Sara Sálamo se defiende de las críticas por su estilo de vida

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Sara Sálamo está viviendo un momento muy especial después de que la familia se haya visto obligada a mudarse a Sevilla tras el fichaje de Isco por el conjunto hispalense. El jugador fue presentado en el Estadio Ramón Sánchez Pizjuán donde Sara le robó el protagonismo a su chico.

Sin embargo, a la actriz se le ha empañado este gran momento puesto que ha sido foco de la polémica. La canaria ha disfrutado este verano de algunos lujos en familia que ha compartido durante unas vacaciones en Saint Tropez que realizó el pasado mes de junio. Sin embargo ha sido dos meses después cuando un mensaje en Twitter le ha echado en cara que disfrutaran de un yate privado, una avioneta y una moto acuática con un mensaje muy directo: "Para ser de izquierdas, vives muy bien en el capitalismo". Una crítica que la canaria no ha querido dejar pasar por alto y de la que se ha defendido con un contundente mensaje que han tenido una gran repercusión.

Una respuesta que ha tenido una gran repercusión tanto de defensores como de detractores de su postura. Y es que, Sálamo explica horas más tarde que su respuesta se había descontextualizado: "Han juntado churras con merinas. Respondí a un señor q me increpaba x ser de izquierdas y disfrutar de privilegios. A su vez, hicieron 1 montaje con fotos aludiendo al cambio climático… Como si yo me promocionara como ecologista. Y han mezclado todo. En fin: Twitter".

Horas después de la polémica, Sara, mientras continúa en el foco de las críticas, ha hecho una importante reflexión sobre el motivo que la lleva, precisamente, a ser siempre señalada por los haters. Y lo ha hecho respondiendo a un tweet en el que se podía leer: "Qué tiempos en los que las novias de los futbolistas se limitaban a ser novias de futbolistas".

Así, Sálamo ha dado un golpe en la mesa haciendo un importante alegato: "Este es el resumen de todo. Nos quieren calladas, sin voz sobre temas que incomoden, esos que “les pertenecen” por usos y costumbres. Pero lo siento, señores… Eso no va a pasar. Hablad, queridas… Hablad. Es nuestro turno. Tenemos la palabra".