Sara Carbonero e Iker Casillas, ¿se acabó la 'protección' a la pareja por parte de Mediaset?

Nuria Hernández
·8 min de lectura

Una ruptura anunciada pero que pocos querían que se confirmara. El pasado viernes, después de que la revista Lecturas llevara en su portada semanal la exclusiva de su separación, Iker Casillas y Sara Carbonero publicaban en sus respectivos perfiles de Instagram un comunicado en el que anunciaban la ruptura después de diez años como pareja. "Hoy nuestro amor de pareja toma caminos distintos pero no lejanos puesto que continuaremos juntos en la maravillosa tarea de seguir siendo padres dedicados, como hasta ahora lo hemos hecho. Es una decisión muy meditada y que tomamos de mutuo acuerdo", escribían junto a un fotografía en blanco y negro de sus tiempos más felices.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pese a que se llevaba meses hablando de una crisis sentimental entre el que fuera portero del Real Madrid y la periodista, ellos siempre habían querido mantener, como siempre han hecho, su vida privada al margen de comentarios y rumores. Pero tras la portada de Lecturas, la pareja decidía apenas 48 horas más tarde, dejar claro que su separación es de mutuo acuerdo y que por el bien de sus hijos seguirán manteniendo una relación cordial y fluida. "El respeto, el afecto y la amistad permanecerán siempre. Nuestra prioridad es desde el cariño y el compromiso, compartir el bienestar y la educación de nuestros hijos y protegerlos para que crezcan en un entorno estable y saludable. Con estas palabras pedimos que por favor se respete nuestra intimidad en este momento de cambio. Estas serán las únicas palabras públicas que realizaremos en el presente y en el futuro. Muchas gracias por vuestra comprensión", terminaba su comunicado, en el que dejaban claro que no comentarían nada más pese a la persecución mediática que están viviendo en las últimas semanas.

Y aunque ellos no quieren volver a hablar de su separación ni de cómo están afrontando esta nueva etapa de sus vidas, lo cierto es que en los programas de Mediaset el interés por conocer cómo se encuentran y qué les ha llevado a la ruptura ha ido creciendo con el paso de los días. Parece que una vez confirmada su separación, programas como Sálvame, Socialité o Viva la vida, que siempre habían tratado con mucho respeto y cariño a la pareja, han abierto la veda para sacar cualquier información que ataña a los últimos meses de convivencia de Carbonero y Casillas. Si hasta hace unos días, la 'protección' mantenida desde el grupo mediático hacia la pareja, y especial hacia Sara, que fue compañera de informativos durante seis años y, tras solicitar una excedencia para vivir en Oporto con su familia, volvió después para presentar Quiero ser (espacio que buscaba nuevos influencers) y luego como colaboradora temporal en Deportes Cuatro, había sido máxima, ahora ha comenzado una nueva etapa en la que la información sobre la pareja está destapándose poco a poco.

Pantallazo de la entrevista publicada en Sálvame.
Pantallazo de la entrevista publicada en Sálvame.

"Yo lo siento por Sara", decía emocionada Belén Esteban este lunes por la tarde en Sálvame tras la emisión de una conversación mantenida por Iker hace unos meses con el periodista Gustavo González. "Hay cosas que duelen o pueden doler, pero hay cosas en la vida que pueden resultar imperdonables", decía Kiko Matamoros sobre la relación de la pareja, algo que dio pie a Carlota Corredera a preguntarle si él sabía algo más. Sin ser muy concreto ni querer entrar en detalles, el colaborador aseguró que supuestamente "antes de conocerse Iker y Sara ya había gente en la vida de él y siguió estando". "Sara no es tonta y sabe muchas cosas", afirmó Belén Esteban, "creo que en estas semanas no va a haber una persona, va a haber varias mujeres que van a salir o van a mandar mensajitos indirectamente y acabarán hablando, estoy completamente segura", explicaba la de San Blas.

Una conversación de Iker con Gustavo González

"La cabeza me ha cambiado por lo que me ocurrió, no sé si te hace más humano (…) Estas cosas en la vida te marcan, lo que te hacen es ser un poco más egoísta. Ahora prefiero hacer planes para disfrutar del día a día”, se escucha decir a Iker en una conversación telefónica con Gustavo González que han sacado a la luz en Sálvame este lunes. Según el periodista, Iker sabía que le estaba grabando y que podría emitirlos en algún momento en su programa de televisión. "Mañana no sé qué va a pasar, a lo mejor en dos años nos separamos y me dices que yo no te he dicho que no, ya pero es dentro de dos años, no ahora ¿Sabes? Hay más cosas detrás, no solo la imagen de Instagram, como digo yo", aseguraba el ex portero madridista. Además, explicaba que si algún día tenía que dar esa noticia, lo haría él mismo: "Yo el día que me separe, igual que cuando me han pasado las cosas, he de decirlo. De hecho, mañana voy a sacar un comunicado diciendo que me retiro del fútbol. Lo voy a decir yo, no me tiene que decir nadie nada", añadía tajante.

