Santorini en 48 horas: descubriendo la verdadera joya del Mediterráneo

Por Silvia Ruiz de la Prada
Photo credit: © Stijn te Strake /Unsplash

From Harper's BAZAAR

No hace falta irse muy lejos para descubrir que Santorini es una de las islas más visitadas de toda Grecia. Sus más de 5 millones de menciones en Instagram bajo el hashtag #Santorini y sus famosas cúpulas azules que nos acompañan cada año en las agencias de viajes y en los medios de comunicación, no hacen más que corroborar que estamos ante la isla más visitada del Mar Egeo. Su atardecer desde Oia está catalogado como uno de los más bellos del mundo y año tras año, se trasladan hasta ella millones de turistas para apreciar en primera mano esta joya de la naturaleza.

Compite en popularidad dentro de las islas pertenecientes al archipiélago de las Cícladas con su vecina Mykonos, pero mientras esta tiene un turismo más de fiesta y diversión, Santorini se alza como el enclave perfecto donde desconectar y tomarse un merecido descanso entre piscinas infinitas, atardeceres maravillosos, jornadas de sol y playa y una vistas que dejan sin palabras.

Photo credit: © Alexandre Chambon/Unsplash

Su configuración geológica, debido al hundimiento de la caldera del volcán, han convertido a Santorini en un lugar único con una belleza salvaje y un entorno de lo más arrebatador.

En esta isla griega es como si el tiempo se detuviese. Una calma sosegada y despreocupada invade todos y cada uno de los rincones de la ínsula. Justo en ese momento los relojes se paran, la calma nos recorre el cuerpo y el móvil, la tablet, el trabajo y las preocupaciones del día a día se quedan en el avión o el barco que ya van de regreso a tierra firme. ¡'Adiós, estrés, 'hola', vacaciones!

Aunque 48 horas son suficientes para ver los puntos clave de la isla, te aseguramos viajero que te van a saber a poco porque una vez pises su suelo volcánico no vas a querer abandonarla jamás.¿La descubrimos?

Photo credit: © Ryan Spencer/ Unsplash

La capital de Fira:

Para llegar a Santorini tienes dos opciones, bien por vía marítima o por aérea. El barco te deja en el puerto (con las compañías de Blue Star o Seajets) por lo que tienes que coger un autobús o un taxi que suba por la caldera con una vistas impresionantes y algo de vértigo. Si por el contrario vas en avión, a menos de 10 minutos en coche llegas a la capital de la isla que es Fira.

Debido a su posición estratégica en medio de la isla (en la parte oeste) desde Fira (Thira en griego) hay unas vistas de la caldera de Santorini que son una maravilla, en concreto las del cráter más activo Tholos Naftilos.

A la hora de buscar alojamiento, lo más recomendable es alojarse bien en Oia o en Fira. Por su posición, la capital es sin lugar a dudas el enclave más oportuno para ir descubriendo poco a poco el resto de la isla. Aunque debido a lo altos precios y a la alta demanda, sobre todo en temporada alta, el pueblo más cercano a la capital es Karterados. Dando un agradable paseo de unos 20 minutos se llega sin problema hasta Fira, por lo que puede ser una de las opciones más económicas si el presupuesto es algo ajustado y no queremos agobiarnos con tanto turista.

Photo credit: © Marina Atienza

En Fira, existe una gran variedad de ofertas de ocio, cultura y gastronomía para vivir la verdadera Grecia. La estampa de los burros subiendo las escaleras con las cúpulas de las iglesias pintadas de azul y el resto de blanco, es algo único que guardarás en la retina de por vida.

Las playas y calas de Santorini:

Como cualquier isla, las vacaciones de sol y playa están aseguradas. A pesar de que en esta parte del mar Mediterráneo no se encuentran las aguas más cristalinas, sí que existen varias opciones de calas y playas para disfrutar de los calurosos días de verano a remojo. Nuestro consejo es que alquiles un coche o una moto para descubrir el máximo de ellas, pero si por el contrario te mueves en transporte público, el autobús llega hasta las más conocidas sin problema alguno.

Photo credit: Getty Images

La Red Beach es la playa por excelencia de toda Santorini. Situada cerca del yacimiento arqueológico de Akrotiri, se ubica a tan solo 10 km de Fira en dirección al sur. El paisaje es de película, una arena roja espectacular con la que uno parece que se encuentre en el mismísimo Marte. ¡La fotos para el feed de Instagram aquí están garantizadas!

