Los koalas no se están extinguiendo... todavía

Fari Rafa
Contributor

La cifra de animales muertos en los incendios forestales de Australia se ha disparado a más de mil millones, y desde hace semanas ha comenzado a circular en las redes sociales la fuerte preocupación sobre si los koalas, quizá la especie más indefensa de la fauna afectada, están “funcionalmente extintos”.

Imagen del video tomado el 22 de diciembre de 2019 y proporcionado por Oakbank Balhannah CFS, un koala bebe agua de una botella que le dio un bombero en Cudlee Creek, Australia del Sur. (Oakbank Balhannah CFS vía AP, Archivo)

Imágenes desgarradoras de animales calcinados junto a las carreteras australianas han dado la vuelta al mundo, mientras se conocía la noticia de cómo la Fuerza de Defensa Nacional se apresuró a cavar fosas comunes para evitar la propagación de epidemias.

Los koalas son los que mayor inquietud generan por tratarse de “pequeños tan indefensos”, dijo la investigadora Christine Adams-Hosking, de la Universidad de Queensland.

(Photo by Kate Geraghty/The SMH/Fairfax Media via Getty Images)

“Un pájaro puede volar, un canguro puede saltar muy rápido, pero los koalas son muy lentos. Básicamente se quedan atrapados donde quiera que estén”, explicó la académica.

La realidad es que los koalas se consideran vulnerables a la extinción, o sea, están a tan solo un paso de ser considerados una especie en peligro de extinción, y los informes del incendio indican que hasta ahora se han encontrado cerca de 8,000 ejemplares muertos.

“Esta ha sido una situación muy trágica para los koalas. Hay cálculos de unos 8,000 koalas que han muerto por los incendios en el norte de Nueva Gales del Sur y cerca del 30% de su hábitat a l norte del estado se ha visto afectado”, dijo Chris Dickman, experto en biodiversidad de la Universidad de Sídney.

Dickman dijo a HuffPost esta semana que una estimación original de 480 millones de animales muertos no solo era conservadora, sino que también era exclusiva del estado de Nueva Gales del Sur y excluía a grupos significativos de vida silvestre para los cuales no tenían datos de población.

“La cifra original, los 480 millones, se basó en mamíferos, aves y reptiles para los cuales tenemos densidades, y esa cifra ahora está un poco desactualizada. Son más de 800 millones dada la extensión de los incendios ahora, solo en Nueva Gales del Sur”, aclaró.

No es el fin... todavía

Pero, en el caso de los koalas, todavía no se puede hablar de la muerte definitiva de una especie. “No vamos a ver a los koalas extinguirse tan rápido”, declaró Chris Johnson, profesor de conservación de la vida silvestre en la Universidad de Tasmania.

“Las poblaciones de koalas continuarán disminuyendo debido a muchas razones para interactuar, pero no estamos en el punto en que un evento pueda eliminarlas”, agregó.

Especialistas en biodiversidad desmienten que la mayoría de los koalas hayan muerto a causa de las llamas porque el rango de su hábitat se extiende a lo largo de toda la costa oriental de Australia. Los recientes incendios forestales en Nueva Gales del Sur y Queensland cubren alrededor de un millón de hectáreas, pero el área donde pueden vivir los koalas es de más de 100 millones.

Pero los ejemplares de la especie sí han estado disminuyendo en los últimos años.

En 2016, expertos calcularon que había alrededor de 329,000 koalas en Australia, lo que representa un promedio de una disminución del 24% en las poblaciones en las últimas tres generaciones.

“Es muy difícil estimar las poblaciones de koalas, incluso en el mejor de los casos”, señaló Adams-Hosking a National Geographic, “porque tienen un rango muy amplio en el este de Australia”. “Algunas poblaciones se están extinguiendo localmente y otras van muy bien”, acotó.

“Funcionalmente extinto” se refiere a cuando una especie ya no tiene suficientes miembros individuales para producir generaciones futuras o desempeñar un papel en el ecosistema.

Las especies que sí están en peligro crítico, incluida la rana corrobora del sur y la zarigüeya pigmea de montaña, podrían desaparecer ya que los incendios arrasan su hábitat en el Parque Nacional Alpino de Victoria y el vecino Parque Nacional Kosciuszko de Nueva Gales del Sur.

Otras especies amenazadas, como la cacatúa negra brillante, el quoll de cola manchada y el potoroo de patas largas (ambos pequeños marsupiales), también enfrentan riesgos reales de extinción.

Dickman explicó que será una recuperación “dura” para el icónico koala, que depende de la disponibilidad de sus alimentos y las hojas de los eucaliptos de los bosques.

Los incendios en Australia también han matado hasta el momento a unas 25 personas y destruyeron o dañaron más de 2,000 viviendas.