Además, el futbolista le explica en esa conversación con Gustavo por qué no fue al entierro del abuelo de su mujer, algo que dio pie a rumores de un distanciamiento entre ellos. Según el portero, no fue por una cuestión de tiempo y porque al volver, para poder jugar con el Oporto en el que sería su último partido, tenía que hacerse un test pcr y no había tiempo material para llegar a tiempo. También aseguraba Iker que no sabía dónde vivirían a partir de septiembre (la conversación se grabó en verano de 2020) y que la casa de Pintor Rosales la había comprado como inversión y no para vivir en ella, como se ha dicho después.

Isabel Rábago habla en Ya es mediodía de los audios de Iker Casillas.
Isabel Rábago habla en Ya es mediodía de los audios de Iker Casillas.

Viva la vida aviva la polémica

Pero esta charla no ha sido la única que ha circulado por las redacciones de Mediaset en los últimos días. Durante el fin de semana, algunos colaboradores de Viva la vida, como Terelu Campos o Isabel Rábago, podían escuchar unos mensajes de voz enviados supuestamente por Casillas a una amiga cercana que le habría traicionado filtrándolos a la prensa. "Si Sara los escuchara, creo que le molestarían", revelaba Rábago el lunes en Ya es mediodía. "Es un volcado absoluto que tú puedes tener en un momento dado con un buen amigo, no hay reproches, malas palabras… Yo no escucho a la otra parte, es una persona que se confiesa", recalcaba la periodista. Sobre si la imagen del de Móstoles podría verse afectada si finalmente esos audios salieran a la luz pública, la periodista y colaboradora no se mostró tan rotunda. "Terelu llegó a la conclusión de que sí, pero yo quiero saber que hay antes y después de esa frase… Si tú escuchas la frase te llama la atención”, explicaba sin dar más detalles.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La reacción de Sara e Iker

Tras todas estas informaciones, ni Iker ni Sara han querido pronunciarse y no parece que lo vayan a hacer. Ellos siempre han tratado de mantener su vida privada al margen de comentarios y rumores y está claro que quieren seguir viviendo así. Aunque no será fácil. Desde hace una semana, la pareja tiene paparazzi y reporteros detrás a cada paso que dan. Algunos están apostados en la puerta de la nueva vivienda de Casillas, un pisazo de 300 metros cuadrados en Pintor Rosales, una de las zonas del barrio de Argüelles más emblemáticas y señoriales; otros siguen a la periodista tras dejar a sus hijos en el colegios, le hacen preguntas a la salida de una comida de trabajo o la 'acompañan' hasta su puesto en Radio Marca, donde tiene una sección de entrevistas a personajes del mundo del deporte o la cultura. Ni ella ni Casillas han dicho ni mu y no quieren entrar en polémicas. Ellos siguen con sus rutinas diarias y tratan de permanecer al margen de todo. Solo ellos saben cómo ha sido su relación durante estos diez años que han estado juntos y no van a dar ni entrevistas ni exclusivas al respecto. De la misma manera que se casaron en secreto o que vivieron los inicios de su amor de la manera más discreta posible (dentro de lo que la prensa les dejó).

Es cierto que Mediaset cuida mucho a sus rostros. Lo hizo con Raquel Sánchez Silva tras la muerte de su marido Mario Biondo y también lo ha hecho recientemente con Bertín Osborne del que no se ha vuelto a hablar en ningún programa de la casa tras el anuncio de su divorcio de Fabiola Martínez. Durante los rumores de crisis de Sara e Iker, siempre se les ha tratado con cariño y respeto desde los diferentes espacios. Sara es una compañera muy querida dentro del grupo y todos destacan de ella su timidez y su buen corazón a la hora tratar de tú a tú a sus compañeros. Pero tal vez ahora que Carbonero ya no forma parte de 'la familia Telecinco' se haya abierto la 'veda' para sacar toda la información que tengan los programas sobre los últimos meses de su matrimonio, algo que con total seguridad y sabiendo cómo es de discreta con su vida familiar, a Sara no le hace ninguna gracia.

Más historias que te pueden interesar: