Santi Millán descubre su faceta más humana tras los focos de 'Got Talent'

La octava noche de audiciones de Got Talent 5 ha estado cargada de emociones. Aya, una joven que ha superado un trastorno alimenticio gracias a la música; Carlos Puebla, un artista con pánico escénico; o Abraham y Joaquín, una pareja artística y sentimental que ha encandilado al público, han sido solo algunos de los participantes que han regalado a los telespectadores algunos de los momentazos de la velada del talent de Telecinco. Otro de los que ha acaparado buena parte de la atención de este último programa ha sido Santi Millán, quien, además de haber entregado un 'pase de oro', mostró su faceta más comprometida entre bastidores para protagonizar uno de los momentos más emotivos del programa.

VER GALERÍA

Got Talent

Todo comenzó cuando el presentador daba paso a Bdance megacrew, un grupo de baile de Santa Coloma de Gramanet. Entre todos los bailares, Santi reconocía a un rostro conocido tras el escenario. Se trataba de Marta, una joven a la que el actor de 7 vidas considera de la familia. Después del espectáculo, Millán felicitó a la bailarina y le pidió que explicara a cámara de qué se conocían. "Mi hermano tiene una enfermedad y Santi Millán está ayudándole para dar más visibilidad a la enfermedad", explicaba Marta.

VER GALERÍA

santi-millan

El presentador catalán señalaba que el hermano de la concursante se llama Nacho. "Se llama Nacho y tiene una enfermedad, de momento, incurable. Yo conocí a Nacho y a Eva, que es su madre, y llevamos cinco años juntos. Nos hemos convertido casi en familia", matizaba Santi. "Estoy muy orgulloso y súper contento de que hayas venido a Got Talent y lo hayas hecho tan bien. Eres una artistaza", confesaba el presentador, visiblemente feliz de haberse encontrado casualmente con Marta.

Este no ha sido el único 'momento de oro' de Santi Millán en la octava noche de audiciones a ciegas (y de la edición). El actor, que se ha convertido en una de las piezas fundamentales del talent, dejó a todos sin palabras tras la actuación de Pitu, un coreógrafo que decidió ir al programa para superar sus miedos. El joven derrochó talento y energía sobre el escenario y se ganó el aplauso del público, así como el 'sí' rotundo de Edurne, Paz Padilla y Dani Martínez. Sin embargo, no recibió el 'sí' de Risto, quien confesó “haberse quedado frío”. Fue entonces cuando el presentador se colocó detrás de los jueces y tomó una importante (e insólita) determinación. "Con lo que has hecho me parecen poco tres 'síes'", decía el catalán mientras pulsaba el botón dorado, que le daba el 'pase de oro' y el pasaporte directo a Pitu a la semifinal.