La playa de Kamari es otra opción de lo más recomendable. Esta vez, situada en la parte este de la isla, es el enclave perfecto para los viajeros que busquen tranquilidad sin complicarse demasiado las cosas. El acceso es fácil y alrededor existen restaurantes, tiendas, chiringuitos y demás por lo que si se viaja en familia, Kamari lleva tu nombre. La arena volcánica de la playa marca la diferencia respecto al resto.

Bajo el acantilado de Oia se localiza Amoundi Bay, una pequeña bahía repleta de barquitas, con un diminuto puerto donde poder bañarte y con algún restaurante en primera línea de mar donde poder degustar la deliciosa gastronomía griega, como por ejemplo en la Dimitris Ammoudi Taverna donde el marisco y los pescados frescos están más que asegurados.

Un poco más al sur de Kamari, la conocida como 'playa negra' o playa de Perissa nos regala 8 km de arena negra ideal para tomar el sol, relajarse y si el viento acompaña, realizar alguna de las decenas de actividades acuáticas que ofrecen en esta parte de la isla, como el windsurf, el kitesurf o el esquí acuático.

Oia y la mejor puesta de sol:

Sobre las 17:00 de la tarde en los meses de verano y en invierno quizá un poco antes, miles de personas acuden en peregrinación hacia la parte situada más al norte de Santorini, la localidad de Oia, mundialmente conocida por sus fabulosas puestas de sol. Te aseguramos que habrás visto muchas veces el sol ponerse, pero nunca lo habrás presenciado desde un lugar así.

Photo credit: © Massimiliano Donghi/ Unsplash

No te vamos a engañar, es un ritual multitudinario en el que más vale que te armes de paciencia. No vas a estar sola viendo el atardecer en Santorini, por lo que nuestro consejo es que vayas con el tiempo suficiente para coger un buen sitio en alguna de las terrazas o en los muros que localices con vistas a la caldera. El espectáculo de ver el sol posarse en el mar, con las cúpulas azules y las casas blancas como estampa, es algo único que más vale que guardes en tu retina de por vida. Deja el móvil guardado porque es una experiencia única, mágica y bella.

También tendrás opción ser testigo de ella desde el mar. Al final, la banda sonora de las bocinas de los barcos sonando anunciando la puesta de sol...¡te dejará sin palabras!

La gastronomía griega, todo un placer para el paladar:

¿Y la cocina griega? ¡Cómo nos íbamos a olvidar de una de las mejores experiencias de nuestro viaje a Santorini! Degustar las gastronomía típica de este país con influencias de la dieta mediterránea, los platos típicos de Oriente Medio y de los Balcanes, como punto de partida es algo 100% recomendable. Es por ello que durante tu viaje has de probar sí o sí estos deliciosos platos típicos de Grecia:

-Ensalada griega: elaborada con queso feta, cebolla morada, pimientos, tomate, pepino, olivas negras, orégano y aceite de oliva.

Photo credit: © Pixabay

- Tzatziki: una salsa que se prepara a partir del yogur con pepino y ajo batidos, ideal como aperitivo y perfecto para acompañar con el pan de pita tan sabroso que se puede encontrar en la región.

-Dolmades: hojas de parra rellanas de arroz, carne o vegetales.

-Souvlaki: brochetas de pollo, cerdo o cordero.

-Moussaka: parecida a la lasaña pero en vez de pasta se utilizan berenjenas para su elaboración.

-Gyros: similar al kebab, se sirve en pan de pita con carne, tomate, cebolla y tzatziki. ¡Delicioso e ideal para pedirlo para llevar y comerlo por la calle!

Photo credit: © Pixabay

-Yogur griego: se puede acompañar de miel, nueces o frutos rojos.

-Baklava: los dulces por excelencia griegos, procedentes de Oriente Próximo, se tratan de pequeños pasteles elaborados a partir de una pasta de nueces trituradas y bañados en almíbar o miel. Existen cientos de variaciones posibles con pistachos, piñones, almendras, nueces o cualquier otro tipo de fruto seco que se te venga a la cabeza. ¡Un placer para cualquier paladar amante de lo dulce!

Así que, sin más delación, no te lo pienses más y planea una próxima escapada hasta este mágico lugar más pronto que tarde, ¡o te arrepentirás! La isla griega por excelencia te está esperando impaciente para que la descubras. ¿Reservamos vacaciones?