Se reabre el caso de La Veneno: ¿accidente mortal u homicidio?

¿Qué le ocurrió a La Veneno en noviembre de 2016? Ésta es la pregunta que vuelve a formularse después de que se haya conseguido reabrir el caso sobre su muerte. Recordemos que la transexual, que se convirtió a finales de los noventa en todo un fenómeno de la televisión por su deslenguada actitud, apareció inconsciente en su casa tras sufrir fuerte golpe en la cabeza. Así fue ingresada en estado de coma en el Hospital de La Paz de Madrid, donde murió cuatro días más tarde.

La Veneno, semanas antes de su fallecimiento.

Aunque la Policía determinó entonces que las causas de ese traumatismo craneal se debió a un accidente doméstico, apoyándose en que el cuerpo de La Veneno apareció junto a botes de patillas y una botella de alcohol. Sin embargo, el entorno de la ex prostituta nunca creyó en la versión oficial. De hecho, algunos de sus allegados barajaron las hipótesis de una paliza o un ajuste de cuentas. En definitiva, creían más en homicidio.

Su hermana Mari Pepa sospecha que se trata de un crimen por los moratones que había en el cuerpo de la televisiva colaboradora. “Menos mal que hice las fotografías del cuerpo en la UCI. Cuando hice las fotografías se formó un corral alrededor de mi hermana y mía de médicos, enfermeros, celadores… Con una agresividad que no te puedes hacer idea. Menos mal que llegó la Policía”, asegura a El Español.

Mari Pepa también cuenta lo difícil que le ha resultado que se reinciden las investigaciones: presentó “otro recurso de desestimación para el que contraté otro abogado. También diciéndole que presentara un informe forense que, de nuevo, no hizo. Todo ello con cargo económico para mi”.

Pero mayor disgusto se llevó la hermana de La Veneno el pasado 5 de septiembre, cuando descubrió que se había solicitado al juzgado la destrucción de las  pruebas. “En ese momento, yo misma mandé un burofax renunciando a los abogados y solicité que no se destruyeran las pruebas. No han pasado ni dos años y ya piden que se destruyan las muestran”, declara Mari Pepa.

Pero, ¿es demasiado rocambolesco que alguien quisiera matar a La Veneno? Un mes antes de su trágico desenlace, confesó en una entrevista con la que promocionaba sus memorias. “Tengo miedo a que me pase algo”. Cabe recordar que, durante los años en los que ejerció la prostitución, la almeriense afirmó prestar servicios a personajes importantes.

La Veneno, semanas antes de morir (Mediaset).

Semanas antes de su defunción, también declaró en una entrevista que quería romper con su pareja: “Estoy harta de esta relación. No me conviene nada. Mi novio se droga y no me gustan sus compañías. Es mejor estar sola que mal acompañada. Tengo 52 años y mucha vida por delante. No necesito depender de nadie”. Fue su novio quien la encontró muerta a La Veneno en su casa.