista. Con la marcha de Sofía había que cambiar de planes y fichar a otro candidato. Pero no podía ser cualquiera. La hija de Ángel Cristo era una de las personalidades punteras de la casa, de esas que empiezan sigilosamente y terminan, pues como ha terminado, dando mucho de qué hablar. Eso, sumado a que ya se olían que Frigenti era el próximo en caer, les obligaba a tomar una de las mejores decisiones para el reality y para la audiencia: el fichaje de Adara.

Ella entraba para estar allí tan solo una semana, pero todo lo sucedido en las últimas 72 horas ha dado un giro al programa y había que aprovechar el tirón. Ahora, y por sorpresa, Adara es participante de pleno en Secret Story y eso es sinónimo de show asegurado. La concursante no deja a nadie indiferente, despierta amor y odio a partes iguales y eso es caviar en cualquier reality que se tercie.

Aplausos a la producción del programa y a ella por atreverse una vez más. Esta carta es un as debajo de la manga que puede alivianar el golpazo que ha supuesto la salida de Miguel, a quien Jorge Javier Vázquez definió como un concursante sobresaliente de reality por haber entregado el corazón que se necesita en este formato. Ha sido el mismo que saca de quicio a sus enemigos en los platós, pero a la vez ha dejado al descubierto sus inseguridades y miedos sin temor al qué dirán. Y eso, nos guste o no, es la clave de un show de esas características: ser real, para bien o para mal. Esa intensidad a veces agotadora la comparte con la nueva inquilina de la casa, Adara, conocida por entregarse al amor, a los ataques de nervios y lo que sea necesario. Este es ya su cuarto reality dentro de la misma casa y tablas tiene, siendo un salvavidas para este barco que tambalea.

Tiene muchos frentes abiertos y asuntos por resolver. Para empezar está concursando junto a Luca, su excuñado y hermano de Gianmarco, el hombre por el que asegura haber roto su familia. Por ahora la relación es cordial, incluso cariñosa. La buena educación y saber estar del italiano ha tenido mucho que ver. A pesar del dolor que su hermano dice haber sentido tras las supuestas traiciones de Adara, Luca prefiere dejar ese asunto fuera y empezar de cero con ella en la convivencia. Por ahora les funciona, pero es inevitable que en algún momento el tema salga e incluso entre Gianmarco para echar carne en el asador. No es la única trama que puede darnos contenido, su enfrentamiento a mujeres con carácter como Fiama, Lucía, Emmy incluso la propia Cristina, a quien puso verde por su trato a Frigenti, anuncia la llegada de tormentas huracanadas. Y luego está el factor sorpresa, eso que nadie sabe ni espera y que luego ocurre como por arte de magia. En esta materia, Adara es toda una profesional, así que yo estaría muy atenta porque todo puede pasar.

Por ahora toca asimilar la salida de Frigenti a quien le espera mucha plancha fuera de las cuatro paredes de Guadalix. Este jueves pidió la repesca y Jorge Javier no negó que pudiera haber una. Así que no descartemos que vuelva a retomar ese sueño del que dice haber despertado tras su expulsión. Para eso habría que esperar varias semanas y en este tiempo muchas cosas pueden cambiar dentro del que ha sido su hogar. De momento nos centramos en el presente y en la acertada decisión de Secret Story de fichar a una Adara con ganas de todo. Por ahora anda un poquito contenida, pero ya ha dado pistas de su ruptura con Rodri, su último novio y tercero en discordia en su relación con Gianmarco. También ha reconocido que este es más guapo que Luca a quien jamás podría ver como hombre. Esto solo en tres días, imaginaros en un par de semanas...

Cuando parecía que todo dentro de la casa iba a ser puro aburrimiento con los muebles que la adornan, refiérome a Pica, Cynthia, Canales, Gemeliers, Julen, Rábago, etc, el show ha echado de recursos y agenda contratando a la mejor en esto de dar la nota y revivir a golpe de corazón. Frigenti se ha ido, pero deja una casa muy enfrentada que, con Adara, tiene visos de volver a saltar por los aires. No hay mal que por bien no venga.

Más historias que te puedan interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente