Se levanta para ir al baño y de debajo de la cama le sale un ladrón armado

La madrugada del lunes al martes una joven que comparte piso con otra en Valencia se llevó un susto difícil de olvidar cuando bajo su cama, en mitad de la noche, apareció un ladrón armado que la amenazó con un cuchillo. Ella, según cuenta el diario Información, accedió a la petición de abrirle la puerta para que saliese e inmediatamente después llamó a la Policía.

Cometido el robo, se percató que no podía salir de la casa y se escondió debajo de la cama esperando el mejor momento para huir. (Foto. Getty Images)

Eran las cinco de la madrugada cuando esta chica se despertó y decidió ir al baño. En ello estaba cuando un hombre vestido de negro, de unos 45 años y armado con un cuchillo emergió de debajo de su cama y la amenazó. Le hizo dos peticiones. La primera, que no gritase. La segunda, que le abriese la puerta de la casa para poder escapar.

La chica accedió y en cuanto el ladrón se hubo ido llamó al 112 para denunciar lo ocurrido. Los agentes acudieron al lugar, para tomarles declaración y recoger cualquier pista posible. Al hombre ni lo localizaron entonces por los alrededores ni han dado aún no él.

Según el citado medio local, las chicas llegaron sobre las siete de la tarde al piso y se fueron a dormir pronto porque tenían que madrugar al días siguiente sin notar nada extraño en la vivienda.

La hipótesis principal que manejan los investigadores es que el hombre se coló en la casa a través de un balcón escalando por las rejas del bajo del edificio en el que se sitúa un local comercial.

Una vez dentro, bajar por donde había subido no era una opción segura, así que se habría dirigido a la puerta. El problema con el que se encontró es que estaba cerrada con llave y esta no estaba en la cerradura.

Ante una situación así creen que fue entonces cuando decidió coger un cuchillo y esconderse a la espera de poder huir. Al despertarse la chica que ocupaba la cama bajo la que se había ocultado precipitó las cosas y aprovechó la ocasión para salir de allí. La joven le abrió y se fue.

En cuanto al botín, pese a lo accidentado del robo, el ladrón no se lo dejó atrás. Se ha denunciado la desaparición de las carteras de ambas mujeres y algún otro objeto que no ha trascendido a los medios.