Cómo sanear el pelo cuando vuelves de la playa

·3 min de lectura
Photo credit: Edward Berthelot
Photo credit: Edward Berthelot

Con el final de agosto llega el fin de las vacaciones para muchos. Tras las deseadas jornadas de playa volvemos a la rutina del hogar para retomar el día a día con nuevos objetivos en el frente en el inmediato curso. Es hora de ponerlo todo apunto para la vuelta al cole y si no hemos aplicado estrictos cuidados a nuestra melena durante estos meses es posible que haya sufrido algunos daños.

Photo credit: Edward Berthelot - Getty Images
Photo credit: Edward Berthelot - Getty Images

Y es que el efecto de la sal en la fibra capilar, más el sol, no es la mejor fórmula para mantener un pelo bonito y sano, a esto se le suman grandes errores que cometemos cada verano sin darnos cuenta y lo dañan más que el sol. Lo primero que debemos hacer es saber cómo proteger el pelo en verano del sol. Y una vez que nos hemos despedido de la playa hasta el año que viene es necesario someter nuestra melena a un proceso de recuperación para devolverle su hidratación y su aspecto inicial.

Si durante todo el verano le has dado vueltas a ese nuevo corte que te llama la atención, el fin de la estación estival es un buen momento para hacerlo. Aunque existen más soluciones para recuperarlo, cortar por lo sano el cabello estropeado es una manera de quedarse solo con la parte sana y bonita. Si prefieres mantener tu corte actual, pide a tu peluquera que elimine solo los centímetros más castigados de las puntas.

Photo credit: Edward Berthelot - Getty Images
Photo credit: Edward Berthelot - Getty Images

El siguiente paso es la operación nutrición e hidratación. Si durante todo el año es recomendable aplicar periódicamente mascarillas en el cabello, a la vuelta de las vacaciones se hace más imprescindible que nunca. Entre la infinidad de posibilidades que hay busca aquellas que tengan ingredientes hidratantes y componentes específicos hidrófugos que previenen la eliminación de la humedad de la cutícula, evitando que se encrespe por la falta de agua. Algunos buenos aliados pueden ser el extracto de argán, el aceite de karité y el aguacate. Otra manera de hidratar la melena es aplicar un aceite capilar antes del lavado. Ponlo de medios a puntas y déjalo actuar. Después procede a lavar el pelo y termina con la aplicación de acondicionador.

Y si crees que con los cuidados que le podemos prestar en casa al cabello no es suficiente, lo adecuado es recurrir a los profesionales. Una buena opción son los tratamientos con queratina. Estos actúan como terapia correctiva y reparadora a través de las fórmulas que se aplican en la fibra capilar, de forma que se sellan los huecos que se han producido en la estructura de nuestra fibra capilar. Lo mejor de esto es que es un tratamiento que actúa de forma inmediata y podrás apreciar en él una mayor suavidad e hidratación. Y no es un efecto superficial, sino el efecto de la queratina penetrando en el interior de cada cabello.

Además de todo esto, en este momento que estamos tratando de recuperar el buen estado del cabello, sería aconsejable limitar el uso de las herramientas de calor, ya que estas contribuyen a la deshidratación y a la rotura del cabello. Si te ves obligada a usarlos, antes de aplicarlos cubre tu cabello con un protector de calor. Tampoco te olvides de esta rutina completa para cuidar el cuero cabelludo en verano, ya que esta es la zona de la piel de donde nace el cabello y determinará su estado.