Seal homenajea a Joel Schumacher con el tema "Kiss From A Rose" de 'Batman Forever'

Tras el triste fallecimiento de Joel Schumacher el pasado 22 de junio a la edad de 80 años (y víctima del cáncer que padecía), muchos han sido los actores y miembros destacados de la industria del entretenimiento que, habiendo colaborado con el director en algún momento de sus carreras, han querido rendir homenaje a este inconfundible y visionario cineasta. Y el último en hacerlo ha sido el músico Seal.

En 1995, el estreno de Batman Forever logró que el tema “Kiss From A Rose” de Seal pasara de ser un rotundo fracaso a un éxito internacional. (Imágenes: ZTT / Warner Bros.)

En efecto, el cantautor londinense de 57 años ha querido ofrecer un tributo al difunto Schumacher compartiendo una interpretación “unplugged” de su tema “Kiss From A Rose. Una canción que nació siendo un fracaso, pero que, como bien recordarán los fans del Caballero Oscuro, se convirtió en éxito al formar parte de la banda sonora de Batman Forever –la primera de las dos divisorias películas del Hombre Murciélago que dirigiera Schumacher en los 90.

Fue un fracaso cuando salió en el 93 o 94”, recuerda Seal. “Era el cuarto single de mi segundo disco. Apareció en el número 60 de las listas y a lo largo de la siguiente semana descendió hasta el 80, y eso fue todo”. 

Todo había terminado. Pero entonces recibí la llamada de un tal señor Joel Schumacher. Y él es la razón de este pequeño vídeo que estoy haciendo hoy”. 

Él me dijo: “Seal, soy un gran fan tuyo y acabo de terminar una película llamada Batman Forever. Estoy buscando una canción para la escena de amor entre Nicole Kidman y Val Kilmer. ¿Tú tienes algo?”.

En efecto, por difícil de creer que nos resulte en 2020, hubo un tiempo en que la hoy archiconocida “Kiss From A Rose” pasó desapercibida en el mundo de la música. Pero el estreno de Batman Forever en 1995 cambió el destino de la canción, convirtiéndola en uno de los temas favoritos de los karaokes de todo el mundo.

Aunque, según recuerda Seal, las cosas no fueron tan fáciles. Y es que, como bien saben los fans, la canción no acabó sonando durante la película en sí, sino sobre los créditos finales.

Joel me llamó al día siguiente y me dijo: “He intentado meterla en la historia de amor y no funciona. Pero me gusta tanto la canción que voy a colocarla en los créditos finales”. 

Y cuatro Grammys y 8 millones de discos después, resulta que todo el mundo “lo sabía”. Bueno, pues lo cierto es que nadie lo sabía excepto Joel, que tuvo fe en esta canción”.

Y vaya sí la tenía: podemos afirmar tranquilamente que hoy la popularidad del tema supera con creces a la de la película –que, pese a todo, no es tan denostada como su festiva y alocada continuación, Batman y Robin.

Más historias que te pueden interesar: