Sara Carbonero y su mensaje positivo

Por Diezminutos.es

From Diez Minutos

Sara Carbonero atraviesa este año uno de los momentos más difíciles de su vida. Después de que su marido, Iker Casillas, sufriera un infarto y de que a ella se le detectara un tumor, la pareja ha superado durante este último año un sinfín de pruebas médicas que han hecho que se motivaran entre ellos y que buscaran fuerzas de flaqueza para superar el día a día arropados por los suyos. Una situación para la que la periodista ha tenido tiempo de encontrar un término concreto en sánscrito para definir lo que está viviendo, concretamente se trata de Kama Muta que significa literalmente “conmoverse, llenarse de amor o admiración”.

La periodista ha conocido este término hace tan solo unos días a través de "una persona que se ha convertido en imprescindible en mi vida" viendo que encajaba a la perfección con lo que estaba viviendo en estos momentos. Y es que Carbonero se ha arropado de todos sus seres queridos para poder atravesar esta difícil etapa de su vida en la que se ha "llenado de amor" con las visitas que familiares y amigos no han parado de hacerle durante este tiempo. "Los expertos dicen que es la emoción universal más intensa, porque define ese instante en el que nos sentimos tan llenos de afecto, de sorpresa o admiración hacia algo o alguien que no tardan en asomar las lágrimas en nuestros ojos", explica la periodista

El término define una sensación en concreto que la periodista se ha afanado en buscar desde que conoce la palabra, y que ha encontrado en todas las felicitaciones a su cumpleaños, tal y como ella ha declarado y explicado en un mensaje a través de sus redes sociales. Y es que Sara Carbonero ha recibido gran cantidad de felicitaciones y cariño al saber que se ha tratado de un año tan sumamente complicado.

"Puede ser una canción, un grupo de personas, un atardecer, la boda de unos amigos, el nacimiento de un niño, un sabor o incluso un aroma lo que nos transporte a ese instante de felicidad absoluta. Esta misma persona me dijo: “¿te das cuenta de que hay un montón de palabras para definir las emociones que nos provocan malestar y ninguna para ese instante en el que se nos ponen “los pelos de punta” o sentimos “mariposas en el estómago”? . Pensé que tenía razón, y desde ese día busco todavía con más ahínco el “Kama Muta” , soy capaz de identificarlo en las pequeñas cosas, todos los días , intento que no pase un solo día sin sentirlo. Como hoy, mientras leía todas las felicitaciones por mis 36 en un año en el que cumplirlos ha sido el mejor regalo posible. Gracias por tanto cariño e inspiración".