Saray es expulsada inmediatamente por no desplumar una perdiz en 'Masterchef 8'

Por Ignacio Herruzo Martínez
Photo credit: Javier Herraez

From Diez Minutos

El león come gamba tiene por fin un gran heredero en las cocinas de Masterchef 8. 'Un pájaro muerto en lo alto de un plato'. Esa fue la propuesta con la que se presentó Saray ante la mesa del jurado en el programa 4. "Te voy a ser franco, no he visto lo que has hecho, pero que le faltes el respeto a mí, a tus compañeros, al programa y a las 28.000 personas que se han presentado al casting... Evidentemente, no se puede hacer".

"Entiendo que te rindas y no quieras cocinar, pero lo que le has hecho a este producto no tiene justificación ninguna", añadió el chef catalán. La tensión saltó cuando la concursante quiso intervenir para decir que no se había reído de ellos, pero Cruz exclamó: "No he acabado de hablar. Ni se te ocurra abrir la boca porque no tienes nada que decir hoy".

Un error de casting

"Nos hemos equivocado absolutamente contigo, y me sabe mal. Creo que es la vez que más hemos equivocado a la hora de dejar a alguien por esa puerta en ocho años", señaló el cocinero.

Todos los participantes tenían que cocinar con los ingredientes que había en una caja sorpresa. En la de Saray había una perdiz. "Me da mucho repelús. Y con pelos y todo. No puedo. ¿Pero qué me estás contando? Ni muerta, ni muerta", dijo. Pepe Rodríguez le pidió que no presentase ese plato, pero lo hizo. "Demuestra que no eras inteligente. Vienes aquí con la gracia que piensas que tienes tú a hacer esta idiotez", juzgó Pepe Rodríguez.

El desastre en la primera prueba

En la primera prueba Saray ya se ganó el delantal negro. Cocinó unas galletitas morunas que evocaron un viaje que hizo a Marruecos con sus padres; a Jordi Cruz le pareció poquita cosa para hora y media, y ya se lo comentó en plena preparación. "¿Qué quieres que te haga? ¿Una tarta de 15 pisos?", bromeó la aspirante. "España sabe que mis galletas están buenas", se rebeló la andaluza. "Mi hijo de 6 años sabe hacer estas galletas en 10 minutos", espetó Samantha Vallejo-Nágera.