Sassa de Osma tiene el vestido de flores romántico de TFP by Tamara Falcó que todas querremos en verano

sassa de osma vestido tfp pedro del hierro
El vestido de Sassa de Osma ideal para veranoNurPhoto - Getty Images


Empezar el año en el complejo isleño de St. Vincent and the Grenadines, en el Caribe, es el plan que Sassa de Osma ha escogido para dar la bienvenida a 2023. La princesa de Hannover lleva días disfrutando del paradisíaco paisaje de esta nación caribeña, y como de costumbre, comparte cada uno de sus pasos en su perfil de Instagram.

En las fotografías que ha mostrado a sus seguidores podemos ver horizontes de agua cristalina, paisajes verdes con palmeras y, también, sus posados con sus mejores galas estivales. Porque decir que en cuestiones estilísticas Sassa siempre acierta no es novedad, pero la maleta que se ha llevado a este viaje nos ha sorprendido por contener prendas inspiradoras que querremos añadir nosotras a nuestro armario estival de la próxima temporada.

sassa de osma vestid flores tamara falco
@sassadeo

La peruana ha llevado vestidos boho de lino con colores vibrantes, diseños con bordados, gafas con monturas de pasta y, como nos ha dejado ver en una de las fotografías más recientes que ha compartido en sus historias de Instagram, también looks más elegantes para disfrutar de sus veladas nocturnas. De hecho, ha sorprendido con sobresaliente a sus seguidores luciendo uno de los diseños más bonitos y románticos que le hemos visto hasta la fecha de una de las marcas que, también, mejor conocemos.

Sassa de Osma posó frente al espejo del hotel en el que se aloja enfundada en un diseño largo blanco con flores estampadas en rosa y verde que resultó especialmente llamativo por tener una de las siluetas más favorecedoras. La apuesta de Sassa se trata concretamente de una elección de la colección de TFP by Tamara Falcó de manga corta abullonada y escote en 'V' fruncido que se ajusta ligeramente en la cintura y deja caer su falda en vuelo. Una elegante opción que combinó con un clutch de rafia de mano, una tendencia que arrasó el pasado verano, que promete quedarse también este y con el que añadió un aire isleño acorde con la localización.